Lydia Loveless: Plof (+ entrevista)

El cuarteto de Lidia Si Amor en el Kafe Antzokia bilbaíno (foto: Mr. Duck).

El cuarteto de Lidia Sin Amor en el Kafe Antzokia bilbaíno (foto: Mr. Duck).

Lunes 28 de octubre 2013, Bilbao, Kafe Antzokia, 10-13 .

Se cuenta que Lydia Loveless, diminuta rubia cantante yanqui de country rock de 23 años, tiene problemas con el alcohol, pero vaya morón llevaba el lunes en el Kafe Antzokia su guitarrista Todd May. En un momento se quiso quitar el jersey y se quedó atascado con la prenda, como un niño. Lydia por la priva ha cancelado dos giras europeas previas y la montó el pasado finde en Escandinavia, donde se enfrentó al público. Apaciguada llegó a Bilbao y un poco plof se quedó ante la poca gente presente. «Hemos estado esta tarde en la radio pero parece que nadie se ha enterado», se lamentó la rubia con pañuelo en la frente, vestido escotado, corto y ajustado a su cuerpo mollar, un tatuaje oculto sobre el corazón y una venda en la muñeca como una sonda de suero.

Lydia y su esposo Ben Lamb, bajista de su banda, viendo la actuación del telonero, Todd May, su propio guitarrista (foto: Mr. Duck).

Lydia y su esposo Ben Lamb, bajista de su banda, viendo la actuación del telonero, Todd May, su propio guitarrista (foto: Mr. Duck).

Su bolo de unas 18 piezas en 83 minutos fue menos country de lo esperado, pues se arrimó más al Nuevo Rock Americano de los 80 (la épica femineidad de Lone Justice, las atmósferas dramáticas de The Del-Fuegos, incluso ecos del Dream Syndicate) y al rock melódico comercial (Stevie Nicks por doquier). También hubo un poco de aire crepuscular a lo Blood On The Saddle y acercamientos al country sin afirmar, con la banda descoordinada y transmitiendo poco, como encerrada bajo una cúpula transparente, entre el guitarrista beodo de la Telecaster, un baterista que sonó demasiado alto (no vino el padre de ella), su marido el melenudo Ben Lamb al bajo y rompiendo la estética y Lydia con su bonita voz esa noche no destacable.

Lo mejor de la cita fueron los dos bises, con Lydia Sin Amor sola con la guitarra, presentando canciones nuevas algo Juliana Hatfield y colando versiones (el ‘Allison’ de Elvis Costello, el ‘I Don’t Care If Tomorrow Never Comes’ de Hank Williams, otra de Bryan Adams según coligió Pato…), y sugiriendo un adiós al country y una apertura al pop. Y es que, como dijo un espectador, el disco tiene dos años: ‘Indestructible Machine’ (Bloodshot, 2011). A los oídos expertos presentes no les convenció el bolo de Lydia Loveless (la peña se quedó plof también, sí), pero a dos féminas neófitas que cayeron en el Antzoki de casualidad y de abono sí les gustó y comentaron entre ellas que ahí nadie había pagado, que estaba todo el mundo tomando notas y haciendo fotos.

OSCAR CUBILLO

Lydia con Telecaster, gafas de pasta, pañuelo en la frente, minivestido y venda en la muñeca (foto: Mr. Duck).

Lydia con Telecaster, gafas de pasta, pañuelo en la frente, minivestido y venda en la muñeca (foto: Mr. Duck).

 

+++ ENTREVISTA +++

«Me esfuerzo por educarme a mí misma cada día»

La cantante de Ohio utiliza la música para exorcizar al demonio del alcohol

En cuarteto con su marido al bajo llegó la rubia diminuta Lydia Loveless (Coshocton, Ohio, 1990), criada entre una granja y el bar country de su propio padre. Lydia es una compositora vaquera modernista con pasado oscuro alcohólico, voz recia y presencia escénica endurecida. Se anunció que divulgaba su último álbum, ‘Indestructible Machine’ (Bloodshot, 11), con letras explícitas, en plan Hank III cruzado con Lone Justice. O, como bien sentenció el Washington Post, cual híbrido entre Exene Cervenka y Neko Case. A la postre, pareció que esa etapa ya estaba superada a tenor de su bolo roquero. Antes de arribar a Bilbao, Lydia nos atendió desde su habitación en el Grand Hotel de Falkenberg, Suecia, en plena gira europea.

¿Tu padre todavía regenta el bar? ¿Qué tipo de bar y para qué clientela?

En realidad lo cerró cuando yo tenía 10 años. Se organizaban conciertos allí. Estaba en una pequeña ciudad, o sea que iba todo tipo de gente extraña, ¡ja! Paletos (hillbillies) y peña que quería escuchar un poco de blues y bailar, pero también hombres de negocios que sólo querían descansar tras su curro. Aunque no pondría la mano en el fuego, porque yo era muy joven cuando estaba abierto.

Sí, eres muy joven. 23 años. ¿Has estudiado algo?

Nunca he ido a la Universidad. Quise ir a la escuela de arte para aprender danza cuando era más joven. Pero con el tiempo la música me mantuvo muy ocupada. No obstante, me esfuerzo por educarme a mí misma cada día.

¿Eres música profesional ahora mismo?

Sí, esta es mi única ocupación.

¿Cuáles son sus influencias?

Mi tipo favorito de música es algo puro, honesto, rock and roll. También amo de verdad la música pop, tal vez porque tomé clases de baile cuando era niña. Mis principales influencias son Richard Hell, Billy Idol, Fiona Apple, Alice Cooper, Loretta Lynn…

¿Qué significa para ti la música country?

Es pura, sale del corazón, está hecha por personas con una gran comprensión acerca de lo que es tener ambos pies en el suelo, personas que sienten el dolor real y lo utilizan para hacer arte. Es algo que tira de tu corazón.

Tu apellido artístico, Loveless, significa ‘Sin Amor’. ¿Por qué elegiste uno tan oscuro?

Bueno, sinceramente creí que suena bien.

‘Indestructible Machine’ (Bloodshot, 11).

‘Indestructible Machine’ (Bloodshot, 11).

Tu último álbum es ‘Indestructible Machine’ (Máquina indestructible). ¿Qué nos cuentas de sus letras?

Tratan acerca de mis luchas con la bebida y sobre darse cuenta de que no podía seguir con vida si trataba tan mal a mi cuerpo.

Ahora vives en Columbus. ¿Te gustan The Bomb Turks, esa banda punk de la ciudad?

¡Claro que sí!

¿Qué sueles hacer un día normal en Columbus?

Me levanto y procuro hacer ejercicio. Después leo y escribo unas horas, por lo general en un parque cerca de casa. Trabajo en música o en relatos. Y puedo ir de compras de segunda mano con un amigo mío, ya que estamos tratando de abrir una tienda de ropa usada.

¿Y cómo va a será vuestro show en Bilbao?

¡Esperemos que mogollón de divertido! Estoy muy emocionada de llevar a mi banda al completo conmigo, pues en el pasado únicamente he recorrido Europa en solitario.

OSCAR CUBILLO

El guitarrista Todd May encorvado a la derecha (foto: Mr. Duck).

El guitarrista Todd May encorvado a la derecha (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: