Angelus Apatrida: ¡Una lenta, por favor!

Melenas al vuelo y el logotipo brillando en el Antzokia (foto: Jon Rozadilla).

Viernes 26 de octubre 2012, Bilbao, Kafe Antzokia, 22.30 h, 14-18 €.

El grupo número 300 que voy viendo en lo que va de año 2012 cayó el viernes y fue Clockwork, el quinteto de thrash metal basado en Bilbao y compuesto por tipos que han militado en Soziedad Alkohólika, Infernoise, Phthisis, Legen Beltza… Clockwork teloneaban a Angelus Apatrida y atestiguamos la mitad final de su intervención, poderosa y dinámica, no solo por las evoluciones de su tatuado frontman, Rown Houlan.

Los teloneros, Clockwork, de Bilbao, nuevo nombre a seguir en el thrash metal español (foto: Jon Rozadilla).

Al acabar, en el intermedio nos pusimos a mirar las camisetas de la peña, compuesta así a ojo por nueve tíos por cada tía, y nos quedamos cortos. Se veían camisetas de festivales (Sonisphere, Wacken), de barrios canallas turísticos (St. Pauli, en Hamburgo), de grupos vascos (Soziedad Alkohólica, Su Ta Gar, Horn Of The Rhino, Clockwork), españoles (Uzzhuaia, muchas de Angelus Apatrida) y guiris: Slayer, Sepultura, Judas Priest, Down, Arch Enemy, The Haunted, Obituary, Mystic Prophecy, Overkill, Amon Amarth, Children Of Bodom (varias, y una de Pato), Quireboys (la de Jon), Devil Driver, Ministry, Iron Maiden (varias), The Rasmus (vaya), Artillery, Motörhead (varias), Venom, Sodom, Misfits, Amorphis, Black Label Society, Pantera…

El pasillo formado por Angelus Apatrida, antes de que la peña chocara entre sí (foto: Jon Rozadilla).

Cuando salieron Angelus Apatrida, los chavalucos ocupaban la parte delantera del Antzoki, donde montaron pogos criminales e hicieron corros aindiados y salvajes, mientras los aficionados veteranos y barbados se colocaban detrás, con entrecejo severo y brazos cruzados. Uno de los momentos más curiosos y tribales, con muchos fans con el torso desnudo, fue cuando se creó un pasillo en la sala y la peña se enfrentó cara a cara, en un choque violento como el rugby americano en cuyo caos se vio claramente a un tipo con una guitarra de plástico. Nosotros nos ubicamos en esa frontera peligrosa entre la chavalería y los serios, desde donde recibimos el thrash metal con parábolas del 15-M del cuarteto internacional albaceteño, con su vocalista rubiales Guillermo Izquierdo en el rol de duende sermoneador, pues al presentar las canciones explicaba de qué iban o a quién se las dedicaban: a los antidisturbios (‘Violent Dawn’), requiriendo al respetable que levantara el dedo a quien más manía tuviera (‘Fuck You’; Izquierdo, que es del Barcelona, pidió una unánime contra Rajoy; pobre Mariano, más debería recortar en televisiones, sinecuras de los políticos, funcionarios triplicados, empresas públicas deficitarias creadas para enchufar a los acólitos…), denunciando a los banqueros y a los políticos que se han cargado el «puto Estado», como lo llamó (‘Corruption’; era tal la camaradería metálica que Pato en este tema pilló un porro que le ofreció un espectador y de la misma se puso a hacer ‘air guitar’ con una botella de birra), el tópico contra los señores de la guerra, una de buen rollo dedicada al beber cerveza y a ocuparse en lo que le mole a cada cual («música, metal, cerveza… y unas buenas tetas», deseó el duende al presentar ‘Fresh Pleasure’), solidario con las mujeres maltratadas y a favor de cortar el cuello a los maltratadores (‘Killer Instinct’)… y todo así, pidiendo cuernos y sin dejar Izquierdo de jurar como un acemilero feliz.

‘The Call’ (Cantury Media, 2012)

En la presentación de su cuarto álbum oficial, ‘The Call’ (Century Media), los melenudos albaceteños funcionaron como una máquina precisa y enloquecedora al facturar taxativo thrash metal de manual. En dos horas y media y una veintena larga de temas, bajo su pancarta iluminada por los focos, Angelus Apatrida sonaron empastados, como una metralleta, sin dar respiro, a piñón, con redobles del bombo, fagocitando a los primeros Metallica (‘It’s Rising’, ‘Never Forget’…), aproximándose al speed metal de Megadeth (‘You Are Next’), atracando a cachos a Pantera, perfeccionando la caña con personalidad (‘Clockwork’), acercándose a Anthrax (‘At The Gates Of Hell’), cruzando a The Haunted con Accept (‘Hereditary Genius’), y asimilando a los clásicos y poniéndolos al día, desde Black Sabbath y Judas Priest hasta esos Iron Maiden a los que versionaron en la pieza decimoctava (‘Be Quick Or Be Dead’; aquí evocó Izquierdo que los Maiden se la ponían dura, aunque advirtió que no es gay). Angelus Apatrida no dieron respiro y Pato imploró: «¡Una lenta!». Para descansar, sí. Una lenta, por favor.

OSCAR CUBILLO

Vídeo de su canción ‘You Are Next’, con la que abrieron en Bilbao.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: