CINE: ‘El consejero’: El error McCarthy

bev el consejero cartel

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno en cine: 29 de noviembre de 2013

Estreno en DVD y Blu-Ray: 2 de abril de 2014

*

Director: Ridley Scott

*

Calificación: 2 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘El consejero’

*

El estreno en DVD y Blue-Ray (2/4/2014) de ‘El consejero’, con guion de Cormac McCarthy, nos permite conocer una de las películas más polémicas del 2013, adorada por unos (pocos) y despreciada por otros (muchos) que no dudan en incluirla en la lista de las peores películas estrenadas el pasado año.

*

*

Armonías

*

Ridley Scott es claramente un director esteticista, algo propio de la generación de directores ingleses provenientes del mundo de la publicidad y de la televisión, como Roland Joffé (‘La misión’, 1986), John Boorman (‘Excalibur’, 1981), Alan Parker (‘El corazón del ángel’, 1987) y Hugh Hudson (‘Carros de fuego’, 1981). Un boom del ‘English cinema’ de los años 80 que elevó la estética visual, en especial la utilización de la iluminación (focos y luces brillantes a través de vapores y nieblas), el uso determinado de colores predominantes en las escenas y la sobresaturación del espacio detrás de la escena (una cierta influencia artística del cine manierista de Luchino Visconti), a las más altas consideraciones.

Curiosamente, de todos estos directores emparentados con la estética predominante (y curiosamente enmarcada en un periodo histórico determinado: finales de los 70 y años 80), el principal superviviente (ya que muchos de ellos a pesar de la exagerada fama adquirida en aquellos años hoy día han desaparecido del mapa) es Ridley Scott. Un veterano cineasta que ha sabido mantener vigente sus referencias visuales, su interés por el diseño de producción en sus películas (trabajadas previamente mediante bocetos, maquetas y ‘story boards’ que desarrolla hasta el más mínimo detalle), al mismo tiempo que ha sabido acoplarse perfectamente a los avances de la industria (desde muy pronto localizada en los USA) y, en especial, al desarrollo de la tecnología digital (véase su estupenda ‘Gladiator’, 2000), algo que casa muy bien con el interés estético en sus planos. También se ha convertido en un buen narrador de historias, con un claro dominio del montaje que le permite abordar tramas complejas de múltiples líneas narrativas, a las que sabe mantener el suspense gracias al cuidado e interés puesto en sus personajes y a la importancia dada a los clímax narrativos de sus historias. Por último, en su cine destacan los actores, normalmente actores academicistas, de gran renombre y experiencia, a los que confía su visión y composición de los personajes; es famosa la libertad que da a sus actores en sus interpretaciones, en especial a profesionales como Russell Crowe o Michael Fassbender.

‘El consejero’ no es una mala película. Podríamos decir que no es más que otra película de Ridley Scott preocupada por el contraste entre la oscuridad y la luz, por el uso de colores pastel como el morado, el rojo o el amarillo con una configuración pictórica-pop de los planos, por una narración con final en suspenso donde incluso el clímax narrativo se retarda tanto que no tiene lugar y se diluye en una danza macabra de muertes. Por supuesto en el film no falta esa plantilla de actores de primera línea (tan propia de las películas de Scott del siglo XXI) que sirve para vender el film antes de que este sea estrenado.

Luz blanca para definir el estado anímico del protagonista, El Consejero (Michael Fassbender).

Luz blanca para definir el estado anímico del protagonista, El Consejero (Michael Fassbender).

 

Estética del color de cierto carácter pop.

Estética del color de cierto carácter pop.

 *

Síncopas y disonancias

*

A pesar de ello, en ‘El consejero’ hay algo que desconcierta. Ridley Scott se distancia en exceso de la historia y acentúa desmesuradamente los rasgos de sus antagonistas, Malkina (Cameron Diaz) y Reiner (Javier Bardem), con la intención de crear con ellos un prototipo de esos nuevos ricos sin mesura. Pero Scott lo hace de tal forma que sólo obtiene de ellos una caricatura. Evidencia tanto su tontería e idiotez humana que diluye su interés, los transforma en meras figuras propias de una exhibición de maniquíes de un Centro de Arte Moderno. En todo ello hay algo de responsabilidad en la directora de vestuario y peluquería, Janty Yates (ganadora del Oscar al mejor vestuario por ‘Gladiator’), quien consigue uno de los looks más horteras de la historia del cine en el personaje interpretado por Javier Bardem.

El vestuario de Bardem causa desconcierto en ‘El consejero’.

El vestuario de Bardem causa desconcierto en ‘El consejero’.

Por tanto, tratemos entender las razones por las que Ridley Scott adopta estas decisiones estéticas: decisiones que, desde siempre, han sido la clave del éxito o fracaso de sus películas. ‘El consejero’ cuenta la historia de un abogado (Michael Fassbender) que se enamora locamente de una guapísima chica, Laura (Penélope Cruz), y que para demostrar su amor compra un diamante a un traficante de joyas (Bruno Ganz), que aprovecha para explicarle el valor y el significado de estas piedras: la calidad del diamante no se mide tanto por su grado de perfección sino por el nivel de sus imperfecciones. El abogado se mueve en el mundo del dinero fácil, pero del dinero sucio. Sus relaciones con Reiner y Malkina le animan a participar en un asunto de tráfico de drogas, algo que le aportaría el nivel económico necesario para colmar a su amada Laura de todo tipo de caprichos. Pero finalmente esta ambición no le llevará a buen puerto, no al paraíso, sino a la oscuridad, a la fatalidad, a su propia destrucción y a la de las personas que él ama.

Su camino, al trasladarse en imágenes, carga de significado la metáfora del diamante. La piedra impoluta que descompone la luz en colores, de caras límpidas, planas, geométricas, de naturaleza perfecta, se asemeja a la luz blanca, brillante, a las paredes planas y a los espacios desnudos del apartamento en el que vive Reiner. Aunque cuanto más se aleja el consejero de esos ambientes falsos, de esa pura apariencia de belleza, y más se acerca a lo infecto y violento del mundo, más se da cuenta de las imperfecciones de ese diamante.

La escena clave de la película (al mismo tiempo que resulta ser la más altisonante) es cuando el abogado en apuros se encuentra con Reiner para pedirle ayuda y este, en vez de echarle una mano, se muestra preocupado por la extraña experiencia de la pasada noche (que Ridley Scott nos visualiza en una desconcertante sinfonía de imágenes pop) en la que su amante, Malkina, en vez de hacer el amor con él lo hace con su descapotable amarillo que él conduce y en su presencia. Las imágenes actúan con la intención de desconcertar al espectador. Exageran la imperfección, la ridiculizan, pero al mismo tiempo mantienen su limpieza en la imagen, la importancia del valor estético de la misma.

Igualmente resulta extraño en el film la alternancia establecida entre las escenas de lujo/apariencia y éstas que buscan la realidad oculta, el subsuelo, donde predomina la noche, la suciedad, la muerte. En contraposición a la copulación sobre el capó del coche de Malkina existe la escena del tiroteo al camión de residuos, escena donde su laconismo y frialdad recuerda a escenas similares del Javier Bardem de ‘No es país para viejos’ (2007) de los hermanos Coen.

El gran momento del film: el tiroteo contra el camión de residuos.

El gran momento del film: el tiroteo contra el camión de residuos.

Como bien explica el crítico de cine Tomás Fernández Valentí en su blog ‘elcinesegúntfv’, ‘El consejero’ tiene una estructura sincopada que alterna escenas de dialogo con escenas de acción, casi mudas, que buscan visualizar las consecuencias o explicar aquello que se ha contado en palabras. Esto permite dar esa configuración tan particular y excéntrica a ‘El consejero’.

*

Atonalidades

*

Este estilo sincopado es algo que aproxima el film al mundo de Cormac McCarthy, mundo al que la estética del film aleja desvergonzadamente de las ideas del escritor norteamericano. En las novelas de McCarthy hay una básica simplificación del mundo, dividido entre bondad y maldad, una clara puesta a prueba del hombre, en su camino existencial, basado en su toma de decisiones. Las decisiones equivocadas del hombre le conducen inexorablemente a enfrentarse a ese lado oscuro del mundo, ejemplificado por figuras infernales, insensibles al sufrimiento y dolor humano. La inocencia y bondad del hombre le llevan a renegar de las decisiones tomadas y a huir desesperadamente de la fatalidad que han conllevado sus actos. Pero en esa huida no hay escapatoria, porque el mal es más poderoso y su espacio inabarcable. Su presencia es omnisciente ya que es la representación pura de la naturaleza del hombre, su lado oscuro y reprimido, la verdad de los Estados Unidos que no es otra que la de ser cimentada en la violencia y en la muerte.

La narrativa de McCarthy es seca, sintética, limpia, opresiva, violenta, alterna la descripción con ciertos diálogos que actúan como monólogos, como voces de conciencia que no paran de vomitar filosofía existencial. Pero el film de Scott está en otra onda. Está en una equivocada decisión estética y de puesta en escena, en una falta de entendimiento total con el mundo de McCarthy. Por ello esos monólogos mccarthyanos suenan falsos en la boca del traficante Westray (Brad Pitt) o del abogado mexicano quien al recitar esos versos de Machado…

 

Caminante son tus huellas

el camino y nada más;

Caminante, no hay camino,

se hace camino al andar.

Al andar se hace el camino,

y al volver la vista atrás

se ve la senda que nunca

se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino

sino estelas en la mar

 

… sólo consigue que éstos suenen a empastes culturetas (debido, eso sí, al haber dedicado parte del metraje a mostrar las tonterías de una Cameron Díaz y sus avatares sexuales).

GERARDO CREMER

Comments
3 Responses to “CINE: ‘El consejero’: El error McCarthy”
  1. Oscar Cubillo dice:

    Gerar, buena reseña. Yo soy de los que defienden que ‘El consejero’ es una buena película. Esteticista y sofisticada, pero cool y modernista en la forma y con un hondo mensaje moral de fondo: el pecado se paga. Que se lo cuenten al protagonista, que va directo al infierno en la tierra. La vi en el cine, en pantalla enorme, de cerca, y recuerdo que las escenas de violencia son secas y realistas: brutal y breve el intento de fuga de Bardem, sofocada y a punto de estallar la latente violencia cuando el protagonista se cruza con un antiguo defendido… Los contrastes del filme también son sociales (magníficos los planos aéreos de la frontera y el muro que separa México de Estados Unidos en Ciudad Juárez), la estética de Bardem me parece hortera, sin más (más friki y chocarrero es su peinado), el papel de Malkina / Cameron Díaz sí es caricaturesco aunque quizá feminista en su poder mefistofélico, Brad Pitt está estupendo, y hay frases muy cool, como la de ‘éstos no son polis…’ antes del tiroteo en la carretera (escena que le conté a mi mujer en casa, desenfundando yo y todo… ¡bang!). Una pega que le veo a la peli, aparte del final demasiado raudo, es que al protagonista no le llaman ‘consejero’ sino ‘abogado’ durante todo el metraje.

  2. Higinio dice:

    La peor de la Trilogía del Pelo de Bardem,
    (junto con No es país para viejos y Skyfall).

  3. oscar cine dice:

    me la pusieron tan mal que cuando la vi,me parecio que tenia su punto,aunque vaya claramente de mas a menos.lo siento oscar,pero las camisas de bardem te las he visto a ti en algun azkena.no se,quiza eran los katxis a precio de moet y lo recuerdo borroso.que lejanos los tiempos del scott de”los duelistas”y”alien”.en fin…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: