Edu Manazas & Whiskey Train: Made in Chicago

Edu atravesando al respetable durante un personal ‘Sweet Home Chicago’ (foto: Piru Lamiako).

Edu atravesando al respetable durante un personal ‘Sweet Home Chicago’ (foto: Piru Lamiako).

Viernes 30 de mayo 2014, Bilbao, Café Teatro Evidence, 23 h, entrada libre.

Profesional destacado de la escena blusera madrileña, el guitarrista y cantante Edu Manazas (este es su Facebook) dictó una sesión de blues eléctrico de Chicago el viernes en el Café Teatro Evidence. En cuarteto, al frente de su combo Whiskey Train, sustentado sobre una base rítmica infatigable nada ruidosa y agraciado con la combinación de dos guitarras sin distorsión, la Fender Stratocaster del líder tocada con las uñas y la Gibson Les Paul del hacha de Carabanchel Óscar González tocada con púa y a veces frotada con slide, Edu Manazas se arrimó al west side blues, el estilo renovador que en los años 60 jóvenes negros como Magic Sam, Luther Allison u Otis Rush cincelaron dando protagonismo a sus guitarras eléctricas mediante largos punteos.

Los Whiskey Train, a saber: Oscar González (guitarra), Pino Sambataro (batería), Manazas (voz y guitarra) y Phineas (bajo) (foto: Piru Lamiako).

Whiskey Train: Oscar González (guitarra), Pino Sambataro (batería), Manazas (voz, guitarra) y Phineas (bajo) (foto: Piru Lamiako).

‘Live At La Coquette Blues Bar’.

‘Live At La Coquette Blues Bar’.

Venían presentando su disco ‘Live At La Coquette Blues Bar’, un «templo del blues de Madrid» como lo definió el líder, y la sesión bilbaína de 19 piezas (coda final incluida) en 97 minutos la compusieron las versiones, lastre del blues mundial en general pero que en el caso de Manazas ni pecó de revivalista ni de verbenero Cantando roto con la pena de un negro, Edu marcó el walkin bass (‘I’m A Lonely Man’ de Little Milton), se arrimó al funkito (‘Take It Off Him And Put It On Me’ de Luther ‘Snake Boy’ Johnson), abrazó el soul (‘If You Love Me (Like You Say)’, de Albert Collins, con el sentimiento de Hi Records, ‘Part Time Love’, de Phillip Walker, con la sofisticación de BB King), lloró los lentos (‘Somebody Loan Me A Dime’, de Fenton Robinson), sugirió el boogie (‘Boogie Woogie Rambler’ de Clarence Gatemouth Brown; aquí va un directo) y jugó con los instrumentales (‘Hideaway’ de Freddie King y alguno más) mientras remitía a guitarristas negros tipo Otis Rush, Magic Sam.

Ya por el final emergieron los temas más reconocibles, que tampoco se hundieron en la fiestuqui de karaoke, caso de un ‘I Got My Mojo Workin’’ de Muddy Waters hecho boogie hiperdinámico o un ‘Sweet Home Chicago’ con el peligro del coro manido pero con buenos desarrollos instrumentales y con Edu Manazas cruzando al respetable encantado, estirando el cable de su guitarra y tocándola con los dientes y poniéndosela tras la cabeza.

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: