Ken Zazpi & Orquesta Sinfónica de Euskadi: Dos moldes

El quinteto KenZazpi probando a solas en la inmensidad del Euskalduna vacío (foto: Ojo De Pez / Facebook KenZazpi).

El quinteto KenZazpi probando a solas en la inmensidad del Euskalduna vacío (foto: Ojo De Pez / Facebook KenZazpi).

Jueves 5 de diciembre, Bilbao, Palacio Euskalduna, 20 h, 16 . BEV OSE+K7 CARTEL

La OSE (Orquesta Sinfónica de Euskadi) organiza la serie de colaboraciones KlasikAt, que la implican (algunos a veces pueden pensar que la involucran) con artistas presuntamente ajenos a su mundo. En temporadas anteriores ya hemos catado en el KlasikAt al prodigioso pianista de latin jazz Michel Camilo y al trikitilari folklorista Kepa Junkera, y esta vez, en la cuarta edición, los escogidos para la colaboración y las actuaciones en cinco teatros (San Sebastián, Pamplona, Bilbao, Vitoria y San Juan de Luz) han sido los guerniqueses KenZazpi, los Coldplay euskaldunes, uno de los grupos en vascuence con más tirón entre la juventud, como se percibía en los palcos del Palacio Euskalduna, que agotó las entradas.

BEV OSE+K7 CdEsta minigira llega precedida por la edición del ambicioso disco ‘KenZazpi & Euskadiko Orkestra Sinfonikoa’ (Elkar), con arreglos orquestales solemnes, apabullantes, románticos y en ocasiones gratuitos, escritos por el director Fernando Velázquez (Getxo, 1976), autor de las bandas sonoras de ‘El Orfanato’, ‘Lo imposible’ o ‘Zipi y Zape’. Esos arreglos se notan más en disco de lo que se notaron en vivo, donde la sinfónica pareció limitarse a acompañar de fondo. Fue un concierto un poco frío, sobre todo condicionado por la grabación de las cámaras de la ETB (la televisión autonómica vasca), que pondrían nerviosos a los cinco músicos pop y que obligaban a que se iluminara en exceso el recinto, no sólo el tablado, lo cual deslucía el momento y a veces exponía en demasía al quinteto, capaz de llenar el amplio escenario pero vulnerable en el colosal conjunto global. El Euskalduna es demasiado grande, queridos lectores.

El concierto de 15 piezas en 98 minutos se compartimentó en tres partes, reservando un intermedio de 20 minutos y cuatro canciones con el grupo pop a solas, que fue cuando más suelto se le notó y cuando más participó el respetable. De las dos partes sinfónicas, la primera evolucionó mucho más naturalmente, con la OSE aportando decenas de matices, evidenciándose en la comparación con los maestros sinfónicos las limitaciones técnicas de los miembros de KenZazpi (en especial las guitarras, tan sencillas; sirva como ejemplo el punteo en la inaugural ‘Hegoak astindu’), y con la voz del líder del quinteto, Eñaut Elorrieta, débil en las primeras partes de las adaptaciones pero integrándose mejor en las gradaciones aparatosas y emotivas (‘Hel nazazu eskutik’, mucho mejor en la segunda mitad).

Afectados (‘Noizbait’), melódicos y flotantes a lo Antony & The Johnsons más roncos (‘Oinutsik’, una de las piezas mejor amalgamadas), KenZazpi alcanzaron el pináculo sinfónico con su canción ‘Gernikan’, un alegato contra la guerra (con correlato con Siria en la introducción de Eñaut) con dramatismo orquestal, el aullido de una sirena y Eñaut doliéndose delante del tablado como una estrella del pop.

El combo pop guerniqués y la orquesta sinfónica vasca sobre el Euskalduna (imagen de móvil: remitida).

El combo pop guerniqués y la orquesta sinfónica vasca sobre el Euskalduna (imagen de móvil: remitida).

Tras tal cima se marcharon los maestros de la clásica y se quedaron los poperos, que se lo montaron muy bien con caña brit pop (intensa ‘Bihar’) y la gradación Coldplay con bonitas luces tras los músicos (‘Olatuz olatu’), y que alcanzaron su cenit con la solemnidad flotante a lo Keane de ‘Hemen gaude’. Con la orquesta de nuevo apoyándoles, la tercera parte no repitió las cimas previas. A pesar de la riqueza armónica a lo John Williams (‘Itsasoa gara’), la OSE quedó más en segundo plano en piezas como ‘Ilargia’ o en el la segunda del bis, ‘Zapalduen olerkia’, cuyas pinceladas sinfónicas podrían ser emuladas con teclados.

Como conclusión se podría asegurar que en esta colaboración la OSE y K7 han evolucionado en caminos paralelos, que en este capricho ambicioso los dos moldes a los que se refirió en una presentación Eñaut no han acabado de encajar, y que en vivo el trabajo de la orquesta quedó mucho más difuminado que en el disco.

OSCAR CUBILLO

Saludos del grupo pop (foto: Ojo De Pez / Facebook KenZazpi).

Saludos del grupo pop (foto: Ojo De Pez / Facebook KenZazpi).

Comments
4 Responses to “Ken Zazpi & Orquesta Sinfónica de Euskadi: Dos moldes”
  1. VIctor dice:

    Un articulo un tanto insipido y muy parcial, sobre todo choca con la opinión de todos los que disfrutamos de aquel concierto.
    En vez de valorar el trabajo y esfuerzo que tenido que ser conseguir empastar todo eso, se pierde el tiempo en comparativas y detalles incoherentes que tienen desprestigiar este proyecto sin ninguna duda.

    Es algo nuevo y novedoso ( Hasta ahora nadie lo ha hecho y si alguien lo intenta hacer ya tendra el camino abiereto) que un grupo pop haga lo que ha hecho con la OSE ( sin ninguna duda repleta de músicos profesionales que han tenido que sacarse una plaza en la orquesta a base de meter y meter horas y empoyarse partituras). Sin embargo los de kenzazpi dan la talla sobradamente y con mucho gusto tanto tocando, como sonando. El que anda o ha andado en el mundillo de la música lo sabe muy bien y sinceramente creo que pocos lo pueden conseguir. Me extraña que una persona que va de ” experto crítico musical” no sea capaz de ver todo eso, pero bueno…algunos….no pasarán de ser eso…(….).Pero este articulo no habla del empaste que ha conseguido kenzazpi a base de miles de detalles y matices que han hecho que todo parezca una

    máquina sincronizada y empastada sin desajustes ni elementos que a nadie le puedan parecer estar fuera de lugar!!!

    Sinceramente creo que esto es mucho mejor que ir a ver una competición de “a ver quien es más virtuoso” y hacer un concierto ortero que sólo puede gustar a gente estancada en los años 80 .

    • Víctor, gracias a pesar de todo por tu comentario. Me sorprende lo que sugieres de ‘parcialidad’ (ya me dirás por qué) y te apunto dos cosas: primera, sólo alguien atascado en los 80 puede escribir ‘ortero’ sin hache y en masculino; y, segunda, reléete el texto, porque afirmo que KenZazpi estuvieron bien en solitario pero que la conexión con la sinfónica no existió más que en algunos pasajes de la primera parte de esa actuación, la número 282 que presencio en lo que va de 2013.

  2. Nagore dice:

    Opino que fue un concierto alucinante!!!!
    Creo que en general ( por lo que a mi me pareció) el público era mas cercano a los 30 años ( al menos en mi zona) que a la adolescencia, quizás arrastrados por lo que supone la OSE, pero está claro que se sabían las letras de las canciones.

    El articulo creo que tiene comparaciones que están fuera de contexto. No ha tenido que ser fácil empastar todos los instrumentos y seguro que eso tampoco habrá favorecido a los músicos que se habrán encontrado con limitaciones arreglísticas que les habrá llevado a hacer un papel de más gregario. Creo que lo que cuenta es la canción, si al final queda bien o mal. Me ha flipado el resultado.
    A mi me parece que el articulo estaría bien si se hubiese dicho y planteado todo desde un punto de vista más positivo y edificante, para que si alguna otra vez alguien se atreve con algo parecido o quien sabe, si kenzazpi y la ose vuelven a juntarse para otro proyecto, lo puedan tener en cuenta.

    • Nagore, cuando Eñaut bajó y paseó por el patio de butacas, a los palcos (al menos los de la derecha, los que miré yo desde abajo) se asomaron decenas de adolescentes (chicas) y hasta varios niños (chicos). Mi reseña ha sido todo lo positiva que he podido: escribo que la primera parte vaya, estuvo bien por momentos, la segunda muy bien, y que la tercera fue plana con la orquesta desaprovechada. Yo esperaba más de ese concierto. Me decepcionó. Y quizá hasta el grupo estuviera nervioso por el hecho de grabarse para la ETB, lo que siempre suele suceder. Aparte, no creo que ninguna comparación usada este fuera de contexto. Las repaso y veo la de Antony, que canta en la misma onda delicada pero en voz más ronca, menos aguda, por parte de Eñaut en la canción del parangón. Salud & gracias por opinar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: