Kill! Kill! Pussycat!: Los últimos vikingos

El espigado cantante no dejó de danzar agitando la melena rubia (foto: Carlos Benito).

El espigado cantante no dejó de danzar agitando la melena rubia (foto: Carlos Benito).

Sábado 15 de marzo 2014, Bilbao/Santutxu, Café Teatro La Nube, 21 h, 5-7 €.

Del norte de Europa llegaron Kill! Kill! Pussycat! el sábado al lleno bar La Nube de Santutxu. Los cinco roqueros suecos, la gran esperanza del rock vikingo, tanto que desean convertirse en los nuevos Hives, gastaban pintillas flacas y con flecos, y el bajista hasta nos hizo un strip tease marcando tableta. Se lo pasó de puta madre el tipo girando su camisa amarilla como si fuera una manguera y pasándosela a horcajadas por la entrepierna.

El momento de gloria del bajista, justo antes de que nos hiciera un calvo (foto: Carlos Benito).

El momento de gloria del bajista, justo antes de que nos hiciera un calvo (foto: Carlos Benito).

BEV KILL KILL PUSSYCAT CARTELÉmulos descarados de sus paisanos Hellacopters, Kill! Kill! Pussycat! versionaron su ‘(Gotta Get Some Action) Now!’ en el primer bis de un bolo de unos doce temas en 62 intensos minutos (habrían acabado al de 43 minutejos, pero Txarly, el rector del local, les obligó ofrecer un segundo bis en el que KKP repitieron un par de temas). Durante todo el bolo el vocalista no dejó de danzar alocado mientras la base rítmica jipiosa y motera y las dos hachas joveznas se aceleraban en plan locomotora rocanrolera, con un raíl recorriendo el hard rock (silbidos de Motörhead -¡ese ‘Robot Girl’ cuyo vídeo es este!-, regurgitaciones de unos Turbonegro sin colesterol, el gusto por los gritos de Gluecifer, ciertos sesgos AC/DC –en el strip tease-, algún marasmo reflexivo y sesentero para tomar aire…) y otro raíl en el punk (las melodías ramonianas –ese ‘Living Disease’-, los espasmos de unos Zeke rock-a-rollers, un calco a cachos de Buzzcocks en el tema en sueco que abrió el primer bis…) en un show a piñón, con sonido irregular y visibilidad defectuosa debido a la disposición geométrica del bar (y de un escenario en el que no cabían los cinco músicos, que se extendían a lo largo hacia el fondo), un show eléctrico y con testosterona celebrado por la mayoría masculina presente en el bar. «¡Dale caña, Torete!», jaleó un espectador.

OSCAR CUBILLO

Comments
One Response to “Kill! Kill! Pussycat!: Los últimos vikingos”
  1. oscar cine dice:

    si alguien ve un bote de colon al fondo de las fotos,no nos hemos vuelto locos,la nube es un bar tematico de los 80.aclarado esto decir que lo mejor del bolo fue la parroquia gritando”ese 300″al bajista o”no os hagais los suecos”a la banda,cuando se iba tras 38 minutillos de actuacion.
    suscribo la frase de Raul,hombre de buen gusto en rock:”para ser un bolo HOSTELERO,lo he pasado bien”.pues eso,en sala hay que pedir otra cosa(y ojo,este fue de pago)pero rokearon con ganas…si.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: