Leiva: Ajeno a los prejuicios

El octeto sobre el escenario alfombrado de un Antzoki abarrotado (foto: Nuria GD).

El octeto sobre el escenario alfombrado de un Antzoki abarrotado (foto: Nuria GD).

Jueves 24 de abril 2014, Bilbao, Kafe Antzokia, 21.30 h, 22-27 €.

La reválida: ‘Pólvora’ (Sony, 2014).

La reválida: ‘Pólvora’ (Sony, 2014).

El jueves el ex Pereza Leiva (José Miguel Conejo Torres, Madrid, 1980), poco después de llenar cuatro días seguidos La Riviera de Madrid, abarrotó un Kafe Antzokia con las entradas agotadas con antelación y vendidas no sólo a las chicas que coreaban a pulmón sus letras en el estreno de su reválida en solitario, ‘Pólvora’ (Sony), superior a su estimable debut, ‘Diciembre’ (Sony, 12). Al frente de un octeto soulero-roquero sureño (dos metales buscando la emoción, batería más percusión aumentando el empaque, a la segunda guitarra su hermano Juancho, el de Sidecars, más pianista mentor musical de la estrella y bajista que acabó con el torso desnudo), durante 100 minutos y 20 piezas mejoró sus logros en disco en lo que fue un derroche de sinceridad, actitud (créanselo) y comunión con un respetable que no dejó de cantar participativo (también los tíos, por ejemplo los dos únicos que creo que fumaron, uno a cada lado mío, hay que joderse).

José Miguel Conejo Torres tiene galones para mandar (foto: Nuria GD).

José Miguel Conejo Torres tiene galones para mandar (foto: Nuria GD).

El arranque del bolo fue enmudecedor para quien mire a Leiva con prejuicios. Un alarde de rocanrol con ecos calamarianos, stonianos e incluso burningnianos: el inaugural rock’n’soul poderoso ‘Los cantantes’ con aire de himno y masa coral de onda brit pop y un corpus total que no alcanza un Quique González que goza de mayor predicamento entre la Prensa, ese ‘Nunca nadie’ estremecedor con coros empujando y espíritu compartido con Coque Malla (lo titulé ‘Miedo’ en el periódico, mierrrda…, como canta «no tengo miedo, voy a saltar»; a menudo Leiva canta al miedo, que ablanda a las féminas), este ‘Cerca’ también con vocación de himno o aquel ‘Animales’ de Pereza con riffs puro Stones cañís y letra crápula y juguetona.

Dos hermanos en la misma banda, Juancho, el de Sidecars, y Leiva, el ex Pereza (foto: Nuria GD).

Dos hermanos en la misma banda, Juancho, el de Sidecars, y Leiva, el ex Pereza (foto: Nuria GD).

Al de cinco canciones Leiva, con canillas flacas, bracitos tatuados, barba y sombrero, saludó y agradeció que «en estos tiempos tan apretados y feos valoramos en su dimensión total el esfuerzo que significa comprar una entrada», y pasó a interpretar el híbrido Ronaldos/Rolling ‘Mi mejor versión’. Leiva pegaba patadas al aire y daba la vuelta a su micrófono para que la parroquia cantara, pasaba de la rabia del desamor al brillo del amor, no evitaba el juego sexual (en ‘Ciencia ficción’, la de «Súbete la falda y vamos a tontear / aquí mismo en la esquina de este bar», la misma que empieza «Pero qué cool estás hoy / has venido tan radiante»; también en ‘Afuera en la ciudad’, con su principio pop a lo Galaxie 500 y su gradación comunitaria), manejaba los medios tiempos americanos (‘Palomas’), incidía en el soul-rock (‘Aunque sea un rato’), se refirió al fútbol (‘Eme’) y manejó al gentío (en ‘Windsor’, otra de Pereza, donde buscó algo ‘impresionante’ –sic-, o en ‘Vis a vis’, la primera del bis, donde pidió -y fue obedecido- que disfrutáramos del momento y no estuviéramos pendientes de grabarlo con el móvil para verlo después).

Leiva manejó con elegancia y a su antojo a un gentío no solo femenino (foto: Nuria GD).

Leiva manejó con elegancia y a su antojo a un gentío no solo femenino (foto: Nuria GD).

Y así, entre la ternura (‘Miedo’ –esta vez sí- y su final soul) y el gran rock (la perezosa ‘Cómo lo tienes tú’, en la onda Van Morrison, con guiño al ‘Hey Jude’ y letra donde afirma que es malo, malo), y entre la rabia y la dulzura, Leiva dibujó más hits eternos (la nueva ‘Mirada perdida’, la de la hora de los leones y los ojos en llamas, apunta a clásico de su repertorio), ofició calamariano y coral (‘Terriblemente cruel’, aquí va el clip) y apuró el legado de Pereza (la stoniana y con cencerros ‘Superhermanas’, la última, ‘Lady Madrid’), hasta vencer y convencer una vez más. Yo no me explico por qué muchos roqueros tienen tanto paquete a Leiva, que siente el rock y borda la lírica. Quizá se deba a la envidia de tantas historias con chicas que puede contar y cantar.

OSCAR CUBILLO

Comments
One Response to “Leiva: Ajeno a los prejuicios”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Bizkaia en año y poco. Eso es mucho. La primera en el Kafe Antzokia, que llenaste en abril del 14 (aquí lo contamos), luego en fiestas de Bilbao en Abandoibarra en agosto (aquí lo contamos), después en el […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: