Zenet: Monologuista, cabaretero y costumbrista (+ entrevista)

El quinteto jazzístico en el escenario del Kafe Antzokia bilbaíno (foto: Mr. Duck).

El quinteto jazzístico en el escenario del Kafe Antzokia bilbaíno (foto: Mr. Duck).

Sábado 18 de enero, Bilbao, Kafe Antzokia, 22 h, 15-18 €.

Se agotaron las entradas con antelación para ver el sábado al crooner andaluz Zenet en un Kafe Antzokia atestado por un público variopinto: cuadrillas de amigas jóvenes, grupitos de pijos y conjuntos de gente sorprendentemente mayor quizá reclamada porque el cantante tiene novia getxotarra. Toni Zenet (Málaga, 1967), con su traje azul con chaleco y sombrero ‘pork pie’, peroró para este su respetable rendido («tengo cuatro páginas de monólogo», advirtió) y estiró sinuoso y pícaro su voz cabaretera en unos 17 temas y casi dos horas (y calculo unos 17 temas porque llegamos en el tercero, tras el flamenco del Campos)

recopilatorio ‘Soñar contigo-Una colección de sus grandes canciones’ (El Volcán, 13).

recopilatorio ‘Soñar contigo-Una colección de sus grandes canciones’ (El Volcán, 13).

Sentado sobre un taburete y colocado tras un atril que mirada con sus ojos escondidos por el ala del sombrero, Zenet ofició desde el centro de un quinteto con colosal trompetista jazz e inspirado guitarrista swing (su mano derecha compositora José Taboada). El muy cabaretero, simpático y dicharachero personaje, en la gira del recopilatorio ‘Soñar contigo-Una colección de sus grandes canciones’ (El Volcán, 13), en cuya portada una pegatina avisa que «incluye la canción ‘Soñar contigo’ del spot Aura Loewe», fue costumbrista (el chotis chulapón ‘Por debajo de Madrid’, cuando informó de que de los cinco músicos ninguno había nacido en la capital), hizo mucha bossa (‘No lo dudes’ con solo trompetista espectacular, ‘Un beso de esos’ que se recuerdan eternamente introducido con halagos a su letrista Javier Laguna, «que hace estas letras maravillosas», la siseante ‘Tranquila’…), mejoró al orate Albert Pla (el bolerista ‘Contigo’, cuando al acabarlo soltó una espectadora de mi izquierda: «qué bonito»), bailó a solas, ofició cual trasunto canalla de Concha Buika y robó los coros del gentío al modo de Juan Perro (por ejemplo en el bis, en el tema del anuncio de Loewe ‘Soñar contigo’; aquí va el clip oficial), hizo alguna ‘incursión’ más (así la llamó él) en el bolero (‘Échame el humo a la cara’, con cita a Sara Montiel y reivindicación del tabaquismo en los clubes), y sus cimas fueron el swing franchute ‘Amaneció sin querer’ (con referencia a las gaupasas, bonita palabra vasca según él) y el bullicio de Nueva Orleáns ‘Fue por casualidad’ (con solo de cat vocal de Zenet, pero sobrante solo de contrabajo).

Por el debe sólo anotaríamos el demasiado largo ‘Dientes de rata’ (largo y con demasiados solos; además, tampoco le gustó a la espectadora de mi izquierda ni a sus amigos), aparte de las características del local, con la gente en pie, y por eso Zenet, quien acostumbra a actuar en clubes con mesas, comentó que eso parecía un concierto de R&R y ellos hacían jazz, y justo antes anunció que el 14 de febrero, San Valentín, actuarían en Madrid con mesas, cubiteras y champán (lo anunció antes de ‘Me gustas’, una colección de piropos con cadencia de swing sinatriano).

ÓSCAR CUBILLO

El malagueño dicharachero en el tablado del Antzoki (foto: Facebook).

El malagueño dicharachero en el tablado del Antzoki (foto: Facebook).

 +++ ENTREVISTA +++

«El público agradece verte vestido de una manera

que tiene que ver con el contenido de tu música»

Antonio Zenet (Málaga, 1967) es capaz de pinchar la epidermis con el crápula sonido zíngaro y de desbordar su pena en boleros latinos, gusta de estirar sinuoso su voz en bossas y boleros, y domina campechano al público que le mira atento y le escucha los chistes y los amores. Ha estudiado Arte Dramático, pero sostiene que no por ello resulta tan camaleónico, y muchos cronistas le definen de ‘crooner andaluz’, no sólo por el sombrero sinatriano, sino también por su onda cabaretera. Antes del show antes reseñado, inserto en la gira del recopilatorio ‘Soñar contigo-Una colección de sus grandes canciones’ (El Volcán, 13), en cuya portada una pegatina avisa que «incluye la canción ‘Soñar contigo’ del spot Aura Loewe», mantuvimos esta conversación telefónica con Zenet. Grabando…

Eres de Málaga. ¿Te mudaste a Madrid porque ahí está la escena?

Hombre, ya sabes, como a muchos que estudiábamos en aquella época Arte Dramático y tal, Me parecía que en Madrid se concentraba un poco todo lo que se hacía. En esa época no había mucha gente que fuera a Sevilla, y sí, lo hice por tener el trabajo más cerca, claro.

Gastas sombrero pork pie, como Sinatra, ¿por qué?

Sí, forma parte de mi onda. Tengo la referencia de mi abuelo, ese hombre chapado a la antigua que siempre llevaba su sombrero a todos los lados. Me parecía muy elegante su pinta. Cuando yo era muy jovencito lo llevaba más en la onda del hip hop, pero con el tiempo se fue haciendo uno un poquito más mayor y fui eligiendo un modelo más acorde a mi edad. Pero vamos, la razón es simplemente esa, que me parecía muy elegante, la verdad. Luego me di cuenta de que la moda es muy cíclica y de pronto se venden ahora también muchísimos sombreros para gente muy joven.

¿Tu abuelo llevaba pork pie?

No. Uno más antiguo, la típica machota o un sombrero de pana, por ejemplo.

¿No crees que en España los músicos a menudo no cuidad la elegancia estética, por ejemplo en el jazz?

Estoy de acuerdo, sí. Por ejemplo, aquí los 80 dejaron una huella de ser como más libres a la hora de elegir tu ropa y tal. La gente se interpretaba más a sí misma a la hora de elegirla. Los anglosajones por ejemplo mantienen una vestimenta acorde con lo que hacen. El público lo agradece mucho cuando te ve vestido de una manera determinada que tiene que ver con el contenido de tu música. Yo he visto gente joven que viene a mis conciertos con sombreros que alzan cuando hago una canción determinada. Por ejemplo una pandilla entera con sombrero, cosa que es muy interesante.

Eres actor con estudios en interpretación. ¿Hay mucho de interpretación gestual, teatral, en tu forma de cantar?

No creo que haya una relación directa. Hay cantantes que tienen una forma especial de expresarse, y también hay actores muy tímidos. Lo que me pasa a mí es que me lo paso muy bien sobre el escenario y se expresa eso, mi forma de estar ahí arriba. Soy muy natural porque el escenario me parece como el salón de mi casa y eso me da la confianza para expresarme de una manera muy sincera, pero no sé si tiene que ver con ser actor. Conozco a muchos cantantes que sin ser actores tienen una forma de expresarse muy peculiar, ¿sabes?

¿Qué inspira tus letras? ¿Tu vida bohemia, -si la tienes-?

En realidad somos un trío de composición: José Taboada (su guitarrista) con la armonía, yo más en las melodías, y en la letra está el señor Javier Laguna. Componemos a trío. Nos llega la letra de Laguna y le intentamos hacer un traje. Tenemos cierto oficio en eso. Con ciertas letras, en cuarteta o septeto, por ejemplo, ya sabes que la melodía es más corta o más larga. A partir de ahí perseguimos un sonido, poco a poco buscamos ese sonido, el traje que le llamo yo. Es un proceso a tres bandas. Hay letras que tienen cierta ironía, y buscamos una género así, y otras digamos que son un poco más tristes y buscamos un género que aporte esa armonía de tristeza. Buscamos que el traje no quede sólo bien de mangas o de hombros, sino también de color. No es lo mismo un traje negro que uno azul brillante.

En esas músicas caben muchos ritmos latinos clásicos.

Sí, sí, por supuesto. Tiramos de todo nuestro bagaje personal y nos parecemos a la cocina moderna, pues nunca llegamos a hacer un tango, pero sí podemos aportar un aire, una espuma de tango. Nunca llegamos a una copla según sus cánones estrictos, pero sí aportamos esa especie de evocación de la copla. Lo logramos porque nos basamos siempre en el lenguaje del jazz, que es muy flexible, muy elástico, y que nos permite meter alguna nota de algún género que nosotros admiramos para poder logar esa evocación.

Bailando suavito y chulito en el centro del quinteto cabaretero (foto: Mr. Duck).

Bailando suavito y chulito en el centro del quinteto cabaretero (foto: Mr. Duck).

¿Actúas más en teatros o en clubes?

Hay mucho teatro, aunque también hacemos clubes. En España sobre todo hacemos teatros y evidentemente los clubes me gustan mucho porque contienen ese sabor antiguo a sitios de jazz. Concretamente en Madrid tenemos el Café Central, con un aire parecido al Antzoki de Bilbao, y cada año solemos estar una semana completa. Tiene un punto romántico porque fue el primero que nos dio confianza cuando empezamos con este proyecto y me apetece muchísimo. Ahora a los clubes les falta ese sabor del humo del tabaco y esa cosa del bourbon, típico de los clubes de jazz antiguos, pero no obstante se mantiene la cercanía del público y los bolos son diferentes.

¿Habéis actuado fuera de España?

Sí, sí. Este año pasado hemos hecho Venezuela y México. En México la presentación del trabajo ha sido fantástica. Fuimos en una especia de feria internacional de la música llamada Sounds From Spain, Sonidos de España, y ha sido muy interesante porque hemos presentado el trabajo en el DF y me ha sorprendido mucho porque la gente se sabe los temas. El público mexicano es muy calentito y hay unos fans fantásticos. A ver si para primavera damos algunos bolos más.

¿Cómo será el concierto de Bilbao?

A cada lugar llevo formaciones diferentes y creo que ahí vamos en quinteto. Pretendemos una retrospectiva de los discos anteriores, sobre todo los temas del último. Habrá sorpresas. En los clubes me gusta hacer conciertos muy abiertos para los músicos, en el sentido de que hay mucho solo de jazz, teniendo en cuenta que llevamos a la trompeta al maestro Manuel Machado. Una canción que en disco puede durar tres minutos la hacemos más larga, más flexible. Es algo muy cercano y la gente se divierte mucho con nosotros.

El último disco, ‘Soñar contigo-Una colección de sus grandes canciones’, es un recopilatorio. ¿Por qué?

Bueno, nosotros nos metemos a grabar disco nuevo en primavera. Vamos prácticamente a disco por año. Lo que pasó con el recopilatorio es que, yendo a México, llevar tres discos como tarjeta de presentación nos parecía demasiado. Se diluían. Pretendimos compilar simplemente una serie de canciones en un solo disco para la gente de ahí, porque es la primera vez que nos editan en el extranjero, a través del sello Casette. Buscábamos una tarjeta de presentación con 15 canciones para que la gente pudiera tener muy a mano un poquito de cada uno de los discos anteriores. Era una cuestión práctica más que nada.

ÓSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: