Rickie Lee Jones: Lánguida y beoda

Como dijo Tsustas: «Le han sobrado media hora y unos cuantos vinos» (foto: Fickr Sala BBK).

Como dijo Tsustas: «Le han sobrado media hora y unos cuantos vinos» (foto: Fickr Sala BBK).

Martes 29 de noviembre 2011, Bilbao, Ciclo ‘Music Legends’, Sala BBK,  20 h, 35 €.

BEV RICKIE LEE JONES 2011 SALA BBK CARTELHace un par de años actuó la famosa cantautora Rickie Lee Jones en el Kafe Antzokia bilbaíno en formato reducido y no escribí sobre el evento porque me largué del bolo al de media hora, harto de sus divagaciones y ofendido porque la diva rubiales chistara al respetable para que no hablara. Pero cuando el martes Rickie Lee Jones (Chicago, Illinois, 1954) actuó en Bilbao por segunda vez, en la Sala BBK, acudí animado a pesar de los antecedentes. Y es que la cantautora yanqui vendría en octeto (tres metales, bajo y batería, guitarra y teclados, más ella) para repasar sus dos primeros LPs: ‘Rickie Lee Jones’ (1979) y ‘Pirates’ (1981). Gracias a esto le suponíamos mayor disciplina, pero arrancamos con mal pie: sufrimos un retraso de 22 minutos con la sala a oscuras y el público silbando en señal de protesta.

‘Rickie Lee Jones’ (Reprise, 1979).

‘Rickie Lee Jones’ (Reprise, 1979).

Ella apareció por fin, no se disculpó por la inexcusable demora, y ofició con la anarquía orate que le caracteriza durante 112 minutos y una veintena de piezas, sin bis. Improvisó en no pocos temas, dirigió a la banda ostensiblemente (qué mal quedan los que van de jefes en el tablado) y se saltó el orden de un repertorio en noria que arrancó bien (los metales reforzando), bajó el pulso en el ecuador con ella al piano, y remontó levemente en la segunda mitad aunque no tardó en aburrir con tantos lentos dilatados. Al acabar la cita sentenció Tsustas, un fan: «Le han sobrado media hora y unos cuantos vinos».

Ya: el estupendo show que pudo ser se quedó en correcto sin más por culpa de la indisciplina personal de una leyenda bohemia a la que su exnovio Tom Waits abandonó porque no podía seguir su ritmo beodo, imagínense. Como la tía había visto en un parque bilbaíno las hojas cayendo de los árboles, abrió el show en formato trío con el standard jazz ‘Autumn Leaves’ y se lució con un scat vocal imitando un solo de trompeta (aquí va un revelador directo en Buenos Aires de meses antes). Las siguientes cuatro piezas fueron lo mejor: dixieland de Nueva Orleans (‘Easy Money’), rock and roll tejano vía Gatemouth Brown (‘Danny’s All-Star Joint’), soul con aparato de Filadelfia (‘Young Blood’)…

‘Pirates’ (Warner Brothers, 1981)

‘Pirates’ (Warner Brothers, 1981)

Después, al piano la diva consentida divagó etérea durante demasiado tiempo con roces jazz (‘A Lucky Guy’) y atmósferas del Springsteen de ‘Born To Run’. Ahí ella se tornó abstraída, como abducida por su propio personaje (‘Skeletons’), aunque la sesión remontó con soul caledonio puro Van Morrison (‘Pirates) y boogie coral a lo Mink DeVille (‘Woody And The Dutch On The Slow Train To Peking’), ambas con los metales en acción.

Y ya en el epílogo Rickie Lee Jones agarró la guitarra, se le empezó a ir bastante la olla, y languideció la velada al incidir en las baladas: la solitaria ‘Company’, la etérea ‘After Hours’… Se acabó, hubo un conato de petición de bis por parte del respetable, pero se encendieron las luces y hala, todos para casa.

OSCAR CUBILLO

Tres metales, bajo y batería, guitarra y teclados, más ella, un octeto (foto: Fickr Sala BBK).

Tres metales, bajo y batería, guitarra y teclados, más ella, un octeto (foto: Fickr Sala BBK).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: