Patricia Kraus: Le quedó grande

Patricia Kraus se emociona al cantar, disfruta ella sola (foto: Mr. Duck).

Patricia Kraus se emociona al cantar, disfruta ella sola (foto: Mr. Duck).

Miércoles 5 de marzo 2014, Bilbao, Teatro Arriaga, 20 h, entradas de 9,5 a 32 €.

‘Divazz’ (13), tercer CD de su trilogía negra.

‘Divazz’ (13), tercer CD de su trilogía negra.

Grande le quedó el encuentro a Patricia Kraus (Milán, Italia, 1964; esta es su web), la hija del gran tenor, interpretando soul-jazz-blues políglota (¡cuatro idiomas!) en cuarteto el miércoles en el Teatro Arriaga, adonde trajo su disco ‘Divazz’, tercero de una trilogía autoproducida y versionera «de genios, porque esto va de genios», como presentó una vez. Le quedó la cosa grande por el propio teatro (menos de media entrada, mayoría de gente mayor y de damas), por el repertorio a veces demasiado evidente (al límite se vio en ‘Moondance’ de Van Morrison), por su propia banda de acompañamiento (al principio por encima de ella, al final por debajo, sumidos los músicos por el exceso de entusiasmo bailón de ella, inadecuado quizá para un teatro). Además de quedarle grande, ofició de manera irregular a lo largo de 18 piezas en 102 minutos: cayó en la verbena (‘No Woman No Cry’ de Bob Marley, insistiendo en pedir los coros del respetable, ese postrero y a traición ‘Blame It On The Boogie’ de los Jackson 5), a menudo estuvo demasiado pendiente del atril con las letras de las versiones cuyo origen solía explicar con timidez y chistes malos (cobrar de la SGAE y tal), y su actuación por momentos animosa chocó con el ambiente formal, silente y pulcro, casi estatuario, del Arriaga.

Patricia Kraus no es negra y a veces su técnica lo revela más. Su estilo con sostenidos parece más apropiado para sonar de fondo en una convención de móviles en el que pocos prestan atención que en un show con las butacas atentas. A pesar de todo, hubo detalles entro del canonismo general, que por ejemplo tiranizó el soul ‘Natural Woman’ de Aretha Franklin (se echaron de menos los coros femeninos de apoyo), el ragtime ‘Miss Celie’s Blues’ de la película ‘El color del dinero’, o un ‘Little Girl Blue’ de Janis Joplin donde cantó como paralizada (Patricia recomendó que viéramos a la Joplin en este YouTube en el programa de Tom Jones).

Entre lo positivo anotamos el blues inaugural ‘Feeling Good’ de un musical británico de los 60 y popular gracias a la versión de Nina Simone (hum… empezó un poco efectista a lo Michelle McCain, la cantante de la Orquesta Mondragón, pero bien), el swing de night club para el ‘For Once In My Life’ de Stevie Wonder (muy bien porque se escapó de lo obvio), más swing con escobillas para la cima que fue ‘Love Me Or Leave Me’ de Nina Simone con el pianista Gherardo Catanzaro excelso en su labor, o la tanda en castellano con tres originales de Patricia: ‘Alma’, ‘Qué va a ser de mí’ y ‘Dias de invierno’, con muchas referencias sensuales, por cierto.

Al final se puso a bailar y a animar al respetable, pero la escena seguía así de grande (foto: Mr. Duck).

Al final se puso a bailar y a animar al respetable, pero la escena seguía así de grande (foto: Mr. Duck).

A la undécima pieza se quitó el guardapolvos y se puso a bailar y la cita menguó, se hundió. ‘Ain’t Got No, I Got Life’ de Nina Simone lo llevó al góspel desvirtuado e impostado, prosiguió con el mentado ‘No Woman No Cry’, largo y chillón le quedó el funk ‘Compared To What’ de Less McCann (obligando a chillar con ella al respetable en plan Miguel Ríos y con un buen scat de Patricia emulando una trompeta con sordina), y festero a saco el funk de Etta James ‘Tell Mama’, donde se notó que le falta sangre (y además no hizo el blues de Etta ‘I’d Rather Go Blind’, que le suele quedar muy bien y que yo esperaba oír, grrrr…).

Se estaba alargando demasiado, pero menos mal que libró un tanto en el bis con un bonito, recogido y estilista ‘Summertime’ con piano y voz, en el aria de Bizet ‘Los pescadores de perlas’ en francés y llevada a un club, y en un ‘Parole, parole’ de Mina alegre y en italiano. En el lobby un cartel avisaba que el concierto duraría 80 minutos, pero se dilató hasta los 103 porque ella veía que la gente le respondía y la aplaudía… Y se estiró, pero sí, le sobraron 20 minutos de ese final donde los estilismos de club de jazz se diluyeron en verbenismos negroides, sirva el palabro. Pero bueno, sin ánimo de ser demasiado negativo, y como dijo un espectador al acabar, quizá el local no fuera el más apropiado para su propuesta.

OSCAR CUBILLO

A la salida vendiendo discos en el lobby y firmándolos a las fans cosechadas (foto: Mr. Duck).

A la salida, vendiendo discos en el lobby y firmándolos a las fans cosechadas (foto: Mr. Duck).

Comments
2 Responses to “Patricia Kraus: Le quedó grande”
  1. oscar cine dice:

    Mucha juventud en la foto. Ejem, Jon, si lees esto, dime si no tengo razón: estás todo el p… dia engachado al móvil. Y ahora hay pruebas gráficas.

  2. Monica dice:

    Podría escribir tres folios en respuesta a esta crítica completamente distorsionada y alejada de la realidad. No merece la pena. Yo tuve el placer de asistir a este pedazo de concierto, y a la salida todos coincidimos en que tiene una energía increíble, una voz fuera de lo normal y en que el concierto fue una pasada. Para mí es sin duda la mejor vocalista del panorama musical. Se puede cantar, mejor? Yo creo que no:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: