Sergio Dalma: Luminoso y eléctrico

Sergio Dalma conectó con el respetable desde el primer instante (foto: La Reina).

Sergio Dalma conectó con el respetable desde el primer instante (foto: La Reina).

Jueves 1 de mayo 2014, Bilbao, Palacio Euskalduna, 20 h, entradas de 25 a 42 €.

‘Cadore 33’ (Warner, 13).

‘Cadore 33’ (Warner, 13).

Apoteósico Sergio Dalma (Josep Sergi Capdevila i Querol, Sabadell, Barcelona, 1964) el 1 de mayo en un Euskalduna con 2083 entradas vendidas estrenando su disco ‘Cadore 33’ en la quinta vez que le veía. El empático tipo se lo curró, a pesar de tener un público femenino entregado de antemano, desde que salía del metro en manadas felices, apretadas (también en el atavío), maquilladas, repeinadas y alzadas sobre tacones. Todas contentas arribaron al Palacio, se ubicaron en sus butacas, tremolaron de emoción, compartieron confidencias con sus amigas, se hicieron algún selfie con las luces encendidas antes de empezar, no se agotaron de filmar los momentos del conciertos con sus móviles en alto y colmaron sus expectativas por el derroche de luz (qué fondos de escenario tan bien resueltos), electricidad (Dalma ofició en septeto, con hasta tres guitarras que brillaban en los punteos, y qué zurriagazos soltaba la batería), dinamismo escénico (no se trató del típico cantante melódico con estáticas figuras de cera acompañándole, sino que funcionaron como un grupo, con coreografías conjuntas y todo), cercanía del ídolo (Dalma bajaba del escenario y repartía besos y abrazos sin dejar de cantar ni de recibir flores), dominio del respetable (durante un parlamento Sergio llegó a chistar para acallar al gallinero que le interrumpía gritándole ‘guapo’) y un cancionero sin tacha en la increíble primera hora con 15 temas y con profesionalidad desbordante en los 40 minutos postreros con 8 piezas.

El septeto funcionó como una banda, con coreografías, punteos, redobles del baterista… (foto: La Reina).

El septeto funcionó como una banda, con coreografías, punteos, redobles del baterista… (foto: La Reina).

Ahí hubo actitud y decir que a menudo pensé en Loquillo, es quedarse corto, pues el septeto en la introducción de la penúltima pieza, ‘Gloria’, emuló a AC/DC e incluso Dalma graznó como Bon Scott (mierrrrrda, me tengo que jubilar: en el periódico puse en la última pieza, ‘Galilea’, por culpa de las notas enmarañadas, la similitud de las grafías y por una razón subliminal: al empezar ‘Gloria’, en realidad la penúltima, Dalma dijo adiós y pareció la última, que a la postre resultó ‘Galilea’ cuando reapareción por sorpresa). El caso es que todas las damas que esa noche rozaron el cielo tenían razones objetivas, no sólo subjetivas. Eso fue la caña de España, queridos lectores, y el repertorio suministraba sin cesar temas poderosos con el delirio del rock y las melodías del pop, todo con estribillos conocidos por la parroquia, que los entonaba a pleno pulmón. Y cuando parecía que llegaba el momento del típico lento para tomar aire, éste crecía a veces desde las bases sintéticas para adentrarse en unas gradaciones de soul conmovedor como las de Alejandro Sanz, porque a ver si vamos acabando con los prejuicios y asimilando que estos números 1 del pop comercial español a menudo graban discos de producción suave, que no moleste a las posibles compradoras mayores, pero en vivo se salen de la tabla, como hace poco Manuel Carrasco en el Teatro Campos (aquí lo contamos).

Encorvado cual soulman echando el alma sobre el micrófono (foto: La Reina).

Encorvado cual soulman echando el alma sobre el micrófono (foto: La Reina).

La cita duró 100 minutos y cupieron 23 canciones. Si calculan, verán que apenas hubo interrupciones. Entre los pocos discursos del siempre sinceramente sonriente Sergio Dalma estuvo el de agradecimiento por creer en la música en directo y comprar la entrada en estos tiempos que corren, y añadió que ese era el momento de olvidarse de los problemas, que era la hora de bailar, cantar, besar… Después dijo que no prohibía sacar fotos («soy catalán, pero no tanto», ironizó Josep Sergi Capdevila i Querol, según Loquillo, otro de los ignorados por los estamentos catalanes, como él, Orozco, Love Of Lesbian…), pero rogó que no se subiesen a las redes sociales para no desentrañar nada del espectáculo a los que le fueran a verle a Valencia o Vigo. También presentó un par de temas y poco más.

La guitarrista y percusionista y corista de la falda roja parecía una música de Prince (foto: La Reina).

La guitarrista y percusionista y corista de la falda roja parecía una música de Prince (foto: La Reina).

No hubo cháchara y entre gritos de ‘¡guapo!’ y pasando de halagar al respetable, Sergio Dalma, energético y apasionado, codo a codo con sus seis escuderos (a la guitarra y percusión una chica con falda roja, en plan gregaria de Prince) y vistiendo una chamarra roja de cuero y pantalón de también de cuero pero negro, apabulló al más reticente en esa primera hora con títulos como ‘Eres oro’ (intro con sonido de helicópteros y caña rock guitarrera; era la segunda y ya pensamos en Loquillo), ‘Tú, mi bella’ (soul sintético que medró hasta el rock, la de «sé que la belleza existe porque te quiero») o las italianas de los dos volúmenes de sus álbumes Vía Dalma’, caso de ‘El jardín prohibido’ (de Sandro Giacobbe, entonada desde el taburete con luces cegadoras detrás), ‘Soy un italiano’ (de Toto Cutugno, feliz y coral, con el gentío coreando en pie) ‘Bella sin alma’ (de Riccardo Cocciante, la mejor del show, otra vez en el taburete, con la letra despectiva: «que pase el próximo, dejo mi lugar / pobre diablo, qué pena me das») o ‘Te amo’ (de Umberto Tozzi, un soul).

Imagen intimista del ídolo catalán que dijo ‘el resto de España’ (foto: La Reina).

Imagen intimista del ídolo catalán que dijo ‘el resto de España’ (foto: La Reina).

Podría citar más títulos de esa primera hora magnífica, sorprendente desde el inicio springsteeniano. Por ejemplo la balada ‘La aceleración’, que mismamente creció dramática, con el verso «infinito es cada instante que me das», con los juegos de luces que de plasmar a Sergio solo en la oscuridad durante la introducción de repente, al entrar la música, se abrió el plano y se vio a toda la banda. También el dramatismo de la itálica ‘El mundo’ de Jimmy Fontana, o sus hits primigenios esta vez bien resueltos, como ‘Bailar pegados’ y su garganta ronca, o la itálica ‘Yo no te pido la luna’ (aquí va el clip de Dalma) escrita para la italiana Fiordaliso y popularizada por la mexicana Daniela Romo.

Sergio dominó a su antojo al respetable y hasta chistó a las que le gritaban 'guapo' (foto: La Reina).

Sergio dominó a su antojo al respetable y hasta chistó a las que le gritaban ‘guapo’ (foto: La Reina).

El final de 40 minutos resultó sobresaliente para lo que es el género, pero no tan mágico, y el respetable estuvo más en pie, más ondulante, más cantarín, más feliz. ‘No despertaré’ mejoró a Enrique Iglesias y La Reina notó más guiños a AC/DC ahí, ‘La vida empieza hoy’ fue una proclamación de alegría, y el ‘Tú’ de Tozzi le quedó cómplice que no superior. Este ‘Tú’ sonó justo antes de un bis con cinco piezas no tan elevadas, pero sí funcionales, caso de ‘Volar sin ti’ (la favorita de Sergio del disco ‘Cadore 33’, la más «mimada y consentida» por él), la afamada ‘Gloria’ (la tercera de Tozzi, que le quedó más blanda, quizá contrastada con el introito AC/DC) o ‘La cosa más bella’ (de Eros Ramazzoti, la mejor del bis y reconocida por Amaia, La Reina de La Movida, otra belleza rubiaza a la que miraban recelosas las otras féminas…). Hum… otro bolo que debe entrar en la lista de lo mejor del año.

OSCAR CUBILLO

Saludos del septeto abrazado como hermanos (foto: La Reina).

Saludos del septeto abrazado como hermanos (foto: La Reina).

Comments
One Response to “Sergio Dalma: Luminoso y eléctrico”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] 4.- Sergio Dalma, 1 de mayo, Palacio Euskalduna. 2083 entradas vendidas para ver la gira del disco ‘Cadore’ en un bolo luminoso y eléctrico con hasta tres guitarras, la batería pegando fuerte, punteos que se salían de la tabla y un Sergio simpático e inspirado. […]



Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: