Santiago Delgado & The Runaway Lovers: El bolo navideño

Santi a la guitarra acústica y voz, Oscar Dead Bronco y ex Dinamita Pa Los Pollos al contrabajo, Igor al cajón con escobillas y Juanjo a los coros, todos sin amplis, ni enchufes, ni gaitas (foto: Íñigo Romera).

Santi a la guitarra acústica y voz, Oscar Dead Bronco y ex Dinamita Pa Los Pollos al contrabajo, Igor al cajón con escobillas
y Juanjo a los coros, todos sin amplis, ni enchufes, ni gaitas (foto: Íñigo Romera).

Sábado 28 de diciembre, Bilbao, Pub Residence, 13 h, entrada libre.

Los cuatro rockers bilbaínos desenchufados y uniformados de Santiago Delgado & The Runaway Lovers atestaron el sábado el (pequeño) pub Residence en su tradicional bolo navideño con mucha crialada en primera fila. «¡La cantera del rock and roll!. Esto parece Lezama», exclamó Santi, que ofició cual Jonathan Richman duduá a lo largo de 65 minutos y 21 títulos naif y a veces cáusticos montados sobre ritmos variados: charlestón, swing, surf, pop yeyé, psychobilly… Todo un listado suministrado entre sonrisas de la peña mixta y familiar trufada de rockers bebiendo martinis en copa cónica que llenó el pub. Y se oyó bien, aunque fue totalmente a pelo, como avisaba el cuarteto en su Facebook: «Recordad que el bolo del Residence es totalmente acústico, ni micros, ni mesa de sonido ni nada de nada, realmente acústico, a pelo…».

bev santi delgado hey olentzero portadaSantiago Delgado, el Jonathan Richman bilbaíno, no sé si ha quedado claro, y sus Runaway Lovers cantaron sobre todo en castellano y alternaron villancicos originales y adaptados con otros temas de cosecha propia y más versiones bien escogidas. Repasando las notas, entre los villancicos apuntamos el nuevo y original ‘Hey Olentzero’ (al paro en enero; se puede oír en su Bandcamp; esta pieza compuesta por Santi e inspirada por la crisis gozó de los coros de los espectadores niños, que conocen de memoria al protagonista, al gordo y neopagano Olentzero, quien personifica un villancico popular instaurado en la Transición en Euskadi; se supone que es un carbonero que en Navidad reparte regalos entre los niños y ahora, como da mala espina que sea soltero, le quieren poner esposa, tan friki e inventado como suena), la iconografía católica más ortodoxa de ‘Baltasar’ (en plan Jonathan; es una adaptación de Fat Daddy, un locutor de radio de Pensilvania que hablaba rapidisímo, nos explicaba después Santi) o de ‘El twist de Navidad’ (inspirado en Chubby Checker y donde Santi canta «aquí baila hasta Herodes»), y epifanías más americanas como la inaugural ‘Hey Santa Claus’ (de los Moonglows), la desencantada ‘La dimisión de Santa Claus’ o ‘Hey Mr. Santa Claus’ (quiero un amplificador), ésta una versión de Flat Duo Jets, como indicó Santiago Delgado, quien presentó muchos temas en el bolo.

Primicia exclusiva: la portada de ‘Monovolumen’.

Primicia exclusiva: la portada de ‘Monovolumen’.

También cover fue el ‘Christmas’ del LP genérico de Phil Spector, con su aire de romántica balada hawaiana, y otras versiones ya no navideñas fueron el ‘Déjame bailar’ de Bruno Lomas («vamos a calentar motores», dijo Santi al introducir este rockabilly acústico acelerado que fue de lo mejor de la cita), la coreada en bajito yo jamás te hubiera conocido de no ser por ‘Los Ramones’ de Los Pistones, el swing-duduá ‘Lulubelle’ de Nat King Cole (que saldrá en su cercano nuevo LP, ‘Monovolumen’, a la venta la semana siguiente a publicarse este post), un logrado ‘Que se mueran los feos’ de Los Sirex también con swing, o un customizado y castellanizado ‘Rock And Roll de Led Zeppelin (aquí va el clip).

Y entre los originales, en los que Santi canta directamente sobre sus artistas favoritos, homenajea explícitamente a otros iconos de toda condición y cuela en las letras a sus Runaway Lovers o a él mismo, podríamos citar el psychobilly irónico ‘Flequillón’, el surfero y admirativo ‘Jonathan’ (vuelve al rock and roll), el swing asumido de los Boogie Punkers ‘No me pises los boogies’, el metralleta ‘Tabardillo twist’, el nostálgico, iniciático y yeyé ‘6jerseys6’ (con la peña coreando en alto la parte de y una Kaka De Luxe), el idosincrático ‘Runaway Lover’ inspirado en Dion o el último, el sicalíptico y casi desarrollista ‘Anita’, un piropo en plan José Luis López Vázquez, que sale en la letra, para que quede claro.

ÓSCAR CUBILLO

Observe el lector cómo el Residence estaba lleno y no faltaban los niños (imagen de móvil: Torkel).

Observe el lector cómo el Residence estaba lleno y no faltaban los niños (imagen de móvil: Torkel).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: