29º Getxo Folk / Kepa Junkera & Budiño: Euskalegos (+ entrevista)

Los doce músicos (dos grupos y dos invitados) en el bis con el junkeriano ‘Bok Spok’ (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Los doce músicos (dos grupos y dos invitados) en el bis con el junkeriano ‘Bok Spok’ (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Jueves 5 de septiembre 2013, Las Arenas, Plaza de la Estación, 21 h, 10-7 €.

(El 29º Getxo Folk se abrió el jueves, cuando hubo dos conciertos. El estelar de Kepa y el de la tarde, un bolillo gratuito Thalassa, trío mixto catalano-andaluz en plan Las Migas pero más flojas. Dos chicas (la cantante guapísima, timidísima, pero asustadísima) y dos guitarras (limitadas, lentas y canónicas) para un repertorio con nanas hebreas, fados pasados a Galicia y el ‘Anda jaleo’ andaluz sin garra en el bis. Cayó una tormenta importante, imagino que por eso no se iría el público de la carpa de la Terraza del Mundo.)

El Getxo Folk tuvo su inauguración oficial a las nueve bajo la gran carpa, llena en más de tres cuartos y útil porque nos resguardó de los turbiones. Al igual que el verano anterior se conectó Galicia y Euskadi asociando a la gaiteira Cristina Pato con el cantautor Mikel Urdangarin, esta vez la imbricación fue más ambiciosa al unir a los grupos del trikitilari bilbaíno Kepa Junkera (un cuarteto) con el del gaitero pontevedrés Budiño (un sexteto) y con dos invitados (los vocalistas galaicos Uxía y el cantante de Berrogüetto Xabier Díaz) en una cita de 135 minutos para unas 23 piezas en tres capítulos: prólogo de un Junkera entre de cámara y modernista en sus espirales (8 temas en 42 minutos), entremés de monologuista humorista a cargo del actor Carlos Blanco para cambiar el equipo (8 minutos), un Budiño voraz, contemporáneo en espiral y propenso a la rave sintética (7 temas en 35 minutos) y un luengo epílogo en comandita más rural e irregular (unas 8 piezas en 50 minutos).

‘Ultramarinos y coloniales’ (2011).

‘Ultramarinos y coloniales’ (2011).

Abrió Kepa Junkera en cuarteto, con dos percusionistas (primero a los panderos, luego a la txalaparta) y el piano de José Luis Canal, quien sobre todo al principio obtuvo mucho protagonismo (la inaugural ‘Bihar arte’). Parecía un juego de estilo, una suerte de reinvención junkeriana sin más con formato reducido por eso de las crisis, pero no, la cita medró de la melancolía de cámara pianista a las espirales acordeonistas con bases disimuladas. Kepa jugó con improvisaciones, dibujó folk vasco sincopado (los aires de acantilado en ‘Fandango’) y jazz zíngaro afrancesado (‘Zolloko San Martinak’), exploró la étnica misteriosa (‘Smoca’) y remató la gradación con un par de temas finales muy groove y pertenecientes a su último álbum, ‘Ultramarinos y coloniales’ (‘Someneiro & Sardinale’ y ‘Rekaldehi & Nervyork’).

‘Sotaque’ (Acento) (2013).

‘Sotaque’ (Acento) (2013).

Bien estuvo Kepa y muy bien Budiño, que en sexteto dio un concierto visual, apasionante y exótico, a la par que simpático. Estrenaba su sexto disco, ‘Sotaque’ (Acento), y en un set con intros de voces grabadas (por ejemplo de mujeres gallegas cantando a la antigua) y bases sintéticas que hasta podían mover al baile, Xosé Manuel Budiño en sexteto (tres percusiones, guitarra, violinista femenina más él a la gaita, la flauta y el flequillo a lo Jorge Doctor Explosión) abrió con mantos que podían ser del brit-pop subrayando el violín (‘Serán de maias’), tornó absorbente y expansiva la gaita como Hevia (‘Paralaia’) y la muñeira actualizada ‘Arredor’ («os pido la bailéis, al menos con el corazón», rogó) la adornó con dos percusionistas danzando ágiles (Chisco y Diego Cabaleiro) mientras bajo la carpa explotaban las palmas. Imaginamos a los Chieftains del siglo 22 en ‘Danza das bateas’, enérgica y dinámica llegó la muñeira ‘Sotaque’, y por sus prolegómenos climáticos se marcó una rave moruna a lo Yacine & The Oriental Groove o el Afro-Celt Sound System con las palmas del público chasqueando y Budi soplando la flauta (‘Rapa das bestas’).

Estábamos en la cima y a eso de las 10.30 Budiño introdujo a la banda de Kepa Junkera y en deceto (los 6 de Budiño más los 4 junkerianos) las espirales célticas se elevaron en ‘Compostela’ (dedicada a los implicados en el accidente ferroviario de Angrois) y en la muñeira modernista ‘A fonte de pedra’, a lo Afro-Celt y con baile de la pareja masculina. Luego se quedó liderando Kepa y en formatos diferentes la cita se apaciguó, se volvió rural, melancólica, más de aldea, en dúos con Uxía y con mucha morriña (la hispana ‘Unha noite na eira do trigo’), folk con Xabier Díaz al pandero (este pidió que cuidáramos a Kepa, que es el vasco más gallego y cualquier día se nos va), el standard ‘A rianxeira’, mecedor y coreado por el respetable mientras se balanceaba, varias muñeiras acústicas instrumentales y en el bis, con los doce músicos en escena por primera vez, el ‘Bok Spok’ de Kepa Junkera con el público puesto en pie, participativo, alegre y satisfecho.

OSCAR CUBILLO

Dice Budiño que se mira en escena con Kepa y ya conectan (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Dice Budiño que se mira en escena con Kepa y ya conectan (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

+ ENTREVISTA: «Tenemos una relación de muchos discos y muchos viajes»

El trikitilari Junkera y el gaitero Budiño prometieron un show ‘enérgico e inolvidable’ para abrir el 29º Festival de Folk de Getxo, y no defraudaron

Kepa Junkera (Bilbao, 1965) y Xosé Manuel Budiño (Moaña, fecha inencontrable) mantienen una amistad de veinte años y han compartido a menudo escenarios. Abrieron en actuación, en acción conjunta el 29 Getxo Folk y la víspera hablamos con ellos. Habían pernoctado en la casa de Kepa en Busturia, donde ensayaron, y les dio tiempo a ir a la playa donde comieron unos bocadillos. Esta entrevista se desarrolló en sendas llamadas telefónicas separadas, primero con Kepa y luego con Budiño, cuando volvió de su paseo playero.

Tú, Kepa, ya has abierto varias veces el Getxo Folk, ¿verdad?

Junkera: He estado con la Orquesta de Bilbao, y presentando el disco ‘Maren’. Y me acuerdo que también he estado con los Chieftains, con Oskorri varias veces, con Luis Delgado… Tengo buen recuerdo y la verdad que estoy superagradecido a Getxo por haberme dado tantas oportunidades de presentar mis proyectos y por haberme seguido tan de cerca. Y estoy agradecido también como espectador, porque el festival nos ha permitido disfrutar a todos a los que nos gusta la música. Fíjate lo que hemos visto, no te lo voy a contar a ti. Desde los conciertos de Fadura.

¿Cómo cuándo y dónde os conocisteis vosotros dos?

Junkera: Buf… es que no me acuerdo. Mi relación con Galicia viene de hace muchos años, de mis primeras giras con Oskorri y Milladoiro. Y luego, cuando empezaron a llamarme, descubrí a estos grandes músicos: Carlos Núñez, Budiño… No sé exactamente el día ni la situación en que nos conocimos, pero luego ha sido bastante continua la relación con estos músicos. Todos los años voy a Galicia y he hecho un montón de colaboraciones con músicos gallegos, y ellos también conmigo. La relación con Galicia se remonta a hace muchos años.

Budiño: Nos conocimos hace cerca de veinte años, en Lugo, en Galicia, en la plaza de Santa María, la de la catedral. Con Kepa tengo una muy buena relación desde hace muchos años. Al de tres meses de conocernos ya estaba grabando con él y con Oskorri. Tenemos una relación de muchos discos y muchos viajes.

¿Por qué conectasteis como personas?

Junkera: En general los gallegos que he conocido a través de la música viven ésta de un modo parecido al mío, con normalidad, con humildad, con sencillez… No hay un pódium, ni mejores ni peores. Siempre he tenido sensación de cercanía con todos esos músicos y creo que sigo viviendo así la música. Por ahí conectamos. Y a nivel musical ‘Budi’ es una persona que parte de la tradición, la respeta y se emociona con ella, pero también le gusta componer, investigar, viajar y conocer a otros músicos que le aporten cosas, como a mí me gusta que tantos otros músicos me aporten sus ideas, arreglos, talento, etc. Eso tenemos en común. Y ha habido la suerte de que hemos recibido varias invitaciones mutuas. Con otros músicos puedes colaborar una vez en un concierto y luego a lo mejor no mantienes esa relación porque no surgen más posibilidades. En cambio ‘Budi’, yo y otros de Galicia hemos mantenido esta actividad, esta relación. Por ejemplo ayer podían haber ido al hotel pero vinieron a mi casa. Cuando eso ocurre, la verdad es que es muy especial. Y cuando te subes a un escenario lo haces con un amigo. No siempre ocurre, pero cuando se presenta es una oportunidad que hay que aprovechar para crear y para pasártelo bien.

Budiño: Nos caímos bien directamente. Nos gustaba la música de raíz, nos gustaba innovar, y sobre todo nos une la composición de melodías, de música basada en la raíz de nuestras culturas, en mi caso la gallega y en el suyo la del País Vasco. La de la composición fue una conexión muy directa y luego muchos conciertos tocando juntos y muchos viajes. Ahí se viven muchísimas experiencias que te unen, sin duda.

¿Qué os gusta del estilo musical del otro?

Junkera: Ya te digo que de Budiño me gusta sobre todo que partiendo de un instrumento que domina técnicamente y conociendo su tradición y respetándola, es un músico que siempre está intentando crear, buscar. Es una persona a la que le gustan los medios técnicos, las programaciones, investigar con ellas. Eso me atrae de los músicos, que sean creativos e intenten tener una personalidad en su sonido. Y en ese mundo tan complejo de la gaita, donde hay tantos referentes por el mundo, pues hacerse un sitio como ha conseguido Budiño no es fácil y tiene su mérito, la verdad.

Budiño: Sobre todo me gusta la energía de Kepa. Su forma de ver no solo la música, sino la vida. Tenemos muy buena relación por eso, por conocernos bien y por poder tocar juntos y disfrutar, que es algo que no lo llegas a conseguir con todo el mundo. Subimos a un escenario y la gente en dos segundos nota la química entre los dos, cómo estamos disfrutando y cómo estamos dando toda nuestra energía. Esa es la gran fuerza que nos une, ¿no?

Amigos en pose callejera.

Amigos en pose callejera.

Habéis tocado juntos a menudo antes, ¿no?

Junkera: Sí, sí… Un montón de veces. Él ya participó incluso en el disco que hice junto a Ibon Koteron, y también en ‘Bilbao 00:00 h’. Le he invitado varias veces, incluso en diferentes discos. Con Oskorri también. Ha mantenido una relación con nosotros desde hace muchos años. En disco y en festivales y conciertos hemos hecho bastantes cosas en común. Súper a gusto. Es un gran músico con un directo muy potente, muy contemporáneo. Intenta también experimentar con las nuevas tecnologías, con las programaciones, pero siempre buscando esa personalidad suya que le aporta su zona de Moaña, en Vigo, con tantos músicos que hay por ahí. Su último disco (‘Sotaque’) es muy interesante, buscando cosas en ese mundo. Yo a lo mejor busco cosas más acústicas, que puedo cambiar, pero él está apostando muy fuerte por ese mundo. Está muy bien. A mí me gusta.

Budiño: Sí, sí… En muchos conciertos suyos y en los míos, pues yo también le invitaba a venir a Galicia. Hemos conocido el País Vasco y Galicia a través de nuestros conciertos. Tenemos muy buena amistad, nos llamamos y nos escribimos muy a menudo. De hecho ahora estamos disfrutando unos días en su casa, yendo a la playa y preparando el concierto de Getxo, por supuesto.

¿Cómo han sido los ensayos?

Junkera: Como hemos tocado muchas veces, ya tenemos cosas previas.

Budiño: Han ido muy bien. Esta tarde (la víspera del show) remataremos y estamos ultimando pequeños detalles, qué tema va a ir al final o en el medio para conseguir una progresión lógica y que el público disfrute de un concierto muy potente.

¿Cómo será el show?

Junkera: Lo voy a empezar yo, como anfitrión ese día, en una formación más acústica, como no me han visto en Getxo antes. Luego sale Budiño y todo el final hacemos de forma conjunta tocando temas suyos y míos. Y tenemos la suerte de contar con un par de invitados de lujo como son Uxía y Xavier Díaz, el cantante de Berrogüeto y de otros proyectos. Al final mezclaremos los temas de Galicia y los míos. En mi banda somos cuatro, más los invitados, más el grupo de Budiño. Seremos unos cuantos en escena. Sobre todo en la parte final.

Budiño: Nosotros somos seis encima del escenario. Tres percusionistas y cuerdas con guitarra y buzuki, y violín. Hay mucha presencia de la percusión tradicional de Galicia, del baile de Galicia y por supuesto de las voces de Galicia. Tocaremos las dos bandas juntas y será un concierto inolvidable, desde luego. Además nosotros estaremos presentando el nuevo disco, que se llama ‘Sotaque’ y es el sexto. Tiene mucha energía de los instrumentos tradicionales, aunque todo es composición mía, como es normal en mis discos. Necesitaba volver a la música de raíz mediante los instrumentos, donde ganan importancia la percusión, las voces y las gaitas. Es un disco con mucha energía e invitados de lujo como António Zambujo de Portugal,  Michael McGoldrick de Manchester, o Luis Tosar, el actor, que tiene una carrera musical muy, muy interesante; admiro cómo trabaja él.

Saludos de los doce músicos más el actor Carlos Blanco, el cuarto por la izquierda (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Saludos de los doce músicos más el actor Carlos Blanco, el cuarto por la izquierda (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Ambos sois renovadores del folk, del vasco y del celta-gallego. ¿Qué futuro le veis al folk en general?

Junkera: Bueno, no lo sé. Es una pregunta complicada. Puedes conocer medianamente tu futuro a corto plazo, y es una sensación personal. Si lo generalizas como espectador, hombre, yo siempre le deseo lo mejor. Para cualquier música del mundo, para cualquier cultura. Yo soy una persona positiva y pienso que va a haber más gente joven interesada, que los conciertos serán más interesantes y que el público va a disfrutar. Siempre piensas eso. Esa pregunta hay que contestarla desde la parcela personal. Yo ahora estoy en una época buena, positiva, con muchas ganas, y después de tantos años es lo que más valoro. Vería un futuro más incierto si me notara más cansado o aburrido. Tengo muchos proyectos en la cabeza y muchas ganas de tocar. Ahora estoy terminando un proyecto con músicos gallegos, un homenaje a Galicia, y la verdad que he disfrutado mucho. Será un disco con un despliegue potente, con los músicos gallegos más importantes de estos últimos años, un homenaje que hago a esa música, mezclada con temas de aquí pero con mucha fuerza y energía. Participan más de 200 músicos. Saldrá antes de Navidad y se titulará ‘Galiza’. Me gustan los títulos sencillos.

Budiño: Siempre soy defensor de las propuestas individuales más que de los palos musicales. Por eso conecto muy bien con Kepa, porque supo ver dónde está raíz de la música el País Vasco para a partir de ahí empezar a componer y dar su propia visión. Yo estoy en esa misma película, la de componer y crear cosas nuevas continuamente, la de mezclarme siempre de una forma natural con músicos de otras culturas. No me gustan las etiquetas y soy un viajero empedernido y un compositor.

OSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: