Fiestas de Bilbao 2013 / Ana Belén: Anita, en plena forma

Ana Belén saliendo del capullo de gasa en ‘Lía’ de José María Cano (foto: Mr. Duck).

Ana Belén saliendo del capullo de gasa en ‘Lía’ de José María Cano (foto: Mr. Duck).

Lunes 19 de agosto 2013, Bilbao, Abandoibarra, 23.30 h, entrada libre.

El público

El lunes estaba fácil decidir a qué concierto principal asistir: Ana Belén a la sombra del Guggenheim, el que sin duda será el concierto más atractivo y transversal de esta Semana Grande. Tras ver los fuegos para no beber, más que nada, camuflados en la manada pirotécnica transitamos por la vera del Nervión hasta la sombra del Guggenheim. La explanada estaba llena y nos dirigimos lo más delante posible. Lo malo es que estaba llena de gente mayor, sin costumbre de ir a bolos, y nos impedían avanzar: los viejunos se encastillaban, las señoras nos pegaban codazos y caderazos, los jubilados se creían con derechos adquiridos sobre su metro cuadrado de asfalto ocupado… Pato, experto en llegar a las primeras filas de las aglomeraciones de los conciertos (no solo por ser ingeniero de minas), se atoró acojonado.

Estábamos rodeados de hosca tercera edad y le pedí: «Pato, tira p’alante. Ponte al lado de alguna pandilla de jóvenes. Al menos, de nuestra edad». Pero ni por esas. Nos quedamos a unos 15-20 metros del tablado, al principio junto a una dama con un caniche blanco en brazos. La señora le hablaba al can, «huy, qué mal estamos, cuánta gente», y le contestó chulito el caniche: «yo veo tres canciones y me piro». Les juro que fue así. Eso sí, en favor de la intolerante concurrencia hemos de señalar que nadie se marchó antes de tiempo, a pesar de sus quejas: «Me duele todo el cuerpo, sobre todo los riñones», se diagnosticó una señora obesa. O ya subiendo las escaleras, evacuando: «Me duelen las rodillas», protestó una dama entrada en años. A mí me dolía el tobillo, pero me lo callé.

El respetable de Ana Belén, con la Torre Iberdrola al fondo (foto: Mr. Duck).

El respetable de Ana Belén, con la Torre Iberdrola al fondo (foto: Mr. Duck).

Y es que entre el bolo de más de dos horas y la espera hasta su inicio guardando el sitio, ahí el común de los mortales se tiró dos horas y media en pie quieto parado. Pero se paliaron los achaques y las molestias de los vecinos durante la actuación de una Ana Belén casi divina (no le gusta que la llamen diva) y muy bien plantada (piernas larguísimas en pantalón, taconazos, cuerpo entallado en una tela felina que le marcaba el pecho, chaquetita ajustada, melena rizada, ojos grandes, boca enorme y risueña…), una Ana Belén que dirigió el concierto seductora, teatral, segura y profesional. Y qué bien cantó, por cierto: a veces un poco pedante y excesiva, pero daba igual, aunque otras ella estuvo muy por encima de los arreglos, y ya dolía más.

El concierto

'A los hombres que amé’ (Sony, 11)

‘A los hombres que amé’ (Sony, 11)

Ana Belén, o sea María del Pilar Cuesta Acosta (Madrid, 27 de mayo de 1951), daba el último concierto de la gira de año y medio de su disco ‘A los hombres que amé’ (Sony, 2011), y además intercaló algunos grandes éxitos propios en una cita feliz con 23 canciones en 125 minutos, dos bises incluidos. No cantó la solicitada ‘La muralla’ porque «me falta una parte», explicó en referencia a que es un dúo con su esposo Víctor Manuel. Ella presentó con dicción de monólogo teatral numerosos de los títulos en los que elogió a los compositores (Aute, Sabina, Guerra, Ríos, José Alfredo…), aprovechó para incidir en su amplio currículo (los ensayos de ‘El rey Lear’, sus pinitos en la radio, el éxito esa noche casi despreciado de la película ‘Zampo y yo’ de 1965…), presentó al quinteto de acompañamiento esporádicamente (el primero al saxofonista bilbaíno Santi Ibarreche, de los últimos al teclista, David San José, que es el hijo mayor de Ana Belén y de Víctor Manuel nacido en 1976), y triunfó por clase, talento, repertorio y facultades, incluso físicas a sus 62 años: era la más en forma de la plaza.

Contemos parte del repertorio. Abrió con la delicadeza jazz de ‘Yo vengo a ofrecer mi corazón’ de Fito Páez, con Anita (así le llaman los próximos) cantando cual crooner. La acabó, informó que llevaban año y medio de gira y que ese era el último día de la gira, que habían disfrutado mucho de la gente, y que en ese show «cada canción es una estación diferente, con color, sabor y olor diferentes. Esperemos que cuando se termine al menos se ha haya hecho corto». Y entonó la nostálgica ‘Yo también nací en el 53’. Tras ella siguió hablando melosa, elogió a Pedro Guerra contando que es fan suyo desde el inicio, y mirando a veces al atril atacó la fusión moruna de ‘Debajo del puente’ («me ha confiado algunas de sus canciones, pero esta se la he robado», introdujo). Al terminarla evocó su infancia en un ‘barrio popular’ de Madrid, en su casa con patio donde apenas daba el sol, un patio donde las radios emitían música como la de José Alfredo Jiménez, al que recordó con ‘Ojalá te vaya bonito’, el punto bajo del bolo por la poca visceralidad y su artificiosidad, un standard que cantó sentada en una silla ante una botella.

Con la maleta en ‘Desde mi libertad’ (foto: Mr. Duck).

Con la maleta en ‘Desde mi libertad’ (foto: Mr. Duck).

Nos desagravió con ‘La mentira’ de Luis Miguel, un bolero jazz con guitarra George Benson que fue de lo mejor del listado. Repasó doblemente a Joaquín Sabina («dicen de él que es un canalla, pero es mi canalla», presentó parafraseando lo que decían los yanquis del panameño Noriega) en la sofisticada ‘Y sin embargo’ y en ‘A la sombra de un león’, ambas con bombín de atrezzo. Luego elogió a Miguel Ríos («me enseñó a respetar el escenario») antes del blues-rock ‘No estás sola’, y a lo Paloma San Basilio resonó en ‘Desde mi libertad’, con número teatral con maleta. Quizá la cima de la cita fuera el swing ‘Te echo de menos’ de Kiko Veneno, con ella susurrante. Hizo crecer la itálica ‘Ancora’, halagó a Aute antes de un ‘Las cuatro y diez’ con arreglos horteras y ejecución a trompicones, y en el diabólico blues-rock ‘El chivo’ ofició como la primera Luz Casal.

A Anita se le veía bien en la gran pantalla de vídeo (foto: Mr. Duck).

A Anita se le veía bien en la gran pantalla de vídeo (foto: Mr. Duck).

Ana Belén, a la que se veía guapa en la gran pantalla, recordó doblemente a su marido Víctor Manuel en el pop grandilocuente de ‘Si me nombras’ y en la ‘pequeña joya’ (así la definió) de ‘Canción pequeña’. Después llegó la traca de grandes hit personales: ‘El hombre del piano’, muy dramático y lo más aplaudido; el ‘Lía’ que le escribiera José María Cano (Mecano) en un jazz efectista pero bonito que interpretó acuclillada sobre sus taconazos con plataforma, jugando con un velo (ya ven qué forma física); el ‘Contamíname’ que le escribiera Pedro Guerra pasado por el reggae (aquí Anita se quitó la chaquetita y se quedó en camisetita felina, mostrando los brazos desnudos); el ‘Derroche’ de besos y ternura coreado por el respetable; y el adiós con ‘Sólo le pido a Dios’.

Para los bises reapareció con pañuelo de fiestas al cuello. En el primero hizo ‘Margaritas a los cerdos’, otra vez en plan Luz Casal, y en el segundo bis otra de las muchas cimas, ‘La banda’ de Chico Buarque, alegre y callejera, con Anita bailando en plena forma. Qué envidia.

OSCAR CUBILLO

Saludos finales, a la izquierda su hijo David San José, a la derecha el saxofonista bilbaíno Santi Ibarretxe (foto: Mr.Duck).

Saludos finales, a la izquierda su hijo David San José, a la derecha el saxofonista bilbaíno Santi Ibarretxe (foto: Mr.Duck).

Anuncios
Comments
2 Responses to “Fiestas de Bilbao 2013 / Ana Belén: Anita, en plena forma”
  1. la coverdale dice:

    Para matarla por no haber cantado `caminando`, `no volverán’, ‘agapimú’, ‘espanya camisa blanca’ y ‘vuelo alto de gaviota’ (the days of pearly spencer). Además debería haber lanzado soflamas rojas a todo el veterano proletariado alli presente. Conseguí acercarme a primeras filas diciendo que era fotógrafo de prensa… Menudas lobas. Ana Belén bordó ‘el hombre al piano’ y ‘desde mi libertad’.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] (Bilbao, 1964), jazzman surreal instalado en Madrid y por ejemplo ahora a sueldo de Ana Belén (así les vimos en fiestas de Bilbao de 2013). Copiamos esto de la nota promocional de ‘El eXperimento’: «Un laboratorio demencial. Cuatro […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: