Fiestas de Bilbao / Ana Torroja: Menos es más

La trompeta pregrabada de ‘Ya no te quiero’ en otro concierto de la misma gira (foto: http://www.anatorroja.info).

Martes, 21 de agosto 2012, Bilbao, Museo Marítimo-Espacio Karola, 23.30 h, entrada libre.

El martes de la Semana Grande bilbaína descollaba en la oferta municipal el nombre de la ex Mecano Ana Torroja en el Museo Marítimo, donde ofreció un concierto mayúsculo con fastuosas y efectivas pantallas de fondo, un sobrio trío de acompañamiento reforzado por efectos electrónicos asumibles, rudos y modernistas, nada de bailes de esos que obligan a pinchar el playback, y unos cinco modelitos de estética entre el sadomaso, ‘Blade Runner’, ‘Prometheus’ y las batas de andar por casa.

En esta misma gira, Ana Torroja actuó en el Teatro Arriaga el pasado 6 de mayo, domingo. Nos la perdimos porque ese mismo día visitó el Euskalduna James Taylor. Pero teníamos ganas de verla. Vaya, más bien curiosidad, pero lo que ofreció la ex Mecano debajo del puente Euskalduna superó todas nuestras expectativas gracias a la calidad del sonido, la capacidad absorbente de las pantallas, la presencia escénica de la vocalista maquillada en tonos dorados y neumáticamente escotada, la escolta perfecta de sus tres músicos (guitarra, bajo y batería que endurecieron su cancionero), el sobrio liderazgo musical del bajista vasco Mikel Irazoki, la adaptación de éxitos de Mecano casi siempre bien resueltos, y la validez de su pop de consumo entonado a veces con la cursilería de La Oreja de Van Gogh aunque con una propuesta estética internacional más cercana a Madonna que a Marta Sánchez.

La Torroja demostró mantener su vigencia a la vista del respetable congregado: absolutamente mixto, con bastante representación inmigrante y una preponderancia de jóvenes que ni siquiera habían nacido cuando sonaban los éxitos de Mecano. Su concierto cursó veloz, sin apenas pausas y casi sin peloteo al público, al que cedió en contadas ocasiones el protagonismo en las letras, momentos en que le felicitó diciendo «bonito, bonito». Fueron 27 canciones en 117 minutos, con dos bises, y enumerar los numerosos puntos álgidos resultaría demasiado prolijo.

Portada de su último CD ‘Sonrisa’ (2010).

Ana Torroja se presentó tal que así: «Gabon Bilbo. Buenas noches, ¿cómo estamos?». Se confesó «contentísima y orgullosa» por estar «en esta maravillosa ciudad y en este enclave tan bonito», nos propuso «un viaje por las emociones» y deseó que saliéramos de ahí «más felices de lo que entramos». Y, glups, lo consiguió. Y uno de los méritos, aparte del de las pantallas de vídeo, fue la labor de la banda, un trío base con actitud y recursos, con potencia y matices. Ana al final contó que solo eran cuatro en escena por los recortes, pero que sonaba igual de bien. Y es verdad: años ha la vimos en la plaza de toros con más músicos y no se acercó ni de lejos a lo que ofreció este martes.

La Torroja ejecutó buenas canciones comerciales con bases programadas. Resonó a Marlango con trompeta pregrabada (‘Ya no te quiero’), forjó rock guitarrero (‘Los amantes’, de Mecano), sugirió el nusoul (‘Partir’), elaboró buen pop polar (‘Tu habitación helada’), empuñó una guitarra acústica (’20 mariposas’), fue piropeada («gracias, bonito, gracias», le agradeció a un fan adulador), hizo temas en dúo y trío, otros los empezó ñoños y los culminó dramáticos (‘Aire’, de Mecano), dio palmas como Queen (‘Un año más’, otra de Mecano, esta con confeti volando), fraguó funk-rock (‘Sonrisa’, uno de los mejores momentos, con ella bailando a la vez que las figuras de la pantalla), y los bises fueron un festín de Mecano.

Antes de los bises sonaron otros grandes éxitos de Mecano que resurgieron optimizados: ‘La fuerza del destino’ fue funk equívoco, ‘Mujer contra mujer’ la cantó bajo la pantalla que reproducía un piano pregrabado, ‘Cruz de navajas’ no perdió potencial, y ‘Ay qué pesado’ fue frívolo, claro. En el primer bis hubo más títulos célebres del histórico trío: ‘Hijo de la luna’ sonó a soul, ‘El 7 de septiembre’ a techno, ‘Maquíllate’ puso a cantar a todo el mundo, ‘Me colé en una fiesta’ fue sexual y resonó a Camela, y ‘Barco a Venus’ roqueó. Ana cuchicheó al oído de Irazoki y cayó el segundo bis con un soulero ‘Me cuenta tanto olvidarte’. Y así acabó el show total de una Torroja que debería estar muy orgullosa de su nuevo formato. Es que las crisis son oportunidades para mejorar y ella lo ha hecho restando almíbar y añadiendo electricidad. Menos es más.

ÓSCAR CUBILLO

El piano en solitario y pregrabado de ‘Mujer contra mujer’ en otro concierto de la misma gira (foto: http://www.anatorroja.info).

Anuncios
Comments
One Response to “Fiestas de Bilbao / Ana Torroja: Menos es más”
Trackbacks
Check out what others are saying...


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: