Lapido: Sueños rotos (+ entrevista)

Popi González, batería también de Los Ángeles, y Lapido, a la Gibson (foto: Mr. Duck).

Popi González, batería también de Los Ángeles, y Lapido, a la Gibson (foto: Mr. Duck).

Viernes 7 de junio 2013, Bilbao, Sala Azkena, 22 h, 15-20 €.

José Ignacio García Lapido (Granada, 62), ex 091, un poeta eléctrico como le define su fan sobrevenida Rocío, es el mejor cantautor rock del momento y lo demostró el viernes en la presentación de su séptimo disco, ‘Formas de matar el tiempo’ (Pentatonia), en el Azkena de Bilbao, donde sonaron 24 canciones en 113 minutos con dos bises. En la sala había expectación y emoción que se vieron recompensadas por el rock clásico español de Lapido, quien ofició en quinteto serio y conjuntado con teclados y dos guitarras (una suerte de Nuevo Rock Americano con bastantes dejes de Loquillo, Proscritos y hasta Ronaldos en títulos tipo ‘Algo falla’, ‘La ciudad que nunca existió’…).

El setlist, sin consignar el segundo bis (foto: Mr. Duck).

El setlist, sin consignar el segundo bis (foto: Mr. Duck).

La cita arrancó con siete minutos de antelación sobre lo previsto y cursó con un comienzo intenso, un prolongado ecuador con espacios libres para su guitarra acústica y sus baladas en pro de una lírica que indaga en los dobleces del alma y los sueños rotos (mejoramientos de Quique González, la madurez de Los Deltonos, el tono crepuscular de Nacho Vegas en títulos como ’40 días en el desierto’ –el de otro sueño que se ha roto’-, ‘Desvaríos’, ‘No hay vuelta atrás’…), y un final en subidón (emocional también, no sólo energético) con la peña incluso coreando brazo en alto (más rock eléctrico con aire de Nuevo Rock Americano y estribillos quedones en temas como ‘Luz de ciudades en llamas’ -sombras en el corazón; la de la intro que sugiere el ‘Dark Night’ de los Blasters-, ‘Nadie besa al perdedor’ (aquí va su clip), ‘La antesala del dolor’, la stoniana ‘Lo creas o no’, o las versiones de 091 ‘Zapatos de piel de caimán’ o la última, ‘Otros como yo’, ésta con la gente saltando).

Los dos bises fueron también intensos, y no sólo eléctricos, insistamos. En el primero de ellos Lapido jugó con la lírica alambicada (‘En el ángulo muerto’) y el sonido americana (‘El más allá’), dejó caer un toque pop dramático (‘La hora de los lamentos’) y generó catarsis (‘El dios de la luz eléctrica’, con su estética de guitarras y patillas). Y en el segundo bis, no consignado en el setlist, tiró de 091: ‘Un cielo de color vino’, rebosó americana coral, y el mentado ‘Otros como yo’, borboteó idiosincrático y tribal.

Ya veis qué títulos tan… existenciales para un bolo ante una minoría escogida, unas 150 personas entre las que vimos a músicos de Capitán Elefante o Luber Jack, a la masa de los críticos de Bilbao, y a bastantes féminas con un interés aún más hondo que los varones en los mensajes de Lapido, quien no se explayaba al autografiarles los discos al acabar el concierto.

OSCAR CUBILLO

Antes de la novena canción pidió que quitaran el aire acondicionado, que iba a pillar una pulmonía (foto: Mr. Duck).

Antes de la novena canción pidió que quitaran el aire acondicionado, que iba a pillar una pulmonía (foto: Mr. Duck).

+++ ENTREVISTA: «Llamarme empresario discográfico es un tanto atrevido»

‘Formas de matar el tiempo’ (Pentatonia, 13).

‘Formas de matar el tiempo’ (Pentatonia, 13).

Granada es capital del rock español y ahí mora el cantautor por excelencia del momento en el panorama nacional. Su predicamento en una minoría escogida medra con su séptimo disco, ‘Forma de matar el tiempo’, editado en su sello, Pentatonia, y en el que no imita a su amigo Quique González, aunque se le aproxima en el tono voz, el acercamiento al rock yanqui, el deseo de narrar historias y el cuidado lírico. Les separa la vulnerabilidad. Antes de su exitoso bolo el Bilbao, le hicimos esta entrevista por mail.

¿Contestas desde tu casa? ¿Dónde vives?
Estoy en mi casa, en Granada. Tiene vistas a un monte y a la muralla zirí que rodeaba la ciudad en la Edad Media. No hay ningún tipo de bullicio, sólo perros y algún turista que no sabe dónde para el autobús que sube al Albaycín.

Imagino que eres profesional de la música. ¿Qué haces un día normal que no salgas a tocar? ¿Madrugas, llevas a los niños al colegio, comes en casa, tocas a la tarde, sales a la noche…?
Madrugo siempre. Ya no llevo a los niños al cole porque saben ir solos, pero lo he hecho durante muchos años. Como en casa y es más, cocino yo todos los días. Suelo componer por las mañanas. De noche no salgo casi nunca, sólo cuando viene algún amigo a tocar a la ciudad y me llama y se lía la cosa.

Tienes pinta de serio. ¿Has sido o eres juerguista, o más bien controlas todo el tiempo, como parece por tu mirada en las fotos?
No me gusta salir sonriendo en las fotos. Siempre que veo a alguien sonriendo en una foto a propósito me pregunto ¿y éste de qué coño se ríe?

¿Cuándo fue tu último exceso? De cualquier tipo: gastronómico (los peores, como dice un amigo), etílico, deportista…
Lo peor, perdona que te corrija, es el deporte. Todos mis amigos que hacen deporte han sufrido lesiones importantes que los han tenido jodidos bastante tiempo. Yo, por suerte, supe escapar de aquello muy joven: me mantengo alejado del deporte desde hace años.

En el camerino, Lapido con Álvaro Fierro (foto: Josetxo Río Rojo).

En el camerino, Lapido con Álvaro Fierro (foto: Josetxo Río Rojo).

¿Por qué te haces llamar Lapido, por el segundo apellido?
Mi primer apellido es García, y para eso ya está mi amigo Manolo haciendo los honores.

¿Por qué las fotos del nuevo disco son en blanco y negro?
Porque sí.

Diriges el sello Pentatonia, que es tuyo. La autogestión puede ser agotadora, por controlarlo todo, pero, ¿en qué sentido te da alegrías a ti? Quizá por ejemplo en los royalties, que editando en un sello ajeno nunca se sabe lo que se vende y lo que te pagan.
Pentatonia es un sello que llevamos entre mi mujer y yo. Las satisfacciones llegan al ver que lo que sale al mercado es exactamente lo que hemos planeado, ya que no hay interferencias ajenas. Aunque seamos un sello muy pequeño intentamos que todo tenga calidad extra, el contenido y el envoltorio. También trabajamos con grandes colaboradores en la promoción, el diseño y la fotografía.

Una pregunta como empresario discográfico: ¿Remontarán los sellos, vendiendo vinilos quizá, o en el futuro las grabaciones no serán amortizadas y se editarán discos por necesidad de expresión, capricho personal o manera de buscar conciertos?
Llamarme empresario discográfico es un tanto atrevido. Digamos que autogestiono mi carrera discográfica. El futuro de las grabaciones de discos profesionales está muy negro. El presupuesto que se necesita para grabar un disco en buenas condiciones, que no sea en el ordenador de tu casa, no se cubre con las ventas, ni con vinilos ni con nada. La gente sigue grabando porque les sirve para poder tocar en directo, pero yo me niego a que los discos queden reducidos a eso, a tarjeta de presentación. Creo que son un objeto artístico de primera magnitud. A la historia de la música popular me remito.

¿Es Granada una ciudad con más escena musical que el promedio de las ciudades andaluzas? No sé, quizá Sevilla tenga una actividad comparable o superior incluso.
Granada tiene más escena musical que la mayoría de ciudades españolas. Ahora mismo hay por lo menos diez grupos granadinos que están sonando a nivel nacional y 50 más preparándose para dar el salto. Hay mucho paro y la gente mata el aburrimiento con guitarras eléctricas.

¿Interesa el rock a los andaluces?
Les interesa a algunos, y a otros no, como en todos sitios.

¿Te interesa el flamenco? ¿Sabes distinguir una soleá de una seguiriya, por ejemplo?
Me gusta el flamenco en pequeñas dosis. No sé identificar todos los palos. La guitarra flamenca me parece fascinante.

Háblanos un poco del disco, ‘Formas de matar el tiempo’, sobre todo de las letras. Parecen siempre reflexivas.
El disco contiene las mejores canciones que he compuesto durante los dos últimos años. Refleja tanto mis estados de ánimo como la realidad que me rodea, que no da para muchos cantos pastoriles. En mis letras hay más dudas que certezas, tal vez por ello te parezcan reflexivas. En cierto modo soy un hombre de acción que de vez en cuando se detiene a reflexionar.

OSCAR CUBILLO

Saludos de Víctor Sánchez (guitarras), Popi González (batería), José Ignacio García Lapido (voz y guitarras), Raúl Bernal (teclados) y Paco Solana (bajo) (foto: Mr. Duck).

Saludos de Víctor Sánchez (guitarras), Popi González (batería), José Ignacio García Lapido (voz y guitarras), Raúl Bernal (teclados) y Paco Solana (bajo) (foto: Mr. Duck).

Anuncios
Comments
3 Responses to “Lapido: Sueños rotos (+ entrevista)”
  1. Luis dice:

    Gracias por la mención! La verdad que el bolo fue in crescendo y tuvo momentos imborrables y para guardar en la memoria. Lapido es de esos artistas honestos a los que se debería de valorar más, pero ésto es lo que hay ahora mismo en el páramo del rock patrio. Me sorprende el aforo… hubiera jurado que había más. Salud!

    • bilbaoenvivo dice:

      Hola, Luis Solo, de Luber Jack. Miré hacia atrás, calculé y 150 personas puse en el post. Ahora he preguntado a la organización y me han confirmado que hubo unos 150 espectadores. Salud & gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: