Kathorno: Surrealismo y expectación (+ entrevista)

Fran Rubio (piano, teclados, voz y textos), Santi Ibarretxe (saxo, flauta, piano, voz y baile), Ander García (contrabajo) y Borja Barrueta (batería) cerrando el año del Bilbaína Jazz Club (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Fran Rubio (piano, teclados, voz y textos), Santi Ibarretxe (saxo, flauta, piano, voz y baile), Ander García (contrabajo) y Borja Barrueta (batería) cerrando el año del Bilbaína Jazz Club (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Jueves 26 de diciembre, Bilbao, Sala BBK, 20 h, 15 €.

El Bilbaína Jazz Club cerró el año 2013 con un cartel que ofrecía un par de bolos y su tradicional jam session navideña. Lo encajó todo en el programa ‘Mes a mes’ albergado por la BBK y como reclamo destacado figuraba la actuación en cuarteto de Kathorno, o sea el dúo surrealista, humorista y escapista constituido por el saxofonista bilbaíno Santi Ibarreche (ex Primital) y el teclista Fran Rubio. También conocidos como Dúo A El Niño, oficiaron escudados y ampliados por una base rítmica que salió ataviada de payasa y que conformaban Ander García al contrabajo y Borja Barrueta a la batería.

Pose promocional del dúo surreal.

Pose promocional del dúo surreal.

Su show de unos 8 temas en 77 minutos tuvo muchos lapsos cogidos por los pelos, humor improvisado a lo Faemino y Cansado, algún alarde demostrativo de que el dúo sabe tocar y bastante expectación del respetable ante lo que pudiera deparar el encuentro. Apenas hubo happening (la invitación a cantar a la gente que llenaba la Sala BBK convertida en club con mesitas y velas), el baile prometido en un 15 % más bien se sugirió por parte de Ibarreche a modo de expresión corporal, la interpretación general fue grotesca y desvergonzadamente infantil, la música fue progresiva por improvisada y alargada, con mucho de cabaret y algunas andanadas jazz entre el free y lo convencional (cuando Santi cogía el saxo, aunque parecía más suelto con la flauta), y el canto fue también surreal, a base de scat sobre todo, con derrumbamientos en el bel canto, pues Santi canta bien.

Antes de la segunda pieza expuso Ibarreche: «Tenemos un repertorio arriesgado. La pregunta es, ¿cuándo se considera un error? No está muy definido y en eso nos amparamos». La sustancia se diluía entre la cháchara teatral, Santi hacía de mimo y Rubio jugaba con ritmos programados, en un momento se intercambiaron todos los instrumentos (Santi al piano, de frontman Fran, la base rítmica al revés), y cursaba la cosa sin argumento, sin planteamiento, nudo y desenlace, pues lo prometido del Planeta Higo no se dejó traslucir y si se expuso no se entendió.

Y antes de la penúltima soltó Ibarreche: «¿En qué se basa todo esto? En todas las notas feas que los músicos desechan». Y de seguido obvió lo que suponíamos: «Yo no sé cuándo empieza ni acaba esto». Y durante un par de temas más se alargaron el teatro del absurdo y la compostura orate y quizá el mejor tema fuera el último, con trozos de rock, del ‘Bésame mucho’, de algún standard jazz…

ÓSCAR CUBILLO

Momento chistoso improvisado del dúo Kathorno (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

Momento chistoso improvisado del dúo Kathorno (foto: Mikel Martínez de Trespuentes / Sala BBK).

+++ ENTREVISTA +++

«Kathorno es un extraterrestre que proviene del planeta ‘Higo’»

El Bilbaína Jazz Club celebró su fin de año animándolo con el libertinaje artístico del saxofonista bibaíno Santi Ibarretxe, ex Primital, que arribó en cuarteto. Antes de llegar, se presentaba: «Kathorno es la versión ampliada con bajo y batería del ‘Dúo a el niño’. Te diría que es una especie de performance en la que tiene cabida cualquier tipo de expresión artística, humana o alienígena, que nace del vacío. Es un espectáculo vuelto hacia sí mismo donde el espectador se reencuentra con su rostro original ¿De dónde sale el nombre? Kathorno es un extraterrestre que proviene del planeta ‘Higo’».

Prevenidos le preguntábamos si el público debía temer ir al bolo, pero nos tranquilizaba: «¡Miedo nunca! Al final todo acaba resultando inquietantemente familiar». Como en la promoción oficial se anunciaba que habría baile, le preguntábamos qué tanto por ciento ocupa la danza en su propuesta y exponía: «Al no haber nada establecido es difícil de responder a esta pregunta. Siempre hay baile desde luego. ¿Un 15 %? Ya se verá en el mismo día».

Colidera Kathorno el teclista y también vocalista Fran Rubio, y dilucidaba Santi: «En esta propuesta de realidad no hay liderazgo alguno. Nos volcamos a una experiencia nueva y renovadora como dos ‘irracionales’, por así decirlo. Fran aporta su universo particular: un ideario filosófico lleno de personajes ignotos y alucinantes. ¡Musicalmente es un grande! Somos pareja artística».

En esta faceta Santi muestra un rol diferente a cuando escuda a Ana Belén, por ejemplo: «¡Y tanto! Son dos contextos bien diferentes, aunque a fin de cuentas sigo siendo yo en los dos. Mi participación con Ana Belén es muy satisfactoria, aparte de por el buen trato, por acompañar a una gran cantante y a una artista enormísima».

OSCAR CUBILLO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: