Javier Krahe: Adúltero de vodevil

El patio de butacas lleno ante de empezar (imagen de móvil: Santiago Delgado).

El patio de butacas lleno ante de empezar (imagen de móvil: Santiago Delgado).

Sábado 8 de febrero 2014, Bilbao, Teatro Campos, 20 h, entradas de 16 a 22 €.

'Las diez de últimas' (18 Chulos, 13).

‘Las diez de últimas’ (18 Chulos, 13).

Diente de ajo, aguarrás y varias cosas más, el bebedor y fumador empedernido Javier Krahe, madrileño que cumplirá 70 años en marzo, lo tiene crudo para ganarse el Cielo. Por su modo de vida (su aireado y pecaminoso vivir sin dar golpe) y sus canciones, 17 de las cuales interpretó en 94 minutos el sábado ante la parroquia de un Campos lleno: «Buenas tardes. Sí (confirmó mirando su reloj de pulsera). Con la mejor de las intenciones vamos a dar un concierto. Parecido al del año pasado, pero como tenemos un disco nuevo, intercalaremos las canciones» (Krahe en realidad se refería a su visita del sábado 29 de septiembre de 2012, cuando le entrevistamos).

Se refería a su discolibro ‘Las 10 de últimas’ (18 Chulos, 13), y en cuarteto de jazz y de exótica costumbristas (guitarra acústica, contrabajo más saxo, flauta y clarinete), el discursivo y hostelero por la cercanía Krahe, flaquigordo, semicalvo y cano, sopló la turuta y cantó irrecuperable al adulterio (‘Navalagamella’, con swing; ‘Vecindario’, la de Avelino y la esposa del furor uterino; ‘Eros y civilización’ con su gradación…), sobre el tamaño del pene (‘Un burdo rumor’) y acerca del orgulloso repudio ‘El 2 de mayo’ a su mediofrancesa esposa (una santa que le aguanta hace 45 años), y además salpicó cual hisopo humano el anticlericalismo sobre su repertorio (en especial en la jactanciosa ‘Fuera de la grey’, tipo chansón).
El cuarteto en acción sobre el escenario del Campos (imagen de móvil: Torkel).

El cuarteto en acción sobre el escenario del Campos (imagen de móvil: Torkel).

Aparte de sus vicios y sus fobias, el irónico (vaya monólogos hilarantes soltó: el del presidente de su portal, el de la santa esposa, el de los monos promiscuos…) y escéptico en tantos sentidos Javier Krahe es culto (lee a Cicerón), contemplativo (de las féminas en la novedosa ‘Puzle’) y bucólico (la canción de la fuente en el monte), se preocupa por la ‘Ay, Democracia’, y parece que está viajado: Suiza (la fabula del dinero y el pescador), Tombuctú (le quedó entre Cohen y Calexico), Suecia, Asia (‘La Yeti’, compuesta cuando su manager le pidió abrir el mercado asiático, como contó) y, claro, las esdrújulas ‘Antípodas’, como se plasmó en su notable listado fundamentado en ripios bien hallados.
ÓSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: