Belén Maya: «Qué bonito, ¿verdad?»

La hija de los bailaores Carmen Mora y Mario Maya plantea conexiones orientales con su primer vestido (foto: Mr. Duck).

La hija de los bailaores Carmen Mora y Mario Maya plantea conexiones orientales con su primer vestido (foto: Mr. Duck).

Jueves 19 de diciembre, Bilbao, Auditorio del Museo Guggenheim, 20 h, 15 .

En un Auditorio del Museo Guggenheim Bilbao que agotó las entradas (mayoría femenina en las butacas, como es habitual en la danza), la bailaora renovadora Belén Maya (Nueva York, 1966) mostró su programa antológico ‘Recital flamenco’, donde selecciona varios de sus números exitosos. En mucha mejor forma física que cuando en el Teatro Barakaldo presentó su espectáculo ‘Tr3s’, Belén Maya reveló expresión corporal vanguardista, ideó posturas inéditas por heterodoxas, halló filones transversales, planteó perfiles de todo tipo, bailó a lo ancho, manejó con soltura la bata de cola y con elegancia el mantón, regaló desplantes sucesivos que no dejaban de sorprender al respetable y dejó el listón por todo lo alto.

Primer vestido, aparición faraónica de la nacida en Nueva York durante una gira de sus padres (foto: Mr. Duck).

Primer vestido, aparición faraónica de la nacida en Nueva York durante una gira de sus padres (foto: Mr. Duck).

Dominio de la bata de cola y del manto con el primer vestido (foto: Mr. Duck).

Dominio de la bata de cola y del manto con el primer vestido (foto: Mr. Duck).

Fue un encuentro de 82 minutos (dos de aplausos finales) para 8 piezas, con un ritmo general irregular debido a los mutis de la lideresa necesarios para cambiarse de ropa (cinco modelos usó) y aprovechar para recuperar el resuello, momentos en los que los subalternos hicieron tiempo: el tocaor Rafael Rodríguez en un instrumental hipermoderno y luego escoltando al cantaor José Anillo en una malagueña a dúo muy entregada, un Anillo que arrancó mate, a la mitad rompió con duende y al final dosificó debido al catarro que arrastraba.

Segundo vestido, cómodo para la flexibilidad innata de esta nacida en 1966 (foto: Mr. Duck).

Segundo vestido, cómodo para la flexibilidad innata de esta nacida en 1966 (foto: Mr. Duck).

El organizador, José Luis Palazón, de la Asociación Bilbao Flamenco, presentó la cita definiendo a Maya como «bailaora de artistas a la que el flamenco le viene de casta» (es hija de los bailaores Carmen Mora y Mario Maya; aquí un YouTube de su madre), y en esa sesión la protagonista refrendó sus palabras. Tras una apertura sincrónica como siamesas de las dos bailaoras y palmeras (Laura González y Vanesa Montero), ella, Maya, apareció señorial, faraónica con bata de cola y manto, evolucionando y hasta orientalizando el baile de chinitas, rompiéndolo con zapateados y sonriendo feliz. Vaya ovación. Con su segundo vestido, ligerísimo y doméstico, ajustado, más cómodo y quizá chulapón, entre desplantes repentinos y perfiles que ni en la mayor angustia existencial de ‘Blade Runner’ Belén hasta se atrevió con molinetes de brazos en plan los Who, como suena.

Tercer vestido, verde aceituna de diseño nipón (foto: Mr. Duck).

Tercer vestido, verde aceituna de diseño nipón (foto: Mr. Duck).

En tercer vestido, verde aceituna de lunares, muy moderno y un tanto nipón, Maya bailó arrebatada las bulerías de Utrera entonadas por un Anillo jondo que en ese punto se destapó. Anillo prosiguió templado en las mentadas malagueñas para hacer tiempo y ella se reintegró con su cuarto vestido, de negro lorquiano con lunares blancos, un atavío severo con el que por soleá apolá domó la bata de cola mientras la guitarra ponía música de cámara para sus movimientos de ballet entre clásico y moderno, con ella respirando a pleno pulmón y adornándose con la cola cual pavo real.

Cuarto vestido, negro lorquiano con lunares blancos flamencos (foto: Mr. Duck).

Cuarto vestido, negro lorquiano con lunares blancos flamencos (foto: Mr. Duck).

Cuarto vestido, el plantel completo con la cara de pasmo del cantaor Anillo (foto: Mr. Duck).

Cuarto vestido, el plantel completo con la cara de pasmo del cantaor Anillo (foto: Mr. Duck).

Con el quinto modelito, de pantalón masculino, por seguiriyas se sentó en una silla como el torero Morante en un número con palmas percusivas, entre sobrio, tradicional y moderno. Y, al acabarse la cosa tras los dos minutos de ovación y saludos (no se alargaron más los aplausos porque la lideresa enfiló la salida), comentó alguien de la fila de atrás: «Qué bonito, ¿verdad?».

OSCAR CUBILLO

Saludos felices tras triunfar, epatar en el Guggenheim (foto: Mr. Duck).

Saludos felices tras triunfar, epatar en el Guggenheim, del cantaor José Anillo, la jefa Belen Maya con su quinto y último modelo, las bailaoras y palmeras Laura González y Vanesa Montero, más el tocaor Rafael Rodríguez (foto: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: