Leiva: Canciones de chicas (+ entrevista)

Alineación (foto: Rocío).

Los ocho actuaron como una banda, no como el líder suelto y los mercenarios quietos (foto: Rocío).

Domingo 10 de febrero 2013, Bilbao, Teatro Arriaga, 19 h, de 13 a 31 €.

Más de tres cuartos de entrada el domingo en el Arriaga para ver al flaquísimo, tatuado y con sombrero de buhonero Leiva, la mitad del desaparecido dúo Pereza más exitosa en su aventura en solitario, pues Rubén Pozo, el otro 50 % perezoso, suscita el interés de mucha menos gente. Leiva agradeció a la asistencia que se hubiera gastado el dinero en la entrada (de 13 a 31 euros) y su valentía, pues jugaba el Athlétic a esa misma hora (0-4 palmó contra el Español en Liga). Él soltó que quizá si jugara el Atlético de Madrid no estuviera ahí. No en vano, su nombre artístico, Leiva, lo tomó del delantero atlético Leinvinha, un brasileño. El caso es que en un Arriaga ocupado por un público con preferencia femenina, Leiva en hora y 46 minutos hizo 21 canciones casi todas de chicas: once de su debut en solitario titulado ‘Diciembre’ (en el tintero quedaron dos: ‘Hoy no me encuentro’ y ‘Sudando la tristeza’), ocho de Pereza (de las más coreadas y mejor resueltas, solo bajó un poco el pistón en ‘Superhermanas’, antes del bis), una de Joaquín Sabina (‘El caso de la rubia platino’, un rock stoniano con el típico cliché lírico sabiniano) y otra de Sidecars, el grupo de su hermano, el otro guitarrista de la banda (‘Ya no tengo problemas’ alargado con las divertidas presentaciones; Juancho, su hermano, es el benjamín de la panda y el más crápula, o eso dicen).

Cantando ‘Vis a vis’ a solas en el bis (foto: Rocío).

Cantando ‘Vis a vis’ a solas en el bis (foto: Rocío).

Leiva dio un buen bolo pero inferior al ofrecido en marzo en el Kafe Antzokia, donde sonaron 19 piezas en 91 minutos, o sea un cuarto de hora menos, lo que se notó en el dinamismo del encuentro teatral, pues en la segunda parte un par de momentos parecieron destensados. O quizá en esta leve flojera ocasional tuviera que ver que la víspera, en Valladolid, los músicos se recogieron a las siete de la mañana. O quizá se debió a que fuera verdad que les ‘acojonaba’ el recinto, como reconoció Leiva. O quizá porque nunca había dado un bolo tan temprano, a la hora de la merienda, como contó. Por lo demás, con la misma banda que en el Antzoki, un octeto con dos metales, Leiva resonó a soul (arreglos a lo Van Morrison hubo muchos como los de ‘Miedo’, medios tiempos y baladas sentimentales también como ‘Las cuentas’ y ‘Aunque sea un rato’ respectivamente), marcó el canon del rock stoniano (‘Penaltis’, la mentada de Sabina), se le notó el influjo de Calamaro (la apertura con ‘Nunca nadie’) y sin rubor elaboró coros pegajosos con tarareos (la soulera ‘Todo lo que tú quieras’).

Los tres momentos óptimos fueron una revisión de Pereza (‘Cómo lo tienes tú’, vanmorrisoniana y con guiño al ‘Hey Jude’) y dos novedosas, ‘92’ (un pedazo de rock and roll) y ‘Vis a vis’ (en el bis, una balada de amor carcelario que resolvió él solo con la acústica). Y sí, Leiva se ha llevado a casi todo el público de Pereza y cuela muchos de sus temas, que destacan en un repertorio porque las chavalas los corean con más ganas, por ejemplo en ‘Animales’ (sexual, vacilón y negro), ‘Superviviente’ (como los primeros Ronaldos), ‘Windsor’ (híbrido de Van The Man y Calamaro) o el adiós con ‘Lady Madrid’ y con el teatro puesto en pie.

OSCAR CUBILLO

Los ocho actuaron como una banda, no como el líder y los mercenarios quietos (foto: Rocío).

Manuel Mejías (bajo), el hermano Juan José Conejo (guitarra), Leiva (guitarra y voz), Roberto Aracil (batería), Ignacio Villamor alias Tuli (saxo y primer batería de Pereza), Luis Miquel Romero (percusión), Álvaro Pacheco (trompeta) y César Pop (teclas), sí, sí, sí, sí, sí (foto: Rocío).

+ ENTREVISTA

Casi 70 conciertos en solitario ofreció en 2012 la mitad más tierna y exitosa de los extintos Pereza

«Me lo tomo en serio»

Antes del concierto teatral arriba reseñado, Leiva nos contestó al siguiente cuestionario por mail.

¿Desde dónde respondes?

Estoy en casa, en Madrid, en mi barrio de toda la vida, la Alameda de Osuna. Barrio musiquero del extrarradio de Madrid. Después de varias idas y venidas he vuelto por aquí. Me instalé en una casa cerca de un parque grande y hermoso para sacar a los perros. A diez minutos del centro, pero alejado del jaleo.

¿Tienes coche? ¿Te gustan?

No soy muy de coches. la verdad. Tengo una furgoneta hippie Volkswagen T2 del año 73, real, que se cae a trozos pero está conmigo en las buenas y en las malas. A veces subo al monte y duermo en ella. Va a 80 por hora y huele a cóctel molotov.

¿Estás mucho fuera de casa por bolos, promoción, grabaciones, vacaciones o lo que sea? Supongo que llevarás bien tanto trajín.

Este es un oficio mágico y vertiginoso. El que quiera seguridad que busque otra cosa. Soy un privilegiado porque vivo de la música. Hay que saber valorarlo: es un lujo asiático en estos tiempos tan difíciles. Benditas giras, kilómetros, distancias y menús de carretera. ¿Que haríamos sin eso?

¿Eres un tipo disciplinado? O sea, de los que cumplen las tareas, las obligaciones, cuanto antes.

Soy currante y me lo tomo en serio. Me va la vida en esto. Somos unas cuantas familias comiendo de aquí y hay que estar al lío. Supongo que hago mis averías de vez en cuando, pero trato de llevar el barco con todo el orden y responsabilidad que puedo.

‘Diciembre’ (Sony, 12)

‘Diciembre’ (Sony, 12)

Entremos en materia… ¿Qué tal va tu debut ‘Diciembre’ (Sony)?

El disco está funcionando muy bien. Hicimos casi 70 shows el año pasado y vamos a ser disco de oro. Así que muy contento. He puesto mucho en este disco y ando muy ilusionado con la respuesta de la gente.

¿Recuerdas el bolo que diste en marzo el Antzoki de Bilbao, con la tele, la ETB, y el local lleno?

Los bolos en el Antzoki nunca se olvidan. Tiene mucha vibra y mucha magia ese sitio. Me encanta. El último show estuvo muy bien. Fue al principio de la gira y tengo ganas de volver ahora que la banda está más engrasada. Me gusta eso de llegar con la furgo y comerte un menú en la misma sala donde tocas por la noche. Gente maja, técnicos majos y público que sabe. ¡Quiero volver!

¿Cómo será el bolo del Arriaga? Otro buen local… Un teatro con la gente sentada, sonido bueno… Ciertos estilos de rock and roll deberían acceder más a teatros institucionales, digamos.

La verdad es que es otra historia tocar en teatros. Se disfruta más de los pequeños matices, de los silencios y de los códigos que tiene el público en estos recintos. Es una gozada que te brinden la posibilidad de tocar en sitios con tanta historia. Por otro lado, también disfruto mucho de los códigos de las salas. La gente puede beber, entrar, salir, bailar. Me gusta tocar, ya sea con alfombra o con el suelo pegajoso.

Parece que te va mejor que a Rubén, que también actuó en el Antzoki pero ante mucho menos público.

Admiro y respeto mucho a Rubén. Aparte de amigo ha sido compañero muchos años. Esto no es una competición. Al contrario, va de disfrutar y desearse lo mejor.

¿Tus proyectos personales para este 2013 que esperemos salgamos de la crisis que resta a gente de bolos y demás?

Ahora ando ultimando fechas y sitios para grabar las nuevas canciones, que saldrán tipo septiembre u octubre. Y dentro de un mes me voy de gira a Argentina una temporada. También seguiré tocando por España y tramando una gira nueva especial.

ÓSCAR CUBILLO

Leiva, fan de Sabina, nadie es perfecto (foto: Rocío).

Leiva, fan de Sabina, nadie es perfecto (foto: Rocío).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: