Concha Jareño: Conferencia ilustrada

El primer número, la guajira del abanico (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

El primer número, la guajira del abanico (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).


BEV CICLO FLAMENCO BBK 80 %Miércoles 29 de mayo 2013, Bilbao, 8º Ciclo Flamenco BBK, Sala BBK, 20 h, 15 €.
La tercera de las cinco citas del 8º Ciclo Flamenco BBK, dedicado en pleno a la bailaora Carmen Amaya en el centenario de su nacimiento, se tituló ‘El baile y sus complementos’ y cursó como una conferencia ilustrada por cuatro viñetas vivas protagonizadas por un plantel quíntuple conducido por la bailaora Concha Jareño. La hora y media de encuentro estuvo capitalizada por el ponente, Juan Vergillos, quien arrancó afirmando que en el flamenco lo accesorio es lo esencial, el complemento es el fundamento. Y disertó sobre cinco complementos: el abanico (que esconde y revela), el sombrero (mentado por encima), el mantón (que era de China y no de Manila, y que llegaba en barco por el Pacífico y el Atántico, atravesando México a lomos de mulas), las castañuelas (o palillos, cuyo antecedente son los crótalos metálicos griegos, lo que dio pie al conferenciante para teorizar que el flamenco proviene de Grecia, de cantos litúrgicos bizantinos) y la bata de cola (con referencia a Matilde Coral).
El sombrero sólo se mentó, se le declaró apto para el hombre y la mujer, y se remarcó que antaño fue usado en los espectáculos de variedades por las flamencas, las bailarinas sicalípticas, las cupletistas, etc. Los otros cuatro complementos fueron utilizados en sendos números vivaces, con el cuadro flamenco por detrás de las evoluciones de la bailaora Concha Jareño, con el cantaor Paco del Pozo jondo y atento a los movimientos de ella, el toque justo de Cano más la completa percusión de Bandolero y las palmas de una discreta Tamar González. El abanico fue tributado en un baile chulapón y clásico, una guajira con trama teatral, desplantes actuales y zapateados cabalgadores más el cante chulo de Del Pozo; el mantón ondeó en una soleá indómita y racial con revoleras y los flecos al viento; las castañuelas protagonizaron un número clásico con lapso jotero y no brillaron demasiado; y se remontó al final con la bata de cola («no una prenda sino un ser mitológico», sostiene Vergillos) con del Pozo cantando caracoles y Concha bailando alegre y dinámica en el número más suelto y con más conexión entre los flamencos. El público mixto que casi llenó la sala, les premió con unos cuatro minutos de saludos finales.
OSCAR CUBILLO
Concha Jareño dominando la bata de cola por alegrías.

Concha Jareño bailando la guajira con abanico en Brasil.

Bandolero, Tamar, Conchi, Paco y Cano (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Bandolero, Tamar, Conchi, Paco y Cano (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: