Radio Days: El motín de la ruleta

El bar antes de que se desatara el fervor (foto: Mr. Duck).

El bar antes de que se desatara el fervor (foto: Mr. Duck).

Martes 6 de mayo 2014, Santutxu, Bilbao, Café Teatro La Nube, 21 h, entrada libre.

Con 31 minutos de retraso (por mí agradecidos, pues llegaba de otro bolo, el narrado en el anterior post, el de Tété), en La Nube de Santutxu y con entrada libre (un chollo) los poperos italianos Radio Days, de Milán, pues, revolucionaron al personal, muy masculino, durante 87 minutos con 25 temas y… ¡tres bises!, porque la peña no les permitía acabar. Radio Days (este es su Facebook), con su baterista presentando en español cual tombolero enfático (hablaba en tono agudo y a toda leche, e informó de que tenían para vender chapas y discos en varios colores), arrancaron modositos, uniformados con casacas y zapatos de punta, ejecutando un repertorio puro Beatles pero con personalidad y rudeza, en plan la banda sonora de la película ‘Backbeat’ (‘Girl, Girl, Girl’ y su batería con el chaston sonando como el de Ringo Starr).

Al principio, con los milaneses aún uniformados con las casacas beatlenianas (foto: Nuria GD).

Al principio, con los milaneses aún uniformados con las casacas beatlenianas (foto: Nuria GD).

Los itálicos se arrimaron al power pop yanqui cromado tipo Redd Kross, versionaron a sus amigos The Rubinoos en temas de un disco compartido cuyo Bandcamp es este, y también versionaron saliéndose de la tabla el rocanrolero ‘That’ll Be The Day’ de Buddy Holly (¡lo mejor de la velada!) y el melódico ‘Lost In The Supermarket’ de los Clash, títulos que eligieron girando una ruleta como las de casino con los nombres de algunos grupos a modo de premio aleatorio.

La cara de felicidad del cantante flequilludo antes del acoso de sus fans (foto: Mr. Duck).

La cara de felicidad del cantante flequilludo antes del acoso de sus fans (foto: Mr. Duck).

La cosa siguió su curso contenta y en paz, con la cara de felicidad del cantante principal, de flequillo beatleniano, guitarra Rickenbacker pedalera a sus pies (como el otro hacha, el de la Gibson) y sonrisa indeleble. Radio Days a tres voces optimistas entonaron ‘Tomorrow’, luego elaboraron un tornado de lisergia eléctrica, presentaron una canción del verano (‘Love And Fun’), en algún momento remitieron a los Beat de Paul Collins y tal y tal. Sin embargo, durante los bises, en total tres y dos de ellos obligados, la peña enfebrecida se amotinó, confiscó la ruleta, se puso a darle vueltas (uno de los sublevados fue Carlos Benito, redactor de EL CORREO, y hasta tres veces giró la ruleta la fotera Nuria GD) y los pobres milaneses se vieron impelidos a tocar temas de Elvis (‘Burning Love’, que les quedó genial, ¡lo mejor de la velada!; ejem… reconozco avergonzado desde esta tribuna que yo amenacé al simpático cantante para que no relegaran la de Elvis), el ‘You Can’t Do That’ de los Beatles, o un restallante y coreado ‘Suffragette City’ de Bowie.

La ruleta de la locura parada en el grupo que le salió a Fernando Méndez, The Clash (foto: Mr. Duck).

La ruleta de la locura parada en el grupo que le salió a Fernando Méndez, The Clash (foto: Mr. Duck).

Y la jauría enfervorizada (¿estaría desatada por las croquetas a las que invito Txarly, el dueño de la Nube, antes del bolo?) presionó para que volvieran a salir a dar un segundo bis, y Radio Days se lucieron con otra versión de Chuck Berry (el ‘Johnny B. Goode’, ¡lo mejor de la velada!), una de los Who con la peña dando palmas entusiasmada igual que en una boda por la tarde (‘I Can’t Explain’), más dos de los Ramones (qué peligroso pogo se generó en ‘Beat On The Brat’…. ¡lo mejor de la velada). El cantante aseguró que no tenían más, pero algunos espectadores les volvieron a sacar a escena y los beatlenianos, con cara de susto y corazón tremolante regalaron dos más en el tercer bis, una de los Beach Boys y otra que yo qué sé cuál era, pues se me había acabado el papel. Entonces los de La Nube echaron humo en el bar, quizá para apaciguar a las fieras, y pudieron escapar los italianos Radio Days con los brazos en alto, repitiendo que no tenían más canciones. Y se le oyó por última vez decir al simpático cantante: bellísimo, bravísimo. Jo que sí.

ÓSCAR CUBILLO

La peña dando palmas, también los de arriba, como Edgar Reina, y en el centro un contento sublevado, Carlos Benito (foto: Mr. Duck).

La peña dando palmas, quizá en la versión de los Who, también dando palmas los de la parte de arriba del bar, como Edgar Reina, y en el centro un contento sublevado, Carlos Benito (foto: Mr. Duck).

Comments
2 Responses to “Radio Days: El motín de la ruleta”
  1. Carlos dice:

    Te diré que, antes de llegar tú, también invitó a albóndigas. Así que algunos llevábamos dosis doble.

  2. oscar cine dice:

    fue un bolo cojonudo en lo musical y sobresaliente en lo festivo.pogo en un bar de santutxu un martes??pues lo juro,fue verdad.un engorile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: