Tamara: Alardes sin tino

La diva ondeándose en 'El gato que está triste y azul' (foto: La Reina).

Con el primer vestido, el champán, ondeando ‘El gato que está triste y azul’ de Roberto Carlos
(imagen de móvil: La Reina).

Jueves 6 de febrero 2014, Bilbao, Teatro Campos, 20 h, 18-30 €

'Incondicional' (2013)

‘Incondicional’ (2013)

Ante casi 400 personas, según contabilizó ella, la bolerista Tamara (Tamara Macarena Valcárcel Serrano, Sevilla, 1984), nieta de Rafael Farina y madre de tres hijos, presentó en el Campos su undécimo disco, ‘Incondicional’, nutrido con canciones de Juan Carlos Calderón, al frente de un trío económico mínimo (ella, piano de cola y guitarra española) atento al atril y no muy conjuntado. Sobre tacones desequilibrantes (lo reconoció ella), Tamara lució melena, cachas y dos vestidos ajustados y cortos (champán y negro) y en 94 minutos y 20 temas (uno repetido) vertió los alardes mediante su ampuloso y engolado estilo vocal (‘Cada día’… me siento más y más enamorada) a menudo reminiscente de Alejandro Sanz, sin la hondura emocional necesaria para la canción melódica ni el bolero, en sostenidos mal proyectados, gorgoritos sin venir a cuento (‘Perfidia’ llevado al tango con piano solo), un final de canción en el que desafinó (‘Te amaré’) mucha afectación pop (a lo La Oreja, OT o el Disney Channel en ‘Gracias’… por haberme amado tanto, en ‘Ayúdame Dios mío’, etc.), ciertos arreglos vocales pseudoparódicos y poca seguridad escénica.

 

Ella se presentó así: «Sois un gran público y espero dar lo mejor de mí y recibir vuestro cariño». Y el público, muy femenino, dio palmas esporádicas, ondeó los brazos en alto y coreó a veces creando ambiente de karaoke en ‘Lady Laura’ y ‘El gato que está triste y azul’ de Roberto Carlos, en un mexicanizado ‘Si nos dejan’ heredado de Rocío Durcal y cantado con las luces iluminando el patio de butacas… Tamara, que no retiró la vista del atril y se retiraba a la banda para beber agua exenta de glamour, además a veces se movió sensual sobre sus taconazos, se acercó al soul como una Malú sin chorro vocal, en una ocasión nos habló manducona como la Pantoja y destacó (por lo positivo) sólo en tres temas: ‘La distancia’, tipo club de jazz; ‘Celos’, trasladado a Brasil y a pesar del atropello del grupo, que parecía poco conjuntado y ensayado; y, en el bis, ‘Tómame o déjame’ de Mocedades, pop pero bien.
Al final, con el vestido negro y el público en pie (imagen de móvil: La Reina).

Al final, con el vestido negro y el público en pie (imagen de móvil: La Reina).

Hace tres lustros, cuando era una chiquilla apadrinada por Abellán, la vi en vivo en el Euskalduna y era un matojo de nervios sin experiencia para cantar ni entender las letras de los boleros. Era un producto. Tres lustros después, parece que ni ha aprendido el oficio y se pasea más desapasionada de lo que parece. Dijo La Reina que en la tele le gusta más. Es que sale en playback, Amaia.
OSCAR CUBILLO
Comments
2 Responses to “Tamara: Alardes sin tino”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Tamara (jueves 6 de febrero 2014, Bilbao, Teatro Campos, 20 h, 18-30 €). La cantante de boleros ofició […]

  2. […] sobremanera la pobre impresión que nos dejó sobre el mismo escenario en febrero de 2014 –esto escribimos de esa mala noche suya-. El jueves vistió dos suntuosos modelos de la diseñadora Esther Noriega […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: