Red Fang + The Shrine + Lord Dying: Murallas de metal (+ entrevista)

El bajista y vocalista Aaron Beam, líder de Red Fang, un tótem para sus fans (foto: Mr. Duck).

El bajista y vocalista Aaron Beam, líder de Red Fang, un tótem para sus fans (foto: Mr. Duck).

Miércoles 22 de enero, Bilbao, Kafe Antzokia, 21 h, 18-22 €.

Tridente metálico yanqui el miércoles en el Kafe Antzokia, con 400 fans sobre todo masculinos: los veinteañeros delante y los treintañeros más atrás. Se crearon pogos violentos durante el set insistente de los cabezas de cartel, los hoy de moda Red Fang, y al final la peña salía contenta del local asiendo sobre todo elepés que se había comprado en los puestos de merchandising.

Lord Dying, de Portland, Oregón, con su mastodóntico líder a la diestra (foto: Mr. Duck).

Lord Dying, de Portland, Oregón, con su mastodóntico líder a la diestra (foto: Mr. Duck).

Abrieron la velada Lord Dying (21.00 h), de Portland, Oregón, divulgando su debut ‘Summon The Faithless’ (Relapse, 13; este es su Bandcamp), comparado con High On Fire aunque a mí me recuerda más a Mastodon. En cuarteto (tres melenudos, entre ellos una mórbida mole humana a la voz y guitarra), durante 35 minutos y unas seis piezas, Lord Dying reptaron amenazadores y mastodónticos, pegaron un par de topetazos de aliento thrash, otro par de veces cambiaron el ritmo en plan progresivo, en general atronaron escarpados y demoledores, y el craso líder informó dos veces de que traían CDs para vender. Buen teloneo.

En segundo lugar oficiaron fugazmente The Shrine. En sólo 25 minutos y seis piezas, el trío multiculti y fuzztónico de Los Ángeles, California, descrito como de skate rock violento y parangonado con Black Flag, sonó más bien a power-trio clasicista y roquista. Estrenaba su debut, ‘Primitive Blast’ (Tee Pee Records, 12; este es su Bandcamp), que suena más punk que lo mostrado en vivo. Los tres melenudos a la par que barbudos ejecutaron mucho rock and roll acelerado (‘Worship’), crearon vórtices de high energy (‘Whistling’s Of Death’, con punteos de la Gibson en plan The Muggs de un líder al que la melena le tapó la cara todo el bolillo), se marcaron un blues espartano y humeante (durante la prueba a The Shrine se les notó el filo blusero, sí), les atrapó el clasicismo de los Nashville Pussy con una guitarra en vez de con dos (‘Blast Off’, aquí ya olía mucho a droga en el local), y su mejor tema fue el último, ‘Nothing Forever’, un rock espeso tipo Ted Nugent y con coda también blues. Antes de largarse, el líder espetó que tenían camisetas para vender y que no querían volverse con ellas en el avión. La velada mejoró con ellos.

The Shrine, power-trio skater angelino, con barbas y melenas los tres (foto: Mr. Duck).

The Shrine, power-trio skater angelino, con barbas y melenas los tres (foto: Mr. Duck).

La terna la arrastraron hasta la cima los indiscutibles cabezas de cartel, el cuarteto de Portland, Oregon, Red Fang (Colmillo Rojo), tres miembros con barba y dos con melena. Estrenaban su tercer disco, ‘Whales And Leeches / Ballenas y sanguijuelas’ (Relapse, 13; este es su Bandcamp), un opus menos interesante que su concierto, en el que, a pesar de sus mimbres básicas y manidas, a base de insistir en los riffs crearon atmósferas de las que fue imposible escapar. De menos a más y a la postre asaz absorbente resultó el show de Red Fang, de 66 minutos para unos 17 temas, muchos de los cuales también crecieron dentro de sí mismos, empezando sin más y evolucionando movedores y noqueadores.

El setlist de Red Fang en Bilbao (foto: Mr. Duck).

El setlist de Red Fang en Bilbao (foto: Mr. Duck).

Arrancaron titubeantes, con rock hiperclásico poco prometedor (‘Hank Is Death’; es mucho mejor el video, como ocurre tantas veces en Colmillo Rojo), se asomaron a la oscuridad del grunge (‘Voices Of The Dead’) y a lo tonto iban generando pogos (‘Doen’, bastante Mastodon también). De seguido, a la cuarta el guitarrista cantó en plan ZZ Top más duros y pesados (‘Throw Up’), y es que menudo Red Fang se hunden en el ritmanblús espeso y palúdico, al modo de unos V Horse Johnson metalizados. Los riffs prosiguieron troquelándose como los de Tool pero con gozosa efectividad, los de Oregón rasgaron el sludge y lo cruzaron con los mentados V Horse Johnson, luego resonaron a Metallica, y el pogo se disparaba (‘Blood Like Cream’; por aquí Pato dijo que en el Antzoki olía a katxi, como en las fiestas, pues el grupo había exigido que se sirviera la bebida en vaso de plástico y el suelo estaba sucísimo, con charcos y lleno de cachos de plástico).

Más machacantes que demoledores, Red Fang también cursaron marciales como Rammstein mirando a Black Sabbath, consecutivamente saltaron del hardcore al boogie pesado, y se despidieron con un R&R que cruzó a Motorhead con Hound Dog Taylor (‘Sharks’, tiburones; aquí va un directo en el Hellfest 2011). Pensé que los Red Fang habían oficiado como unos Clutch no tan precisos (por ejemplo el batería no llegaba al nivel del baqueteador de los de Germantown, Maryland), y entonces reaparecieron para un bis doble, con un espectador haciendo surf sobre nuestras cabezas en el primer tema y eln segundo tribal en plan los Pearl Jam más desatados (‘Prehistoric Dog’). Muy buen bolo, por insistir en le pegada del gran rock, y explosivo aunque Red Fang no hayan inventedo la pólvora.

ÓSCAR CUBILLO

Red Fang (Colmillo Rojo), bajo los focos infernales del Antzoki (foto: Mr. Duck).

Red Fang (Colmillo Rojo), bajo los focos infernales del Antzoki (foto: Mr. Duck).

+++ ENTREVISTA +++

«En las giras es donde se gana dinero»

*

Superventas en su género, los atronadores roqueros de Oregón divulgaron presentan su último opus, titulado ‘Ballenas y sanguijuelas’

*

Cuarteto de rock duro retromoderno salido de Portland, Oregon, y nutrido con grunge, stoner, sludge, psicodelia, etc., Red Fang (Colmillo Rojo) nos visitó con su tercer disco, ‘Whales And Leeches’ (Relapse, 13), que aspira a repetir status superventas en el underground. Antes de la liturgia en Bilbao, el bajista y vocalista Aaron Beam nos contaba las cuitas de un roquero profesional en carretera. Nos atendía «en mi habitación del Hotel Novotel de Times Square, en Nueva York. Mañana grabamos en televisión el ‘Late Show’ de David Letterman» (aquí va su intervención, su canción ‘Blood Like Cream’).

¿Dónde vivís? ¿En casas, apartamentos o en coches? ¿En el campo o la ciudad?

¡Ja! Todos vivimos en casas en la ciudad de Portland.

¿Y dónde ensayáis?

Tenemos un local en unos estudios para ensayos en Portland.

¿Dónde vais de fiesta los sábados noche?

Bueno, mi esposa hace un trabajo increíble criando a nuestro hijo ella sola cuando salgo de gira, así que cuando estoy en casa me quedo con el niño y la dejó a ella salir de fiesta. Eso lo más parecido a la feria para mí.

¿Vuestras influencias?

Al bajo las mías son David Wm Sims (Rapeman, Jesus Lizard), Vern Rumsey (Unwound) y Rob Wright (Nomeansno, Hanson Brothers). Pero me encantan todo tipo de músicos. Algunas de las bandas que influyen de verdad en mi forma de componer son Metallica, Soundgarden, Slayer, The Jesus Lizard, Slint, Nomeansno, Hot Snakes, Querubines, Unwound, Federation X… Hum… esta la lista podría estirarla durante mucho, mucho rato.

¿Puedes describir el estilo de Red Fang? ¿Es heavy metal, stoner rock, sludge, psicodélico, simplemente rock…?

¡No puedo describirlo! Especialmente porque parece que cambia de una canción a otra.

¿Sois profesionales del rock o tenéis otros empleos?

No tenemos otros empleos, pero no me atrevo a considerarme un ‘profesional’.

Red Fang habéis salido de gira dos años seguidos. ¿Qué hacéis en la furgoneta?

En Europa contamos con el lujo de un vehículo con literas, así que paso la mayor parte del tiempo durmiendo o poniéndome al día con las películas y las series que nunca llego a ver cuando estoy en casa. Leo un poco, pero no puedo llevar una tonelada de libros conmigo y no me gustan los electrónicos. Por lo general sólo leo uno o dos libros por gira. Mi principal objetivo durante estos días se basa en la salud mental y física. Antes no cuidaba bien mi cuerpo y eso estaba afectando a mi estado de ánimo. Ahora que me siento más saludable físicamente he notado una mejora drástica en mi estado mental.

Al líder Aaron Beam no le gustan libros electrónicos, así que lee un par en papel por gira (foto: Mr. Duck).

Al líder Aaron Beam no le gustan libros electrónicos, así que lee un par en papel por gira (foto: Mr. Duck).

¿Y qué haces un día normal en casa, en Portland?

Son bastante aburridos, la verdad. Me despierto demasiado temprano, hago ejercicio, hago un batido, preparo a mi hijo para la escuela, pierdo el tiempo con la guitarra acústica durante varias horas o tal vez me ponga al día con los correos electrónicos, ensayo por la tarde, recojo a mi hijo de la escuela, hago la cena, luego no hago nada durante un rato, meto al niño a la cama, y entonces por lo general me colapso.

¿De qué van las letras del disco, ‘Ballenas y sanguijuelas’?

No puedo hablar respecto a las de Bryan, pero las mías me salieron en general muy apocalípticas. Yo estaba en el que ojalá haya sido mi punto más bajo de decrepitud física, por lo cual mi estado mental era bastante malo. A esta dupla se le sumaba al estrés de tener que ser creativos ante la demanda y deber rascar tiempo libre para grabar este nuevo disco entre gira y gira, que es donde se gana dinero. Acabé de los malditos nervios y eso se reveló a través de la oscuridad de la música y de las letras.

Ganáis dinero en las giras. ¿Entonces por qué editáis discos que se pueden oír gratis en Bandcamp?

Bueno, la gente siempre va a encontrar la manera de escuchar música gratis, así que por qué no ofrecérsela de ese modo, ¿correcto?

Anima a los lectores a comprar vuestro disco en el concierto.

Yo nunca afirmaría que la gente debe comprar nuestra música después del show. Pero me gustaría decir que, si te gusta nuestra música y quieres que sigamos haciéndola, el mejor camino es comprárnosla directamente. Obtenemos un porcentaje mayor de los beneficios si nos lo pillas directamente a nosotros. Y también es divertido adquirir un disco en el show y quizá podamos charlar un minuto.

El amigo Unai Endemaño consiguió una baqueta lanzada por el baterista y encima charló un poco con Aaron.

El amigo Unai Endemaño consiguió una baqueta lanzada por el baterista y encima charló un poco con Aaron (Facebook).

¿Cómo serán los conciertos en la gira española, Bilbao-Madrid-Barcelona?

Si el que dimos en Donostia sirve de orientación, creo que podrían ser una locura. Ahí tocamos en un pequeño club y fue la primera vez que recuerdo haber visto toda la primera fila compuesta por mujeres. ¡Y permanecieron durante todo el repertorio!

¿Cómo serán los conciertos en la gira española, Bilbao-Madrid-Barcelona?

Si el que dimos en Donostia sirve de orientación, creo que podrían ser una locura. Ahí tocamos en un pequeño club y fue la primera vez que recuerdo haber visto toda la primera fila compuesta por mujeres. ¡Y permanecieron durante todo el repertorio! Lo más destacado fue cuando alguien agarró a David (Sullivan, guitarra) en medio de una canción y lo paseó entre la peña llevándolo a en la espalda. ¡Y fue capaz de seguir tocando! Cuando lo dejó caer de nuevo en el escenario, ¡tenía una lata de cerveza en la cabeza a modo de casco! Fue increíble.

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: