Lizz Wright: La hija del predicador (+ entrevista)

Momento contento del quinteto en el 365 Jazz Bilbao (foto: Mr. Duck).

Momento contento del quinteto en el 365 Jazz Bilbao (foto: Mr. Duck).

(RESEÑA DEL CONCIERTO POR PATO; ENTREVISTA POR OSCAR CUBILLO)

Jueves 4 de abril 2013, Bilbao, Ciclo 365 Jazz Bilbao, Teatro Campos Elíseos, 20 h, 6 €.

Entradas agotadas para ver y escuchar a la estadounidense del Estado de Georgia Lizz Wright (1980), que al segundo tema nos contó que le suelen preguntar por su próximo álbum y que suele responder que para ella lo importante es la conexión entre el público y la música. La hija del predicador quizás no consiguió esa comunión con el público bilbaíno, que se mostró timorato a la hora de, por ejemplo, acompañarla con palmas.

A ritmo de funk de órgano Hammond y escoltada por tres músicos negros y uno blanco, Lizz nos ofreció gospel con estilo Blue Note, percutió el bongo, cantó cual Tracy Chapman en ‘Open YourEyes You Can Fly’, y estuvo melancólica en ‘Old Man’  y comercial en ‘Lead The Way’. Además, acompañada por un bonito sonido del piano de cola sonó como Stevie Wonder en ‘Dreaming Wide Awake’, se reveló espiritual y gospeliana cual Mike Farris en ‘Coming Home’, y nos adelantó una pausada versión del ‘Right In Time’ de Lucinda Williams, tema del que informó que siempre le había gustado y que interpretaba en Bilbao por primera vez, así que seríamos los primeros en juzgarla.

En los bises reapareció entonando a capella ‘Silence’ y terminó el show cantando casi como Diana Ross. Y así discurrió un íntimo y pausado recital que a mi compañera de palco del Campos le sonó a esclavos negros cultivando campos de algodón.

PATO

Se agotaron las entradas en el Teatro Campos (foto: Mr. Duck).

Se agotaron las entradas en el Teatro Campos (foto: Mr. Duck).

+++ ENTREVISTA: «África está tejida en cada uno de nosotros»

El 365 Jazz Bilbao ofreció otra sesión con la vocalista americana de pensamiento humanista y amor por la naturaleza

La vocalista Lizz Wright (Hanira, Georgia, 1980), de estilo indefinible, amplio y sereno, curtió su estilo en la iglesia de su padre y se ha hecho célebre grabando discos en el mítico sello de jazz Verve. Antes de su concierto en el 365 Jazz Bilbao, nos atendía solemne y en ocasiones sermoneadora desde las Islas Hawáii: «Estoy en una granja en Maui, sobre la costa norte. Las ballenas migran a lo lejos y los cabritos se persiguen unos a otros en la campa. No obstante, yo vivo en los bosques, en las montañas de la Cordillera Azul (Blue Ridge), en Carolina del Norte». Allá vamos.

Lizz empezó a cantar en la iglesia de su padre (foto: Rocío).

Lizz empezó en la iglesia de su padre (foto: Rocío).

Provienes de una familia religiosa. Supongo que crees en Dios. ¿No piensas que es mejor creer que no creer en esta vida?

Yo creo y estoy enamorada del misterioso poder y la sabiduría de la vida, de la naturaleza. Es humillante y nutriente a la vez, miserable, inspiradora y gloriosa. Estoy satisfecha por considerarme una estudiante curiosa.

Aprendiste el piano por tu cuenta. ¿Cuántos instrumentos tocas?

Puedo usar tres instrumentos: voz, piano y percusión. Y en ocasiones cojo la guitarra para trabajar en alguna sesión de composición de canciones.

¿Cuáles son tus influencias? ¿El góspel y los músicos negros?

El góspel contemporáneo de los años 80 y 90, la tradición estadounidense de música coral, y el góspel blusero del sudeste que sonaba en la iglesia de mi padre. Esas son mis más profundas raíces de referencia.

¿Qué deseas expresar al cantar?

Busco tener una nueva experiencia cada vez que canto. O sea que exploro los dones de cada momento, junto con todos los demás. Nunca se sabe exactamente cómo va a salir una canción o cómo se va a percibir en un día determinado. Atesoro ese elemento constante de sorpresa.

Tu estilo es muy abierto. Se pueden reconocer fragmentos de soul, folk y música étnica, baladas jazz, pop… ¿Puedes describirlo?

No, no puedo describir mi estilo. Debería alabar a cualquier otra persona que pudiera hacerlo. Un escritor puede escribir casi cualquier cosa, y por tanto un cantautor podría cantar cualquier cosa. Es divertido mirar cada obra como si fuese una narración de historias.

Algunas de tus canciones me evocan los sonidos de África. También se percibe esa influencia en tu estética.

África está genética, espiritual y mentalmente tejida en las profundidades sutiles de cada uno de nosotros. Me alegra saber que tú puedes escucharla y verla en mí.

‘Fellowship’ (Verve, 10).

‘Fellowship’ (Verve, 10).

Tu último disco se titula ‘Fellowship’ (Fraternidad) y contiene un montón de canciones góspel. Se puede oír en Spotify.

En efecto, hay mucho góspel en ‘Fellowship’. Disfruté recordando esa parte de mi historia musical y personal. También disfruté al intentar señalar los sentimientos sagrados y los mensajes de dentro de algunas canciones contemporáneas muy conocidas.

Sueles componer tus propias canciones. ¿Dónde encuentras la inspiración?

La respuesta tal vez sea poco romántica, pues debe de ser una contestación común, pero la vida está proporcionando inspiración continuamente. Deseo mejorar en la puesta de atención y en la elaboración de buenas canciones entre tal abundante flujo de información.

Trabajas para el sello Verve. Supongo que te enorgullecerás.

Verve me fichó hace más de doce años y me he beneficiado mucho de la experiencia. Ha expandido mi vida enormemente. Estoy agradecida.

¿Cómo va a ser tu show en Bilbao?

Voy a tener a algunos de mis amigos más queridos en el escenario conmigo, y yo estoy lista para regresar a España. Cada experiencia de girar ahí ha sido conmovedora y memorable.

¿Qué te gusta del paisaje y el paisanaje españoles?

Como cocinera, el aceite de oliva español es mi favorito personal. Y siempre como ‘pulpo’ (en castellano) cuando estoy en las regiones catalanas. El flamenco y su baile son impresionantes y devastadores. Me encantan. Como he mencionado, hay una intensidad entre los españoles que yo encuentro musical y poética.

Este abril giras por Europa, actuando en España, Alemania, Suiza y Francia. ¿Te gusta girar, salir a la carretera?

Viajar para mí resulta una estupenda manera de dar masajes a mi mente. De mantener una visión sana y más mundana de las cosas. Sin embargo, también estoy muy unida a mis montañas Blue Ridge, por lo que existen límites en cuanto a la cantidad de tiempo que estoy dispuesta a salir fuera

¿Y sueles visitar las iglesias autóctonas?

Una iglesia preserva la historia de un sitio como ningún otro lugar. En el pasado hice algunas excursiones nocturnas por grandes catedrales.

España se encuentra en una crisis económica profunda. ¿Qué sucede con la crisis en Estados Unidos?

Todos esperamos que la peor parte de la recesión económica ya esté en el pasado. Cada cual tiene su idea de lo que se necesita acometer para progresar. Mi esperanza es que una democracia saludable conduzca al tipo de discurso y a las soluciones que logren efectos positivos más duraderos. Tenemos a otra generación en la que pensar, no sólo en nosotros mismos.

OSCAR CUBILLO

Saludos satisfechos del combo (foto: Mr. Duck).

Saludos satisfechos del combo (foto: Mr. Duck).

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: