Mick Taylor: Un rolling stone incómodo (+ entrevista)

Craso, piloso y rubicundo, con su Gibson Les Paul (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Martes 3 de julio 2012, Bilbao, Sala BBK, 20 h, 25 €.

El martes, en Bilbao, en la Sala BBK, a las 8 de la tarde, el inglés distante Mick Taylor, ex guitarrista de los Rolling Stones entre 1969-74 y de los Bluesbreakers de John Mayall entre 1966-69, actuó en el seno del ciclo Music Legends y ofició incómodo (lo reconoció antes de la tercera canción, pues molestaba un zumbido del amplificador), desganado (salía de escena a menudo y cedió mucho protagonismo a sus subalternos) y agotado (llegó a sentarse sobre la tarima de la batería durante el solo del pianista, en el octavo tema).

Su último LP, grabado en 1998.

A sus 63 gruesos años (aparenta 10 menos gracias a su frondoso flequillo), en formato quinteto (bajista negro, craso pianista tipo Dr. John, otro guitarrista que no le pisaba y un baterista que percutía con cuidado), dio un show de 10 largos temas en 104 minutos. De los 10 títulos, cinco están en su LP ‘A Stone’s Throw’, de año 1998 según Mick, y los señalizaré con tres asteriscos al citarlos en esta reseña. Taylor cantó no muy bien, se equivocó a menudo en los punteos con la Gibson Les Paul, tocó igual que en un ensayo experto (evidentísimo en el instrumental ‘Goin’ South’, con sus dilatados solos, que en el epílogo medró hasta ser apto para una película del humorista Ben Stiller, mi actor favorito actual), se trababa al hablar (descarado en las presentaciones de sus músicos), sus composiciones frisaron el AOR (‘Secret Affair’ *** con la slide y reminiscencias de Robin Trower o Gary Moore; ‘Twisted Sister’ *** y su rollo cansino con guiños a Dire Straits, desarrollo palúdico y final algo Jeff Beck) y en el blues no mordió: aparente le quedó el medio tiempo sudista a lo Eric Clapton ‘Losing My Faith’ ***; imitando a BB King ejecutó el ‘I Wonder Why’ de Albert King (que lo cantó el bajista); también cansino sin más llegó el walking bass ‘Late At Night’ ***; y renqueante le salió el ‘Morning Comes’ ***.

Las otras versiones destacadas y presentadas fueron la sexta pieza, ‘He Was A Friend Of Mine’, de Bob Dylan y entonada por el guitarrista, momento en que se piró Mick; la penúltima y novena, ‘Fed Up With The Blues’ (YouTube abajo), atribuida por Taylor a John Mayall, que sonó a blues sesentero inglés a trompicones; y la décima y última, en el único bis, el ‘No Expectations’ de los Rolling Stones, que hizo con Stratocaster y slide llorona, con aire de ensayo también, un corte del LP ‘Beggar Banquets’ (68), editado antes de entrar él en los Rolling Stones.

OSCAR CUBILLO

Un YouTube de ‘Fed Up With The Blues’, en 2009.

Desvalido bajo el logotipo del ciclo Music Legends (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

+++ ENTREVISTA

«Tengo mi propia vida al margen de los Rolling Stones»

OSCAR CUBILLO

El ciclo Music Legends de la Sala BBK, donde hemos visto a iconos del blues-rock inglés de los 60 como Eric Burdon o el bajista de los Stones Bill Wyman, cerró el curso 2011-12 con la justo antes comentada intervención del ex guitarrista de los Rolling Stones Michael Kevin Taylor (Hereford, Hereford & Worcester, Inglaterra, 1948). Antes de esa cita a la postre anodina, nos respondió por mail a estas preguntas:

¿Dónde estás?

En los estudios Sensible Music de Londres (también locales de ensayo; ahí han trabajado Amy Winehouse, Lady Gaga, Roger Waters, Goldfrapp…), esperando a ser entrevistado por un periódico inglés llamado The Times.

¿Por qué decidiste tocar la guitarra?

No sé muy bien por qué la guitarra estaba por encima de todo. Yo tocaba el piano un poco, pero el hermano de mi madre solía dejar su guitarra por ahí en casa de mi abuela. Recuerdo haber crecido con la música sonando siempre en la radio y debí de haber cogido la guitarra un día y establecer algún tipo de conexión. Eso fue todo.

¿Y cuáles eran tus influencias?

Rock and roll Americano para empezar. El blues llegó más tarde. Pero, básicamente, cualquier cosa que oyera en la radio y llevara guitarra: Hank Marvin, Duane Eddy, Scotty Moore… Después, más guitarristas de blues auténtico, como BB King, Freddie King y, por supuesto, Jimi Hendrix cuando llegó a la escena en el 67. Y para siempre Eric Clapton desde que le oí tocar en vivo con John Mayall.

Has pasado mucho tiempo en España y eres amigo del guitarrista madrileño Tonky de la Peña. ¿Qué te atrae de este país?

Me gustan el clima, el flamenco, la siesta (lo expresa en castellano), el estilo de vida y el sol.

¿De cuándo es tu último disco oficial?

En realidad el último salió hace demasiado tiempo, en 1998. Se tituló ‘A Stone’s Throw’. Era una mezcla de canciones que compuse por mi cuenta a inicios de los 90 en Los Ángeles y también durante la grabación en Inglaterra, en los estudios Sensible Music y en otras localizaciones. En directo tocamos la mayoría de este material, más algunas cosas nuevas. Y varios instrumentales además. Todas las canciones del disco están escritas por mí, excepto ‘Blind Willie McTell’ (de Bob Dylan) y ‘Here Comes The Rain’, una balada plena de soul escrita por Gerry Williams, quien compuso cantidad de canciones de éxito para Eric Clapton.

Oye, ¿y piensas a diario en los Rolling Stones? Quiero decir, cuando no te preguntan por ellos.

Sólo cuando me hacen cuestiones como ésta. Tengo mi propia vida. Y la he tenido al margen de los Rolling Stones antes de unirme a ellos y desde que los dejé hace 35 años. Aunque escribo sobre esos tiempos. Y de los actuales. Es uno de mis principales hobbies y pasatiempos. Me gusta escribir para mi propio entretenimiento y espero poder entretener algún día a la gente con mis publicaciones.

OSCAR CUBILLO

Los subalternos se contagiaron de la desgana del jefe (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).


Anuncios
Comments
2 Responses to “Mick Taylor: Un rolling stone incómodo (+ entrevista)”
  1. Rafael Simón Marín dice:

    Mick Taylor ¿desidia o idiosincrasia?

    A la salida del concierto de Mick Taylor tuve ocasión de saludar a Oscar Cubillo al que noté sensiblemente defraudado, incluso enfadado, por el resultado del concierto, lo que traslada con franqueza y su acostumbrado rigor académico a la interesante crítica de este blog. A mí, por el contrario, la actuación de Mick Taylor y su banda me deparó enormes placeres musicales, aunque reconozco que las deficiencias que señala Cubillo estuvieron presentes en la ejecución del concierto. Pero ¿son verdaderamente defectos o forman parte del estilo de Taylor? De la astrología podemos afirmar que todos sus aciertos son meras coincidencias, y eso es lo que pasa en el caso de Taylor cuyo carácter se acomoda y encaja exactamente con su signo astrológico. De los capricornios se dice que siendo elegantes siempre hay un detalle que les traiciona: un capricornio puede llevar el traje, camisa, corbata y zapatos mejor conjuntados, arruinándolos con unos calcetines absolutamente inadecuados, lo que es algo parecido a escuchar a uno de los mejores guitarristas del mundo acompañado de un insoportable zumbido del amplificador como sucedió durante una larga parte del concierto. Taylor es un guitarrista lento, a veces hasta la exasperación, que se detiene en cada nota como si la contemplara en la cuerdas hasta su desaparición; toca vigilando constantemente la posición de sus dedos en los trastes como un principiante, y entre nota y nota mete la mano en el bolsillo de su chaqueta rebuscando el bottleneck sin encontrarlo, hasta el punto de inquietar al espectador que teme que el guitarrista no llegue a tiempo para ejecutar la nota siguiente. A Taylor se le puede calificar de guitarrista analítico y cartesianismo musical, lo que tal vez contribuya a disminuir la sensación de unidad o inmediatez pero depara una especial degustación de los componentes inmediatos de la composición, obligándonos de ese modo a realizar el esfuerzo de una audición organoléptica.
    Sobriedad, honestidad, individualismo, empecinamiento e intelectualismo son rasgos de la biografía de Mick Taylor, que también causalmente coinciden con los de su signo. Empeñado en ocultar su genialidad desertó inexplicablemente de los Rolling Stones, de los que formó parte durante lo que probablemente fueron los años de mayor elegancia y calidad en la historia de la banda; tal vez por su impronta. A modo de ejemplo puede escucharse la canción Can’t You Hear Me Knocking que aparece en el disco Sticky Fingers. Es una canción en la que destaca la guitarra y la inspiración tayloriana de una de las mejores y menos rollingstonianas composiciones y ejecuciones de los Rolling Stones. También aconsejaría la audición y el estudio de las canciones de la Jack Bruce Band, grupo al que Mick Taylor se adhirió después de abandonar los Rollins Stones. Pienso que el intelectualismo de esta banda, compuesta además de Jack Bruce y Taylor por Carla Bley, Ronnie Leahy y Bruce Gary, explica coherentemente las razones por las que el genial guitarrista desertó de la formación rollingstoniana.
    En mi opinión la banda acompañó muy correctamente a Taylor y me gustaría destacar el perfeccionismo del bateria zurdo, con una magnífica derecha (en su caso izquierda) jazzística.
    Muy bonita e ilustrativa la entrevista de Cubillo, en la que podemos percibir la idiosincracia individualista y autocontemplativa de Taylor cuando dice: “Me gusta escribir para mi propio entretenimiento y espero poder entretener algún día a la gente con mis publicaciones”.

    Un saludo

    From the Mersey to Mississippi

Trackbacks
Check out what others are saying...


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: