Distorsión: En el 30 cumpleaños del Muga

La peña amiga no cabía en el Antzoki en la fiesta de Juankar Muga (foto: Mr. Duck).

La peña amiga no cabía en el Antzoki en la fiesta de Juankar Muga (foto: Mr. Duck).

Domingo 4 de mayo 2014, Bilbao, Kafe Antzokia, 18 h, entrada libre.

30 años lleva abierto de momento el bar Muga, enclavado en el casco viejo bilbaíno, en la calle María Muñoz, desde donde surte de bebida, comida, música, alegría y algunas consignas a una clientela que se puede considerar amiga en pleno. En estos tiempos de Internet y realidad virtual, el bar Muga todavía funciona como centro de distribución de productos tangibles, desde fanzines y derivados hasta discos. Hace muchos años yo edité un fanzine, el Good Rockin’, el mejor de España acerca de rockabilly y derivados y a ojo publicado desde 1987 hasta 1990. El primer número tuvo una tirada de 200 ejemplares (cifra real). Le pedí a Juankar Muga publicidad sin conocernos de nada, me preguntó la tirada, le pedí 2000 pesetas por la contraportada, y él respondió de la misma: 3000. La generosidad de Juankar a veces le ha provocado malos tragos y decepciones, pero en fin… Y vendía yo muchos fanzines en el Muga, o sea que era un núcleo válido. Y sigue siéndolo.

¿Quién quiere el último canapé? (foto: Mr. Duck).

¿Quién quiere el último canapé? (foto: Mr. Duck).

Y este domingo la entrañable taberna celebró su 30 cumpleaños en el Kafe Antzokia. Se llenó, claro, y menos mal que numerosos amigos de su clientela no pudieron acudir. Hubo canapés, vino con la etiqueta del Muga y tarta, y además actuaron 15 grupos, un cuarto de hora cada uno, seleccionados por Indio de Gruta 77. Me dio rabia perderme por razones personales a las 7 al primer combo, Los Brazos, y por razones profesionales no pude llegar a las 9.30 pm al aquelarre de Porco Bravo. A la postre sólo vi tres grupos: Humano, Distorsión y Penadas Por La Ley, los tres bien y con sonidazo. Aunque, vaya, los Distorsión se salieron de la tabla y me apetece contarlo. Acabó su microbolo y sóltó un espectador: «insuperable».

Distorsión en acción, de los mejor del fiestorro del Muga (foto: Mr. Duck).

Distorsión en acción, de lo mejor del fiestorro del Muga (foto: Mr. Duck).

Como no pensaba escribir no tomé nota, así que lo cuento de memoria, impactado por el minishow. En su cuarto de hora aproximado los baracaldeses Distorsión ejecutaron unos cuatro temas que pusieron en danza al personal, que se hartó de corear las letras que se sabían de carrerilla. En las filas de vanguardia estaban los miembros de Porco Bravo o el simpático Tonino de Macarrada. Y Distorsión, fans de Manolo Cabezabolo, abrieron fuego con uno de sus temas más redondos, el rocanrolero y ramoniano ‘Ke les den’ (linkearé cada título de los temas que reconocí, todos de su álbum de 1987 ‘Ké buen Dios’), anti casta política él, y la peña ya enloqueció. Siguieron con el ‘Ké buen Dios’, pedestre y también punk-a-roller y coral, y de seguido montaron el pifostio friki con el politoxicómano ‘Lacasitos’ y sus aires de Toy Dolls descacharrantes y su introducción en euskera aparentemente vacilona, con su petición de que ondeáramos los brazos. Por cierto, en el Antzoki, en ese instante y ahí delante, entre el humo yo olía a vino y veía a chicas frotándose la nariz. Pero para descacharrante el último tema, ‘Johnny Rotten’, un fusilamiento descarado del ‘Johnny B. Goode’ de Chuck Berry, con los Distorsión haciendo el paseo del pato y su líder, el cantante y guitarrista Josu, bajándose los pantalones, bajándose los gayumbos (negros) y tocando con el nardo. Tenemos fotos que lo demuestran, pero no es plan publicarlas. Para desagraviaros, aquí va un bonus track, su ‘Bugi Kojonudo’, OIDLO, NO SEAIS TONT@S.

OSCAR CUBILLO

Cuenta Pato: «El Indio, del Gruta 77, le leyó un poema y se lo entregó enmarcado. Juankar lo recibió emocionado. Reivindicó ser de Portugalete y dijo, ‘vale vosotros tenéis el Guggenheim, pero hubo un tiempo en que Bilbao tenía que pedir permiso a Portugalete para dejar pasar sus barcos’» (foto: Mr Duck).

Cuenta Pato: «El Indio, del Gruta 77, le leyó un poema y se lo entregó enmarcado. Juankar lo recibió emocionado. Reivindicó ser de Portugalete y dijo, ‘vale vosotros tenéis el Guggenheim, pero hubo un tiempo en que Bilbao tenía que pedir permiso a Portugalete para poder pasar sus barcos’» (foto: Mr Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: