Eleftheria Arvanitaki: ¿La voz? (+ entrevista)

Eleftheria cantó pendiente del atril (foto: Teatro Arriaga).

Eleftheria cantó pendiente del atril (foto: Teatro Arriaga).

Miércoles 19 de marzo 2014, Bilbao, Teatro Arriaga, 20 h, entradas de 10,50 hasta 35 €.

Más de tres cuartos de entrada el miércoles en el Arriaga para ver a la cantante griega Eleftheria Arvanitaki (El Pireo, 1957), un híbrido estético entre Pastora Soler y Barbra Streisand que a sus 56 años apareció en escena espigada, con trasparencias enlutadas y finos taconazos, melena rizada de oriente medio, palidez en la tez y pacto quizá con Drácula para que no le note la edad. ¿La voz? Hum… ¿No se fijaron los presentes en que no rompió, que no llegó a sus cotas usuales y que actuó reservona? ¡Es que estaba enferma! Lo notamos por su actitud, pues no entendíamos la frialdad de ella ni la actitud de sus músicos. ¡Y es que estaban actuando a la defensiva! Eleftheria suspendió entrevistas en persona ese día, no acudió a comidas de hermandad para cuidar su garganta, y a media tarde recibió un chute de cortisona para librar y no suspender.

Debido a eso fue un encuentro tímido, a pesar de que al final creciese por la correcta ordenación del repertorio y las palmas participativas de un respetable conforme con el concierto, pues a la salida compró 52 CDs en el tenderete de merchandising, a 18 euros sin factura ni IVA (caro para el comprador, regalía para el vendedor). En sexteto con ella pendiente del atril en total sonaron unas 25 canciones en 109 minutos (a mí se me hizo muy largo, pues se enlazaban las canciones apenas sin interacción), a pesar de su estado de salud y de que en el lobby se anunciaban 90 minutos de actuación. El arranque fue gélido, desconcertante y distante, no sólo por solemne. El repertorio sonó muy adulto, a veces a Supertramp y a Abba, cayeron su hit ‘Metrisa’ con aire jazz y su versión de Amaral ‘El universo sobre mí / Krivomai sto antio’, con sus aires presleyanos, y en general el ambiente parecía aplacado y aplanado. «Todo muy AOR», calificó Topo, que ya había notado lo de la voz.

Aunque asegura que entiende el castellano, Eleftheria nos hablaba en inglés (y a veces en euskera leído), y la cita mejoró a partir de la sexta pieza, cuando entró en una faceta más folk, más tradicional griega, con aires de sirtaki, el dramatismo del fado y concomitancias con Moustaki, los festivos ritmos balcánicos y orientales (‘Dinata’ –aquí va un directo en Francia en 2012-, ‘Ti lipi’, ‘Varka’…), las palmas del público, y ciertas escapadas intercaladas: el bolero en castellano ‘Mírame’, un par de temas muy country (pensé en 16 Horsepower), el éter new age de ‘Meno ektos’, o la exótica del ‘Misirlou’ que suena en la película ‘Pulp Fiction’ y que en realidad es una vetusta canción griega y que ella hizo con falta de garra.

OSCAR CUBILLO

El sexteto al completo: Alex Ktistakis (percusiones y arreglos), Nikos Mermigkas (bouzouki, laúd, mandolina y oúd), Eleftheria Arvanitaki (voz), George Georgiadis (bajo), Dimitris Tsakas (saxofón y guitarra clásica) y , Yannis Kyrimkyridis (piano) (imagen de móvil: Cuchillo).

El sexteto al completo: Alex Ktistakis (percusiones y arreglos), Nikos Mermigkas (bouzouki, laúd, mandolina y oúd), Eleftheria Arvanitaki (voz), George Georgiadis (bajo), Dimitris Tsakas (saxofón y guitarra clásica)
y Yannis Kyrimkyridis (piano) (imagen de móvil: Cuchillo).

+++ ENTREVISTA +++

*

«La crisis nos aproxima a los valores tradicionales»

*

La cantante griega de músicas étnicas comerciales Eleftheria Arvanitaki,

popular desde hace años en el mercado nacional, actuó con la voz tocada en Bilbao

*

El estilo de Eleftheria Arvanitaki (El Pireo, Grecia, 1957) suele ser adscrito a las ‘músicas del mundo’, aunque en ocasiones parezca demasiado moderno e incluso roce el pop grandioso. Al pedirle que lo describa, la intérprete resulta abarcadora: «Si el término ‘world music’ se utiliza para nominar la mezcla de varios tipos de música, yo diría que sí están en lo cierto los que lo utilizan. Siempre me han fascinado diversos estilos y siempre procuro mezclar los lenguajes que admiro. Por otra parte, esto nunca me ha impedido acercarme a estilos puros, como el pop».

Aunque no lo demostró en el Arriaga por motivos de salud, la voz de Eleftheria Arvanitaki es generalmente elogiada. Ella nos contaba: «El sonido de la voz es definitivo. Es lo que te marca y caracteriza como músico. Pero, como artista, lo que más me interesa es el poder de una melodía. E incluso más, la letra de una canción que junto con la melodía da a luz a nuevos mundos. A veces siguen rutas conocidas, mientras que otras veces tocan nuevos horizontes en el pensamiento, en la profundidad de las emociones, en la diversidad. Cuando canto frente a un público que no entienden mi idioma, dejo que la expresión me lleve a intercambiar emociones con la audiencia durante el concierto».

Sus influencias musicales no han sido rígidas ni localistas. «En mis años de adolescencia estuve muy marcada por el rock and roll y por el blues, el soul y la música country de Estados Unidos. Sobre todo estos fueron los estilos que me interesaban, y que me afectaron, por aquel entonces. La música de nuestro país, sin embargo, comenzó a jugar un papel central en mi vida después de este período, cuando empecé a descubrir los tesoros de la cultura musical griega. Tanto la música urbana como la de las distintas regiones del país eran vívidas e inspiradoras entonces, y lo siguen siendo en nuestros días, cuando la crisis nos aproxima a los valores tradicionales».

Elefheria alegre en un momento tradicional de su concierto (foto: Teatro Arriaga).

Elefheria alegre en un momento tradicional de su concierto (foto: Teatro Arriaga).

La crisis económica se cierne sobre Grecia desde hace años pero el pueblo sabe sobrellevarla. Reflexiona Eleftheria: «Muchas personas, sobre todo de la clase media y trabajadora, sienten que su vida es un callejón sin salida debido a la crisis. Por el contrario ha desaparecido ese estrés por la búsqueda del éxito, por convertirse en más ricos y más ricos. La solidaridad está presente, obtiene grandes resultados y eso es muy reconfortante. Nuestra vida cotidiana ha cambiado. Se ha vuelto mucho más difícil, pero nadie pierde la esperanza de que logremos salir. Las nuevas caras de la política aportan esperanza sobre ese cambio que todos necesitamos».

Eleftheria Arvanitaki cosecha desde hace años éxito en España y se arregla con el castellano. «Lo entiendo, pero no puedo hablarlo, pues nunca tuve tiempo para recibir clases y practicarlo. Aunque me las he arreglado para conseguir que a mis hijos les encante España tanto como a mí y que den clases del idioma, ya que tienen el tiempo».

La cantante griega sostiene: «La música española, sobre todo los ritmos, han sido muy populares en Grecia desde los años 50. Era muy común mezclarlos con canciones populares griegas. Tengo amigos en España y me doy cuenta de que nuestras existencias cotidianas y formas de vida son muy parecidas. Más aun, tanto a los españoles como a los griegos les encanta la música y aman sus rasgos particulares en la medida en que nos va influyendo la cultura americana. Pugnamos por preservar nuestros mundos y modos de pensar, que son verdaderamente preciosos».

Sobre este concierto, nos avanzaba en entrevista por mail realizada en inglés: «Estará lleno de colores y emociones y tiene canciones de todo mi repertorio». Actuó en sexteto, escoltada por George Georgiadis (bajo), Yannis Kyrimkyridis (piano), Dimitris Tsakas (saxofón y guitarra clásica), Nikos Mermigkas (bouzouki, laúd, mandolina y oúd) más Alex Ktistakis (percusiones y arreglos).

OSCAR CUBILLO

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: