Lou Donaldson: 85 años

Akiko Tsuruga(Hammond B3), Fukushi Tainaka(batería), Lou Donaldson(saxo alto) y Randy Johnston (guitarra), en la sala BBK (foto: Mr. Duck).

Sábado 19 de mayo 2012, Bilbao, Sala BBK, 20.30 h, 20€.

Entrañable encuentro con un histórico del jazz, y no solo por ser un superviviente del género clásico a sus 85 años. Y es que el saxofonista Lou Donaldson (Badin, Carolina del Norte, 1 de noviembre de 1926), gracias a sus discos de soul-jazz para la marca Blue Note en los 60, es una de las piedras angulares del revival acid jazz que vivimos desde los 90, una influencia capital de grupos actuales como los bilbaínos The Cherry Boppers o los neoyorquinos The Sugarman 3. Donaldson actuó el sábado en el ciclo Masters At Work de la Sala BBK y atrapó al ya predispuesto respetable por su dominio de las tablas, su aura legendaria, su fraseo válido (buena digitación y feeling sobrado, aunque a veces algo fuera de tono según los expertos de verdad) y un sentido del humor descacharrante que rompió las barreras idiomáticas desde la mímica (el primer final sosteniendo las notas brazos en alto, algunos saludos…) hasta las historietas (hilarante la del guitarrista, Randy Johnston, de Detroit, una ciudad muy triste… sin equipo de fútbol, de hockey…) y las presentaciones de casi todos los temas.

Intentaremos narrar su bolo de 10 piezas con dos bises en 87 minutos. Era su tercera actuación en Bilbao (las dos primeras tuvieron lugar en los 90 en la sala Palladium, sendas citas inolvidables para muchos) y nada más salir presentó a su banda, completada por dos nipones (la organista Akiko Tsuruga–que vendió sus CDs a la salida- y el baterista Fukushi Tainaka) más un blanco (el mentado guitarrista Randy Johnston, de la escuela Barney Kessel). Y él, el líder viejo, negro y trajeado como un gánster de novela de Walter Mosley, de inmediato sopló el ‘Blues Walk’ (Blue Note, 1958) de modo cool, suave y a su bola, ¿pero quién tenía prisa esa noche? La acabó y nos explicó como se desarrollaría el show: «Tocaremos straight ahead jazz. No habrá ni fusión ni confusión. Nada de Kenny G, ni de Spyro Gyra, ni de Snoop Doggy Dogg».

Cantando el blues (foto: Mr. Duck).

Y confirmó su propuesta en la siguiente, un bop célere de Charlie Parker (‘Gee’), donde Lou demostró ir bien con los soplidos y los fraseos, además de controlar la escena, de ahí esa seña con la mano más chulito que Loquillo cuando cedió paso a un solo de la teclista. La tercera pieza, ‘What A Wonderful World’ de Louis Armstrong («el más grande de todos los tiempos», le introdujo sin citarle), fue un lento standard, algo ascensorista, sí, pero con sentimiento genuino. El baterista se marcó un largo solo en el bop ‘Fast And Freaky’, y el líder se ganó a todo el mundo al cantar ‘Drinking Whiskey Woman’ (abajo metemos el link de un YouTube), un blues templado y añoso firmado por él y entonado con voz ronca y una ironía que ni Cab Calloway.

LP ‘Alligator Boogaloo’

Tras la merecida ovación, Lou Donaldson presentó un tema que recordó lo grabó para Blue Note, el ‘Alligator Boogaloo’ (1968), otra de las cimas e introducida así por él a sus músicos: ‘one, two, you know what to do’. En esta pieza hubo solos de los cuatro instrumentistas (el batería baqueteó el tercero y último suyo), y tras ella el octogenario hizo mutis para dejar sola a su banda en un instrumental del guitarrista Randy Johnston, en plan Pat Martino en un club. El maestro regresó con su pachorra de hipopótamo con bigotillo proxeneta e interpretó ‘Bye Bye Blackbird’, «que hizo famosa Miles Davis cuando tocaba jazz», sostuvo el purista inveterado.

LP ‘Gravy Train’

El primer bis quizá brilló como lo mejor de la noche: fue su ‘Gravy Train’ (1961). Donaldson destacó que lo grabó en Blue Note, lo ejecutó con la decisión de los honkers tejanos y se regó con solos al Hammond de la nipona que echaron humo. Acabó la cosa, se largaron los cuatro, pedimos todos un segundo bis, insistimos en la petición silbando incluso, salió su banda, reapareció Lou Donaldson y sin presentarlo nos regaló el ‘Cherokee’ de Ray Noble y hecho por Parker y varios más (abajo va un link de una buena versión en vivo con esta misma banda). Fue otro culmen de la velada, otro bop tras el que el maestro se fugó saludando displicente con la mano. Qué grande es Lou Donaldson, aunque no de estatura… Ah, y una pena que no hiciera su funky ‘Turtle Walk’, por ejemplo.

ÓSCAR CUBILLO

Lou Donaldson con Dr. Lonnie Smith a las teclas haciendo ‘Whiskey Drinking Woman’; con el mismo batería nipón que en Bilbao, y parece que el mismo guitarrista más joven.

Estupendo directo en el festival Tokyo Jazz con la misma banda que en la sala BBK, haciendo el ‘Cherokee’ del segundo bis, ‘solo para practicar’, ironiza el saxofonista.

Concentrados en el ciclo Masters At Work / Maestros trabajando (foto: Mr. Duck).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: