Kiko Veneno: 20 años del cantecito (+ entrevista)

En sexteto en Bilbao, en la primera parte, la del cantecito (foto: La Reina).

En sexteto en Bilbao, en la primera parte, la del cantecito (foto: La Reina).

Viernes 28 de diciembre 2012, Bilbao, Santana 27, 22.45 h, 18-23 €; entradas VIP con CD a 40 €.

Más alegría que nostalgia se vivió en la Santana 27 el viernes, día de los inocentes y noche de luna llena, durante la revisitación por parte de un Kiko Veneno de 60 años de su clásico disco ‘Échate un cantecito’ 20 años después de su edición. Había unas mil personas de ambos sexos y entre cánticos se percibía la hermandad: las parejas se abrazaban y se besaban y a La Reina hasta le entró otra chica. El concierto duró 112 minutos y sonaron 19 temas en tres partes, todo en sexteto con sonido perfecto: percusiones engarzadas, guitarras brillantes, voces al punto…

La primera parte fue la del cantecito, los diez temas en orden y en 55 minutos cadenciosos (‘Lobo López’, y ‘aúpa Kiko’ le jalearon al final), con tumbao cubano (‘El mensajero’, con solo de tres de Raúl Rodríguez), cálidamente rumberos (‘Echo de menos’), dinámicos (‘Superhéroes de barrio’), aflamencados (la cotidiana, lánguida y etérea ‘Me siento en la cama’, la del caldito de tu cuerpo, muy silbada al acabarla), brasileiros (‘Fuego’, en el monte de venus, dedicada a todas las mujeres; ‘Salta la rana’ con su groove, su frase del ‘échate un cantecito / por el camino de hierro’, y su solo de guitarra flamenca-jazz), coreados y palmeados (el culmen tierno y costumbrista con ‘Joselito’, el de la voz de oro y los ay-ay-ay del respetable), con marasmos (‘Reír y llorar’, con los coros emergiendo igual que en los estadios) y rumbero-salseros (‘En un Mercedes blanco’).

La segunda parte, de siete temas en tres cuartos de hora, fue menos mítica y mostró más propuestas del Kiko Veneno actual, pero holló otras cimas: el ‘Memphis Blues’ de Bob Dylan fue redoblado e infeccioso, ‘Traspaso’ fue blues africano (el de ‘yo tenía una pulguita / debajo del colchón’), ‘Está muy bien eso del cariño’ fue rumbita y bonito sin más fue ‘Coge la guitarra’. Estos cuatro temas fueron superiores a los otros tempos africanos acústicos de ‘Dice la gente’ (chulo y fraternal es su video oficial), la más rumba jazz de ‘Veneno’ (con solo garajero de órgano y el verso genial de ‘tú me estás queriendo a mí un 15 % menos / ay por Dios no me lo niegues’) y del pop étnico de ‘Satisfacción’ (cuando presentó a la banda y algunos espectadores cayeron en que no vino a Bilbao el anunciado Charly Cepeda, o sea que no actuaron en septeto).

Serio y formal, cano y lacónico, José María López Sanfeliu (Figueras, Gerona, 3 de abril de 1952) prolongó la velada con un bis doble, o sea la tercera parte, ñesta con ‘Los delincuentes’ de Veneno, una rumbita con turuta, y el ‘Volando voy’ que Kiko escribió para Camarón y que sonó a hit con más peso que tensión y con la fiesta montada abajo por la peña contenta.

OSCAR CUBILLO

40 años tenía en esta portada.

40 años tenía en esta portada.

+++ entrevista

El rumbero catalán de alma andaluza cumple una gira de 20 bolos representando su mítico disco ‘Échate un cantecito’ en el 20 aniversario de su edición

«Sigo viviendo de esas canciones»

Han pasado dos décadas desde que se editara ‘Échate un cantecito’, disco con canciones de rumba pop que han calado en el imaginario colectivo, como ‘Lobo López’ o ‘Joselito’. Su autor, José María López Sanfeliu (Figueras, Gerona, 1952), lo revisita en una gira con fecha de caducidad. Después editará dos discos nuevos: tras el estío ‘El pimiento indomable’, en comandita con el cantautor uruguayo Martin Buscaglia, y en febrero ‘La sensación térmica’, producido por Raúl Refree. Pero de esto no hablamos en esta conversación que Kiko mantiene desde su casa en Sevilla.

¿En qué has crecido como artista desde que salió este disco?

En todo. Ahí es cuando aprendí el oficio. Digamos que hasta entonces no lo conocía bien, en el sentido en que ahí empecé a hacer giras importantes con un grupo sólido, con equipos de sonido grandes y en sitios grandes. Ahí empecé a dar actuaciones importantes, con lo que conlleva, pues empecé a dominar de verdad la profesión y los grandes públicos.

Pero ya tenías experiencia previa con Veneno.

Kiko cano y lacónico (foto: La Reina).

Kiko cano y lacónico (foto: La Reina).

Sí, pero poca. No al nivel que estuve desde el año 93, que yo tuve como digo actuaciones en sitios grandes con mucho público.

¿Cómo ves ese disco con la distancia?

Bien. Sobre todo con mucho cariño. De alguna forma sigo viviendo de él porque no he dejado de tocar esas canciones. No creo que nunca deje de cantar las de ese disco.

¿Por qué te has animado a reeditarlo?

Bueno, eso sido una cuestión del 20 aniversario, una idea de la compañía de discos, Sony, que tiene los derechos de esa grabación. Nos ha parecido bien y ha habido una ocasión de celebrarlo en una gira y de comprobar que el disco sigue muy vivo, ¿no?

Se reedita con un disco extra con temas inéditos, directos y maquetas.

Está el disco normal y luego maquetas de las canciones. Es interesante todo, pero quizá lo más sea lo de las maquetas, para que la gente muy aficionada que le gusta ver cómo se va desarrollando todo el proceso. Se puede ver cómo las canciones crecen desde las maquetas que yo hacía en casa a lo que se oye en el disco, con el productor Joe Dworniak. Además hay otras versiones de esas canciones en directo con colaboraciones de Martirio, Calamaro y Albert Pla.

¿’Échate un cantecito’ triunfó de repente o poco a poco?

Poco a poco. Pero tampoco fue un triunfo extraordinario, sino bastante modesto, moderado. Digamos que vendió cien mil copias en uno o dos años, y en aquel tiempo quien triunfaba vendía un millón de discos.

Recuerdo que tu disco de ‘Veneno’ (77) fue superventas, pero también gotita a gotita. Es curioso que te suceda dos veces en la carrera.

Sí, pero ese vendió mucho más. En los años 80, a precio reducido, rebajado digamos, el de ‘Veneno’ vendió 300-400 mil copias. Lo que pasa que no pude rentabilizar eso porque el grupo ya no existía y nosotros ya estábamos fuera de órbita. El ‘Cantecito’ no vendió tanto, pero sí entró en las radios, en algunas emisoras, y entró en los festivales de aquella época, y entró en los casetes de los coches. Entró un poco en el corazón de la gente.

¿Y cómo ha cambiado la industria? ¿Ahora sería posible lograr un éxito similar a ese?

La industria ahora mismo es completamente diferente. Habrá disminuido su actividad dividiéndola por diez o por veinte. Antes se vendía un millón, yo en mi época vendí cien mil, y hoy se venden mil discos.

¿Te oliste tú la tostada y los cambios del mercado, pues después tuviste enfrentamientos serios con el sello BMG?

No, yo me olía ningún cambio del mercado. La evolución de las multinacionales es bastante clara desde final de los años 70, principio de los 80. Era la suya una posición dominante, muy comercial y de marketing. Las multinacionales utilizaron el repertorio español, el de Mecano y de gente así, ese si lo cogieron, pero tenían mucho más interés en el repertorio extranjero, el de los países de origen de estas multinacionales. La música española creo que fue perdiendo contacto con la realidad desde esa época, porque deja de ser tan importante.

Mi teoría es que fueron los grupos indies, al cantar en inglés, los que desde los 90 arruinaron su propio mercado. Ellos perdieron el contacto con la realidad.

También. Sí. Hay varias interpretaciones. Pero ya se veía que no había una infraestructura para la música, no había un campo abonado para la gente joven. Y ésta se apuntó un poco al inglés por si podía trascender algo fuera de España y obtener fuera lo que aquí se les negaba. Y también un poco como protesta, pensando por qué vamos a cantar en español si no nos van a escuchar. Y si cantamos en inglés ya no nos preocupamos ni de las letras. Hay varias teorías.

En tu banda ha habido varios músicos importantes. El percusionista Seydu, y los guitarristas Raimundo Amador y Lolo Ortega en la misma alineación.

Con Raimundo había colaborado desde Veneno, muchísimos años antes. Lolo era uno de los guitarristas punteros de aquí de Sevilla, el del ‘Cantecito’, y con él toqué todos esos años en directo también. Seydu fue un percusionista africano que yo encontré en Madrid, porque como el disco tenía un sonido tan africano me fui directamente a buscar un percusionista que pudiera aportar ese sabor.

La Banda del Retumbe, la que lleva Kiko ahora, empastada en Bilbao (foto: Torkel).

La Banda del Retumbe, la que lleva Kiko ahora, empastada en Bilbao (foto: Torkel).

¿Qué banda llevas ahora?

A Bilbao iremos con la alineación completa, la misma de cuando dimos el primer concierto en La Riviera. La Banda del Retumbe tiene bastante consistencia, bastantes años, y los pilares más importantes son batería (Jimmy González), bajo (Juan Ramón Caramés) y guitarra (Raúl Rodríguez). A veces vamos en cuarto a mucho sitos. Esta es la base del grupo. A Bilbao iremos con Charly Cepeda a la guitarra y Ana Gallardo y Anabel Pérez a percusión, teclados y coros.

¿Cómo será el concierto?

Hacemos una primera parte con las diez canciones del disco en el mismo orden. Normalmente después, si hay una bar en el mismo recinto hacemos una parada para que la gente se tome una copita y luego una segunda parte.

Hay entradas de dos tipos. Normal y plus.

La plus son especiales y llevan incluido el librodisco y la posibilidad de compartir con los músicos, con nosotros, un ratito después de la actuación. Les firmamos y conversamos un rato. Es muy barato, porque el disco vale 20 euros.

¿Cómo está yendo la gira?

Bien, bien. Teniendo en cuenta la situación por la que está pasando España y la falta de dinero en los bolsillos, no podemos pedir más. Ha habido buena acogida y pensamos que hay que poner al mal tiempo buena cara. Es el momento de no rendirse. Estamos muy faltos de cariño, de lo que significa la música como concepto y sonido, del arte, de todo eso. Creo que es el momento de acentuar nuestra devoción y trabajo en este terreno.

Ajá.

Hicimos una presentación en La Riviera y tuvo tanto éxito que se nos ocurrió la gira y serán 20 actuaciones hasta el 30 de diciembre en Madrid, que será la última. No giraremos en 2013 con el mismo repertorio.

Se nota la crisis en la asistencia a los bolos, ¿verdad? Lo dicen Manolo García, Mikel Erentxun…

La crisis claro que se nota en la afluencia. Es una pregunta obligada por tu parte y ya sabes la respuesta. La gente no tiene dinero para muchas cosas y lógicamente no va a tener para música cuando en muchos sitios está faltando lo más básico, ¿no?

¿Y cómo se está vendiendo la reedición?

Muy poco, muy poco. No sé si cumplen las expectativas, porque eso es una movida de la casa Sony que a mí me coge un poco de lado. Pero ha entrado en la lista de ventas en estos meses. Aunque vendiendo poco ya entras en las listas tal y como está el negocio ruinoso en España.

OSCAR CUBILLO

Una curiosa forma de entender este disco:

http://rollingstone.es/noticias/view/las-diez-cosas-que-quiza-no-sepas-de-chate-un-cantecito-de-kiko-veneno

Saludos antes del bis de Raúl Rodríguez (guitarras), Ana Gallardo (percusión y coros), Anabel Pérez (teclados y coros), Kiko (voz y guitarras), Jordi González (batería) y Juan Ramón Cadamés (bajo) (foto: La Reina).

Saludos antes del bis de Raúl Rodríguez (guitarras), Ana Gallardo (percusión y coros), Anabel Pérez (teclados y coros), Kiko (voz y guitarras), Jordi González (batería) y Juan Ramón Caramés (bajo) (foto: La Reina).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: