José Mercé: Con prisas (+ entrevista)

El plantel básico, sin el pianista que apenas destacó (foto: Topo Corleone).

El plantel básico, sin el pianista que apenas destacó (foto: Topo Corleone).

Domingo 17 de febrero 2013, Bilbao, Teatro Arriaga, 19 h, de 11 a 42 €.

Media entrada dominical en el Arriaga para ver a José Mercé estrenando su álbum ‘Mi única llave’. Su intervención de 12 piezas en 79 minutos tuvo dos partes: los cuatro primeros cantes a dúo con duende, y los restantes en septeto con prisas, pues parecía que el cantaor jerezano quería acabar. ¿Quizá para ver el partido de su admirado Real Madrid por la tele? El encuentro tenía previstos 90 minutos y se quedó corto. Mercé, el número 1 por potencial y garganta (canta gitano, templa los palos, se ahonda en lo jondo), abrió con el pianista cantando la copla ‘La salvaora’, y prometió más de lo que dio luego. Se sentó, agradeció estar en ese «bonito y coqueto teatro», y anunció unos «cantes de flamenco tradicional de siempre» junto al tocaor Diego del Morao: la malagueña le quedó sostenida, la soleá ronca, larga y sin duende (pero Morao mantuvo el tipo), y los fandangos raciales y religiosos («la gente me critica porque digo la verdad», entonó).

Entonces salió el combo al completo y se diluyó el ambiente y la cosa tornóse acartonada. Las alegrías de Cádiz quedaron afectadas, el single ‘La llave del amor’ comercial y con coros lolailo, los ‘Tangos de ida y vuelta’ desganados y con su rajo sofocado, ‘Al alba’ de Aute populista pero trágica en algunas frases por él entonadas, y la ‘Bulería del Morao’ escrita por Alejandro Sanz a su difunto escudero tuvo un pase por el pundonor que le puso Mercé, quien la remató sin micro y con bailes populacheros que se pudo ahorrar (igual que el piano, sólo útil en la copla inaugural). En el primer bis coló el éxito ‘Aire’, que estuvo bien por lo distinto, y en el segundo regaló un fin de fiesta por compromiso ante la insistencia del público, donde cantó varias letras de Luis de la Pica.

OSCAR CUBILLO

En un paripé bailongo y populachero (foto: Topo Corleone).

En un paripé bailongo y populachero (foto: Topo Corleone).

+++ ENTREVISTA

El cantaor calé más internacional estrenó en Bilbao su álbum ‘Mi única llave’, modernista, mantenedor de la raíz y muy superior al concierto

«Mi obligación es llevar el flamenco a lo máximo»

Gitano jondo y cantaor de estirpe, el superventas y transversal José Mercé (José Soto Soto, Jerez de la Frontera, Cádiz, 1955) presentó su álbum ‘Mi única llave’, producido por Javier Limón y donde caben martinetes balcánicos, su pena por la muerte de su fiel tocaor El Morao en una letra de Alejandro Sanz o una adaptación de Miguel Hernández, todo entre palos festeros y trágicos. Paseando por Madrid nos avanzaba el plantel: «En el escenario estará yo de cantaor, los coros de Rafa, Marce y Negro, la percusión de Güito, las guitarras de Diego y Pepe del Morao (faltó Pepe), el bajo de Manolo Nieto (tampoco vino)… Vamos a ser un grupo bastante bueno. Gente que es una maravilla y lleva mucho tiempo conmigo».

Háblanos un poco de tu último disco. ¿El número 17?

Sí, 17 o 18, no lo tengo muy claro. Pero la verdad es que ‘Mi única llave’ es un trabajo flamenquísimo, muy fresco, con grandes músicos del mundo. Es un flamenco del siglo XXI.

¿La producción de Javier Limón cuánto aporta?

Como todos sabemos Javier Limón es un gran productor, un chaval muy joven, con muchas inquietudes y muy buena cabeza para el flamenco, que le encanta. Hemos hecho un gran trabajo. Hemos tenido la gran suerte de irnos a Boston, a Nueva York, a Madrid, Jerez… Hemos grabado yo creo que con las mejores guitarras de este país, como Diego del Morao, Pepe Habichuela, Tomatito, Manuel Parrilla… Con los grandes músicos de esos colegios de Berkeley, ¿no?, como el pianista Alain Mallet, el trompetista Erik Truffaz, o el violín de un chaval jordano de 18 años que es una maravilla (Layth Al-Rubaye). Creo que no es un disco de estudio, como yo digo, sino que ha ido surgiendo y se ha ido haciendo como un directo. Este disco está calentito, fresco.

Hay bastantes cantes alegres, como ‘Tangos de ida y vuelta’. Sin embargo, aun en esos palos festivos tu rajo es muy trágico a menudo.

Bueno, es mi eco, mi forma de hacer las cosas, con esa ‘tragi-rabia’, ¿no? Siempre digo que hacen falta ecos flamencos que rompan, que duelan, que hieran.

‘Mi única llave’ (EMI, 2012).

‘Mi única llave’ (EMI, 2012).

¿Qué tratas de expresar con tu cante en general?

Lo único que trato de expresar es la cultura nuestra del flamenco, con nuestra idiosincrasia jerezana. Trato de poner ese sello de Jerez en el cante. De defender nuestra cultura, porque parece ser que en nuestro país le damos poca importancia a esta cultura tan grandiosa como es el flamenco, ¿no?

¿Qué significa literalmente ‘canastero’?

No lo sé, pero canastero siempre se lo hemos dicho a los gitanos de pata negra, a los gitanos puros. Es un dicho.

¿Tú eres canastero?

Bueno, no diría eso… Diría que soy gitano. He tenido la gran suerte de nacer en una dinastía (lo remarca al pronunciarlo) flamenca muy importante. Como bien sabéis soy bisnieto de Paco de la Luz, creador de la seguiriya, pasando por mi tío Manuel Soto, el Sordera. Y la verdad es que por dinastía creo que mi obligación es llevar el cante flamenco y la cultura nuestra a lo máximo. Eso es lo que intento. En estos momentos trato de hacer un flamenco abierto. A mí me interesa meter a la gente joven en el canasto del flamenco, porque creo que la juventud es el futuro de todo. Y el flamenco, como todas las músicas, tiene que evolucionar.

¿Cómo será el concierto del Arriaga?

Vamos a presentar ‘Mi única llave’ ahí como Dios manda, con nuestros músicos. Siempre que he ido al Arriaga el teatro ha estado hasta los topes y la verdad que en Bilbao hay una afición al flamenco alucinante. La primera vez que estuve en el Teatro Arriaga iba asustado, pensando ‘Dios mío, quién me va a escuchar aquí’. Y cuando vi la reacción del público me quedé sorprendido gratamente. Además es que no me dejaban irme del escenario. Una maravilla.

¿Al cantar flamenco no se hace un gran esfuerzo físico?

Muchísimo. El flamenco no es el pop. El flamenco cantas desde las entrañas. Como yo digo, cantas a pulmón abierto y lógicamente tienes que sacar toda la ‘tragi-rabia’ que llevas dentro.

ÓSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: