La Macanita + Jesús Méndez: Luces y sombras (+ entrevista)

La sombra de Méndez bajo el foco, a solas en la toná (foto: Nuria García).

La sombra de Méndez bajo el foco, a solas en la toná (foto: Nuria GD).

Viernes 21 de marzo 2014, Barakaldo, Teatro Barakaldo, 20.30 h, entradas de 15 y 18 €.

El viernes, en la sala grande del Teatro Barakaldo con media entrada (o sea muy buena para el género, la cita y la localidad) hubo hora y media flamenca jerezana abierta por La Macanita, gitana de 44 años, y culminada por Jesús Méndez, cuarterón de 30 años que aspira a número 1 del escalafón. Venían con la gira Flamenco del Norte (Logroño-Barakaldo-Vitoria-Burgos, de jueves a domingo) y trataremos a vuelapluma el papel de La Macanita, que erró y yerró, supondremos que porque se dejó la voz la víspera en Logroño, como nos comentó al despedirse tras la entrevista que reproducimos abajo. La Macanita ofició a un nivel tan bajo que arrastró también a lo insustancial a sus subalternos: dos palmeros (Chicharo, 40 años de profesional, y Macano, sobrino de la artista, como gusta de autodefinirse ella) más el tocaor Manuel Valencia (quien dio la sensación de que no sabía cómo replegarse para mantenerse por debajo del listón cantaor).

Al compás su sobrino el Macano y Chícharo de Jerez, al cante La Macanita, al toque, Manuel Valencia (foto: Nuria García).

Al compás su sobrino el Macano y Chícharo de Jerez, al cante La Macanita, al toque, Manuel Valencia (foto: Nuria GD).

Se evidenció que La Macana no andaba fina ya desde su entrada con una toná a capela y en pie, feble por potencia insuficiente y por tono, demasiado fino. Ya con el cuadro acompañante, en cuarteto, sentada ella saludó diciendo «va por ustedes. ¡Y viva ‘Barakardo’! ¡Y su bacalao!». Y floja y con voz aflautada entonó unos tientos que pronto se tornaron roncos. De seguido la soleá la hizo bajísima, sin voz (eso que Méndez la llama ‘la reina de la soleá’), y las malagueñas las comenzó líricas pero a los expertos les decepcionó, pues le notaron todas las costuras; la neófita Nuria observó entre foto y foto: «le falta fuerza, desgarro». Lo más destacable se sorbió en las bulerías finales, pues se le vio más suelta y contenta, y se levantó para bailar y acercarse a la copla.

Jesús Méndez dominando imperativo la escena, con el mismo cuadro de apoyo al fondo (foto: Nuria García).

Jesús Méndez dominando imperativo la escena, con el mismo cuadro de apoyo al fondo (foto: Nuria GD).

Fue un chasco, oigan, pero menos mal que lo recompensó todo su compañero de cartel, Jesús Méndezquien estuvo serio e imperativo y siempre seguro gracias a su voz, técnica y estampa. Profesional como al copa de un pino que habitualmente oscila entre el notable alto y el sobresaliente, Méndez ofició jondo pero moderno. Ya en las tonás del prólogo ‘impresionó’ (sic) a la novata Nuria, y cuando reapareció para su set tras La Macanita, en cuarteto reabrió con alegrías en las que se comió a Poveda por mi razones. En las seguiriyas a dúo con Manuel Valencia el efectivo Méndez descompuso el rostro, se entregó sin desfondarse y a veces se asemejó a un Tom Jones flamenco (por ejemplo en la frase «que se ma muerto mi madre de mi arma»), y luego en los fandangos se creció, rompió en la parte de La Malvaloca, hizo medrar a Manuel Valencia (por fin a gusto y dando parte de lo que tiene dentro), y en pie se arrimó al filo del tablado para cantar a pelo, sin micro, llenando el teatro entero. Con la cara cada vez más iluminada por la satisfacción y el contento, ya otra vez en cuarteto completo el emergente jerezano se marcó unas bulerías sobrado de clase y de poderío, y en el final de fiesta rutinario, todos, o sea los seis con La Macanita, por bulerías hicieron el paripé y el más aplaudido fue Chicharo son sus bailes. Al loro con Jesús Méndez, ya lo hemos escrito más veces.

ÓSCAR CUBILLO

Jesús Méndez, jondo pero moderno, aspirante al número 1 del escalafón (foto: Nuria García).

Jesús Méndez, jondo pero moderno, aspirante al número 1 del escalafón (foto: Nuria GD).

*

+++ ENTREVISTA +++

*

«No es necesario que evolucione el flamenco»

*

La Macanita y Jesús Méndez defienden la pureza y afirman sobre su relación:

«Tenemos una armonía buenísima»

*

Sendos cantaores jerezanos jondos con sangre gitana han afrontado el programa conjunto titulado ‘De Santiago a la plazuela’ hoy en Vitoria (CC Hegoalde, 20.30 h, 12 €). Son la racial Tomasa Guerrero Carrasco, La Macanita, de 44 años, y el cantaor aspirante a número 1 del escalafón Jesús Méndez, nacido Jesús Ruiz Cabello hace 30 años. Oficiaron en quinteto con el experto tocaor Manuel Valencia más los palmeros Macano (el sobrino de ella; su padre, fallecido el año pasado, también era motejado Macano) y Chícharo de Jerez. Ambas voces nos atendían por teléfono desde el hotel de Logroño, donde cosecharon un triunfo según contaba La Macanita, antes de partir hacia Barakaldo, donde hicieron lo narrado arriba.

Los dos procedéis de familias flamencas. ¿De profesionales?

La Macanita: No me gusta decir flamenco, porque el flamenco está en Doñana, esa es la verdad. En mi familia no han sido profesionales. Mi abuela ‘cantiñeaba’ muy bien, y una tía mía que emigró a Alemania y canta bien, porque como yo digo es jerezana por los cuatro costados. Pero artista, yo. En mi casa no ha salido ningún otro artista. Nos gusta a todos, pero no vengo de una saga que se hayan dedicado a los escenarios.

Jesús Méndez: Mi familia es flamenca por parte de mi padre, los Méndez. Están La Paquera, o Paca y Manuela, que fueron un dúo de hermanas muy famosas en la época del Canasteros en Madrid.

Ambos tenéis sangre gitana. ¿El canté calé es distinto?

Jesús Méndez: Yo tengo un cuarterón. No digo que canten ni mejor ni peor, pero como han vivido de forma distinta, los gitanos lo transmiten también de otra forma.

La Macanita: Yo soy gitana de padre y de madre. Lo cantamos no mejor ni peor, sino diferente. No sé por qué, pero pienso que es otra forma de interpretar el cante. A mí me ha gustado desde muy pequeñita. No se me entendía al hablar y ya cantaba. Desde los 7-8 años ya me subía a los escenarios y cantaba con compañías de Jerez, los discos de Navidad, luego el disco de ‘Jerez canta a Manuel Alejandro’, y todas mis grabaciones que tengo en solitario.

Un arranque de La Macanita, gitana de padre y madre (foto: Nuria García).

Un arranque de La Macanita, gitana de padre y madre (foto: Nuria GD).

¿En qué palos os encontráis más a gusto?

Jesús Méndez: En los cantes de mi tierra. La bulería, el martinete, la soleá por bulería… Con los que más me identifico. Cada zona cantaora tiene sus palos y los de Jerez son distintos a los de Lebrija, por ejemplo, que tienen su soniquete. Eso lo da la tierra. No sé la fórmula.

La Macanita: Yo me encuentro a gusto en todos los cantes que interpreto cuando sé que lo estoy haciendo bien. Me gusta mucho la soleá. Me gusta la seguriya. La malagueña, la granaína… Los tangos, la bulería, los fandangos…

¿Qué es lo que más os atrae de vuestro compañero de cartel?

La Macanita: A mí me gusta de Jesús que es un niño, muy joven todavía. Su voz le suena muy bien, con una potencia impresionante, y es artista. Canta muy bien y sabe estar ya en un escenario, que eso es muy difícil. Le queda mucho mundo por recorrer, como yo digo, pero su voz le suena y dice muchas cosas. Además viene de una saga, de su tía La Paquera y todos los Méndez, ¿no? De sus primas Paqui y Manuela, de su abuelo El Pili, que tengo entendido cantaba… Para mí ya tiene bastantes tablas y mucha sabiduría, y lo que le queda.

Jesús Méndez: Ahora mismo para mí La Macanita es la reina de la soleá. Impresiona. Para mí ha sido una de las más grandes cantaoras y sigue siéndolo. De las pocas que quedan, por no decir la única. Es la máxima exponente ahora mismo de los cantes de Jerez. Y el currículo que tiene, pues ha trabajado con gente como La Paquera, con Fernanda y Bernarda… Es de las máximas figuras.

Dice La Macanita que Jesús Méndez «es un niño agradable, un niño bueno, un niño noble… y artista» (foto: Nuria García).

Dice La Macanita que Jesús Méndez «es un niño agradable, un niño bueno, un niño noble… y artista» (foto: Nuria GD).

¿Por qué se ha formado este dueto?

La Macanita: Se trabajó el año pasado, en un teatro de Madrid, cuando hicimos él (Méndez) una parte y yo otra. La verdad que la cosa estuvo muy bien y ahora ha salido esta gira del norte de cuatro fechas (Logroño-Barakaldo-Vitoria-Burgos). Además hicimos la Navidad de Jerez en la catedral, que ha sido preciosa, impactante. Todo el mundo habla de eso, con los violines, el piano… Muy bonito. Pienso que merece la pena que estemos los dos con esta girita, cambiando impresiones y trabajando, que de eso se trata. Y ya te digo que Jesús me encanta, es un niño agradable, un niño bueno, un niño noble… y artista.

Jesús Méndez: Trabajamos con Carlos Sánchez, que es el mismo representante para los dos, y ahí surgió la idea. Hicimos un espectáculo de Navidad en Jerez y hasta hoy. En Barakaldo daremos el cuarto concierto y en Vitoria el quinto.

¿Cómo son los conciertos?

La Macanita: El de esta noche (en Logroño) ha sido un exitazo. Vais a ver flamenco, pureza. Vais a ver cantar por soleá, por tangos. Jesús imagino que cantará por seguiriyas y tonás… Yo creo que desde fuera resulta bonito. Es una parte del flamenco que ya se está perdiendo.

Jesús Méndez: La verdad que tenemos una armonía buenísima. Es como si estuviéramos en familia y eso se nota siempre a la hora se subirse a la tabla. O en el rollo que tenemos cuando estamos viajando y cuenta cada uno sus historias. Por ejemplo el Chícharo, que lleva 40 años de profesional, cuenta las suyas y nos quedamos embobados escuchándolo. Ha sido compadre de Moraíto, ahora está con José Mercé, lleva toda la vida en Madrid… Se agradece oír sus experiencias.

Ambos sois cantaores jondos. ¿Cómo creéis que debe evolucionar el flamenco?

La Macanita: El flamenco tiene que evolucionar, pero que sea a bien. Que suene a pureza. Que sea bonito y te diga algo. Porque tú a lo mejor escuchas a otros artistas que no voy a mentar y que no suenan, y te preguntas: ‘¿pero qué está cantando?, ¿qué malagueña está cantando?, ¿qué está haciendo?’. Lo nuestro es bonito, es pureza y a la gente le llega. Y yo si mañana he de cantar con un piano y hacer dos temas que sean flamenco pero no una seguiriya, también te la hago.

Jesús Méndez: Debe evolucionar, pero tampoco es necesario. Pienso que el flamenco tiene tanta riqueza actualmente que no hace falta enriquecerlo más, ¿no? Por sí mismo el flamenco es una música súper rica, pero bueno, siempre que se evolucione con respeto y conociendo la base, bienvenido sea.

ÓSCAR CUBILLO

Saludos finales satisfechos de los seis intervinientes tras aclarar la cita el siempre solvente Jesús Méndez (foto: Nuria García).

Saludos finales satisfechos de los seis intervinientes tras aclarar la cita el siempre solvente Jesús Méndez (foto: Nuria GD).

Comments
One Response to “La Macanita + Jesús Méndez: Luces y sombras (+ entrevista)”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] La Macanita (viernes 21 de marzo 2014, Barakaldo, Teatro Barakaldo, 20.30 h, entradas de 15 y 18 €). […]



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: