CINE: ‘Her’: Un refugio en la luna

bev her cartel

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno en cine: 21 de febrero de 2014

Estreno en DVD y Blu-Ray: mayo de 2014

*

Director: Spike Jonze

*

Calificación: 4 estrellas sobre 5

*

Trailer de ‘Her’

*

Nominado al Oscar como mejor director por ‘Cómo ser John Malkovich’ en 1999 y finalmente ganador del Oscar en 2013 al mejor guionista por ‘Her’, este film confirma a Spike Jonze como uno de los directores y escritores de cine más originales de Estados Unidos. Alguien que no necesita más de la sombra de Charlie Kaufman

*

*

Los ojos de Samantha

*

La extrañeza que produce ‘Her’ no es debido tanto a la singular descripción de un futuro no muy lejano, donde los hombres visten a la moda retro (pantalones de talle alto, para montar a caballo en el siglo XIX, según reconoce el responsable de vestuario de la película Casey Storm) y donde todos llevan bigote. Tampoco a la descripción de los equipos informáticos (las cámaras minúsculas que permiten ver la información sin pantalla, la comunicación verbal con el sistema operativo y la necesidad de llevar auriculares para recibir los mensajes). No, lo extraño en ‘Her’ surge de la ausencia de gente en las calles, de la extrema soledad de las personas en sus domicilios, de la falta de comunicación, restringida al hombre y su ordenador.

bev her pantalones altos 1

Bigote y pantalones altos sin cinturón: moda única del hombre del futuro según ‘Her’.

Quizá, dándole una vuelta a nuestra visión como espectadores, la clave de ‘Her’ no reside en considerar la continua sucesión de primeros planos de Theodore (Joaquin Phoenix), cuando éste habla con su sistema operativo, Samantha (Scarlett Johansson), como una decisión visual de un narrador omnisciente (el espectador está acostumbrado a aceptar la falta de un origen del punto de vista y a sustituirlo por la presencia de un narrador cuando éste no se identifica), sino en establecer que esas imágenes que muestran a Theodore son las que nacen del punto de vista de Samantha (un personaje sin cuerpo, un sistema operativo, sólo voz). Mejor dicho, son esa creación artificial que Samantha forma alrededor de Theodore: un espacio relajado, íntimo, que le permite a él sobrellevar su soledad y la ausencia de sus seres queridos (la ausencia de su madre y su esposa).

La película está cargada de claves que permiten acercarse a esta posible aproximación del texto fílmico. El film usa ciertas angulaciones de cámara para remarcar la existencia de un ‘otro’ que está observando (véanse los planos de Theodore cuando Samantha le despierta por las mañanas o las aproximaciones hacia su espalda en travelling cuando él está asomado en la terraza), el montaje combina planos sin sonido de recuerdos de Theodore que parecen una sucesión de archivos almacenados en el ordenador y que surgen sin previo aviso en aquellos momentos en el que el estado anímico del protagonista lo necesita, pero también están esas dos secuencias en las que Theodore se filma con su cámara, dando vueltas alrededor de sí mismo, saltando entre la gente y comportándose como un niño, tanto en la calle como en la playa, y que transmiten la impresión de que su ordenador, Samantha, está allí con él: ella presente, componiendo la escena y la situación.

La extrañeza que produce ‘Her’ reside en que la realidad que se contempla de Theodore no es ‘una realidad’ sino una simple falsificación: contemplamos lo que el ordenador observa, y por tanto se observa en la pantalla lo que el ordenador fabrica para Theodore: un mundo dispuesto a su medida, con el simple propósito de aliviar su estado de tristeza y de extrema soledad.

*

Componiendo vidas

*

Theodore Twombly trabaja escribiendo cartas a familias con el propósito de hacerles felices mediante la creación de un artificio. Los hombres necesitan engañarse para vivir de sus sueños o de sus recuerdos. Y Theodore participa en ello, envía cartas de amor, cartas de cariño de un hijo ausente hacia sus padres o de una mujer hacia su esposo.

Aunque también Theodore necesita lo mismo que esas familias a las que él escribe. También su amiga Amy (Amy Adams) tiene miedo de perderlo todo, de acabar como el resto de la gente si pierde a su marido, aunque su existencia esté presidida por la apatía, la timidez y la mentira. Si Amy recurre a esa imagen idílica de relación feliz con su esposo para sobrellevar su vida, Theodore recurre a entablar una relación sentimental con el sistema operativo de su ordenador. Aunque no nos engañemos, el propósito de todos es el mismo: crearse una ficción, un mundo paralelo, una vida de contemplación de sombras dentro de una caverna que evite afrontar el mundo real.

El gesto temeroso de Amy delata ese miedo al abismo de la soledad que abate a todos los personajes del film.

El gesto temeroso de Amy delata ese miedo al abismo de la soledad que abate a todos los personajes del film.

Lo más grato del guión de Spike Jonze es que se evita hablar de las causas que llevan al hombre al aislamiento, a la pérdida de contacto con sus semejantes, al mismo tiempo que se muestran las consecuencias: la necesidad continua de afecto, los recuerdos que flotan como algo lejano, inalcanzable. Esta sucesión de imágenes del pasado, pero que conviven con el presente, recuerdan fuertemente a ‘El árbol de la vida’ (2011), de Terrence Malick, un film en donde la existencia se reducía al recuerdo, lugar en el que permanecía activo el germen de la vida y la presencia de Dios.

Este ‘mundo feliz’ en ‘Her’ funciona gracias a los avances técnicos del hombre. Un proceso personalizado que evita al otro para poder así vivir plenamente. En la película, hacia el final, se produce una ruptura, un proceso de sinceramiento de Samantha a Theodore, hecho que le lleva al protagonista a reflexionar, a admitir una realidad diferente a la idealizada que está viviendo. Dos escenas confirman esa percepción:

1. En la primera, Theodore corre por la calle desesperado tratando de establecer contacto con Samantha cuya señal ha perdido. Durante este recorrido se fija en la gente de la calle a los que ve felices hablando a solas con el ordenador integrado en su cuerpo. Lo extraño de la escena es el choque que esa visión le produce a Theodore, como si se diese cuenta por primera vez que todo el mundo es como él y que él no es más que uno de tantos que disfrutan de esa artificialidad que facilitan los medios.

2. En la segunda, Theodore habla con Samantha en una especie de despedida y Spike Jonze filma las motas de polvo suspendidas en la luz que flotan en la habitación y esa volatilidad es lo que configura la naturaleza incorpórea de Samantha, la que Theodore visualiza desesperado, asumiendo que hasta ese momento sólo había vivido en un sueño.

*

Huida a lo imaginario: el discurso temático del cine de Jonze

*

El cine de Spike Jonze y Michel Gondry (pertenecientes a la generación del videoclip), junto con el guionista y director de cine Charlie Kaufman, es un cine cimentado en la realidad, aunque dé la impresión de lo contrario. Sus películas remarcan la decepción por la cotidianeidad de la vida diaria, pero también buscan en ella sus elementos más profundos, los más engarzados con sentimientos de plenitud o eternidad, tales como el amor o la imaginación. Un mundo real que los personajes describen con aflicción, debido a la existencia de la mortalidad (o pérdida de juventud) y la frugalidad del amor verdadero. Por ello, los protagonistas de sus films buscan un mundo imaginado que no se separe del real pero que al mismo tiempo les permita definirse como personas.

Tanto en ‘Cómo ser John Malkovich’ (1999) como en ‘Adaptation’ (2002), sus personajes descubren un entorno surrealista, casi mágico (Charlie Kaufman busca su inspiración en Lewis Carroll), que les lleva a configurar su existencia en base a sus deseos, aunque ese mundo exterior se presente como un universo paralelo del que no tienen todo el control. La huida a lo imaginario es finalmente una introspección en su psicología (en su mundo interior), que es expuesta y analizada mediante escenas que se muestran exteriores a la mente del personaje. Sus films mantienen ese estilo visual videoclipero (cámara al hombro, cortes continuos, música a ritmo de la imagen) que lidia con esos espacios externos e incontrolados de la mente, aunque el estilo usado para mostrar los momentos de la realidad cotidiana se decanta por un tono más contemplativo, más acorde con el ritmo vital.

Spike Jonze trabaja en esos dos universos paralelos, que mezcla y separa según el estado de ánimo de los personajes. Gracias a su estilo cinematográfico consigue que sus películas se abran a múltiples interpretaciones, en función de creer o no en la existencia de los mundos exteriores al individuo. Jonze sabe corporeizar esas impresiones, crear un grado de verosimilitud narrativa (gracias a su conocimiento del ritmo y la música) debido a que todo surge de esos sentimientos de soledad, decepción y melancolía que son inherentes al hombre y a su realidad cotidiana.

Por ello el tema musical de la película (‘The Moon Song’ de Karen O; aquí va la canción en la ceremonia de los Oscar) sabe resumir perfectamente el sentido final de la película y por ende del universo narrativo de Jonze:

I’m lying on the moon (Estoy tumbada en la luna)

My dear, I’ll be there soon (Cariño, estaré alli pronto)

It’s a quiet starry place (Es un lugar en calma y lleno de estrellas)

Time’s we’re swallowed up (Es hora de que seamos tragados)

In space we’re here (En este espacio en el que estamos)

A million miles away (A millones de millas de distancia)

There’s things I wish I knew (Hay cosas que ojalá supiera)

There’s no thing I’d keep from you (Nada que ocultarte)

It’s a dark and shiny place (En este lugar oscuro y brillante)

But with you my dear (aunque contigo, cariño)

I’m safe and we’re a million miles away (estoy a salvo y a millones de millas de distancia)

We’re lying on the moon (estamos tumbados en la luna)

It’s a perfect afternoon (en una tarde perfecta)

Your shadow follows me all day (tu sombra siguiéndome todo el día)

Making sure that I’m okay and (asegurándose de que estoy bien y)

We’re a million miles away (Estando ambos a millones de millas de distancia)

GERARDO CREMER

Anuncios
Comments
One Response to “CINE: ‘Her’: Un refugio en la luna”
  1. oscar cine dice:

    me parece un film especialisimo.hipnotico.tierno.joaquin phoenix es una bestia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: