Orquesta Mondragón: Verbena y vodevil

La bailarina Patricia y el lobuno Gurruchaga en las fiestas de Barakaldo (foto: Mr. Duck).

Jueves 19 de julio 2012, Barakaldo, Plaza Los Fueros, 23 h, entrada libre.

Acudimos a las fiestas de Barakaldo para saldar una cuenta pendiente, la de ver en vivo a la Orquesta Mondragón liderada por el bufón Javier Gurruchaga. Esperábamos un encuentro con un poco más de actitud y de rock and roll, pero nos topamos con una verbena con detalles vodevilescos… ¿Por qué una verbena? Por al menos cinco razones:

1ª.- Abuso de las versiones, que aportaron casi la mitad del repertorio: 9 de los 21 temas fueron covers que presentó y dató a menudo el showman guipuzcoano. Sonaron la introducción instrumental de Booker T & The MGs ‘Green Onions’; el ‘Stand By Me’ de Ben E King (el cantante citó a sus autores, Leiber y Stoller) que fue cuando la corista de gesto displicente y cojera ostensible Michelle McCain le comió la tostada al líder; el ‘Suzie Q’ de Dale Hawkins con la primera de las siete salidas de la sexy bailarina oriental Patricia (éste fue el primero de los dos temas que sonó de su último disco, ‘El maquinista de la general’); un chatarrero ‘Imagine’ de John Lennon; un estupendo ‘(You make Me Feel Like) A Natural Woman’ de Aretha Franklin entonado por Michelle McCain que resultó el culmen de la velada; un flojo ‘That’s All Right Mama’ de Elvis que sonó vía Las Vegas (aquí desertó una pareja y la chica soltó ‘qué coñazo’ justo antes de clavarme las tetas en mi espalda); un ‘Roadhouse Blues’ de los Doors que les quedó peor que a Bily Idol el ‘L.A. Woman’ dos días antes en Barakaldo también; un ‘Purple Rain’ de Prince protagonizado por Michelle McCain y a la postre diluido entre la rutina y la afectación; y, a modo de despedida, en el bis, el góspel-a-billy ‘When The Sains Go Marchin’ In’, una fiesta que no les quedó mal.

2ª.- Los guiños insistentes a éxitos ajenos insertados en sus piezas: por ejemplo, cachos de ‘Walk On The Wild Side’ de Lou Reed, de ‘La tierra de las 1000 danzas’ al modo de Ted Nugent, un punteo con ecos del ‘Sweet Child O’ Mine’ de los Guns N’ Roses y un montón de homenajes más en el ‘Viaje Con Nosotros’: a ‘In The Summertime’ de Mungo Jerry y dos revisiones casi enteras de ‘Everyday I Have The Blues’ de Memphis Slim/BB King y ‘Shake Rattle And Roll’ de Big Joe Turner.

Michelle McCain, vozarrón de Nueva York (foto: Mr. Duck).

3ª.- Los fusilamientos de otros artistas a veces evidentes en sus propias composiciones: descarado el ‘American Woman’ de Guess Who en ‘¿Por qué no te callas?’ (el segundo y último tema que sonó de su CD ‘El maquinista de la general’), y también fórmula aplicada al urbanita ‘Corazón de neón’, que resonó a Ike & Tina Turner, o el ‘Olvídate de mí’, con su eco de Nilsson.

4ª.- Sus hits de hace 30 años se han instalado en el subconsciente colectivo. Así llegaron familiares un divertido y correcto ‘Caperucita feroz’ con peluche lobuno por montera, ‘Ponte peluca’ en plan rocanrol alborotado, y ‘Lola, Lola’, un rocanrol putero en el que echaron el resto a modo de clímax postrero.

5ª.- La verbena total y friki de otros dos de sus hits transversales: ‘Ellos las prefieren gordas’, tan pachanguero que pareció Paquito el Chocolatero, y ‘Viaje con nosotros’, con Gurruchaga pidiendo al personal que hiciera cadenetas, o sea verbena pura.

Ese fue el busilis de su bolo en la plaza de los Fueros de Barakaldo, de 21 temas en 125 minutos, ante el pueblo aplastado por el peso del Estado: jubilados, niños, parejas abrazadas, gordos y gordas… Llegó a haber ocho personas sobre la tarima, con representación multirracial: la negraza de Nueva York Michelle McCain, la sexy bailarina oriental Patricia, el saxofonista cubano y el marciano Gurruchaga. El quinteto base, de pegada hard rock, flojeaba por los arreglos teclistas que remedaban metales, el bajista era muy bueno, el saxofonista también pero debía disimularlo, el baterista normal y el guitarrista de la Stratocaster fue un sosías de Javier Vargas (gorra incluida) al que perjudicó el mal sonido general.

Ataviado con chaqué, varios tocados y un par de corbatas (fucsia la primera, moteada cual vaca la segunda), Gurruchaga estuvo todo el rato atento al atril con las letras, a veces se le notó cansado, un par de temas los cantó sentado en el taburete, en otro par cedió el tablado a Michelle McCain, y cumplió su papel con mas profesionalidad que la locura que le dio a conocer hace 33 años.

ÓSCAR CUBILLO

Vodevil total con Stratocaster rock (foto: Mr. Duck).

La Orquesta currándose la noche (foto: Mr. Duck).

Híbrido de la persona y el personaje feroz (foto: Mr. Duck).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: