Skid Row + Buckcherry + Buffalo Summer: Tripleta más que potable (+ entrevista)

Los angelinos Buckcherry, triunfadores de la terna al alternar escándalo y actitud (foto: Mr. Duck).

Los angelinos Buckcherry, triunfadores de la terna al alternar escándalo y actitud (foto: Mr. Duck).

Jueves 19 de junio 2014, Bilbao, Santana 27, 20 h, 25-30 €.

Escaso medio millar de humanoides (bastantes joveznos, muchas chicas…) el jueves para ver una tripleta de rock con bastante carga nostálgica pero más que potable, notable incluso. Había poca gente para la vitola de los dos oficiantes yanquis, y se apuntaron bastantes motivos: el HellFest, el Azkena Rock Fest el día después… y yo añadiría el horario tardío (y una hora retrasado tras lo primeramente anunciado) que impedía volver a casa en transporte público.

Buffalo Summer, los galeses agradaron con su rollito telonero onda Black Crowes (foto: Mr. Duck).

Buffalo Summer, los galeses agradaron con su rollito telonero onda Black Crowes (foto: Mr. Duck).

Abrieron la terna Buffalo Summer (Sur de Gales, 2010), que desearon agradar en su media hora de aperitivo con ocho piezas influidas por el rollo sudista de Black Crowes y recreadas en plan Dirty York y The Temperance Movement. Se les notó el rol de teloneros a los jovencitos, tres tirillas melenudos y un calvo rapado, gordo y barbudo al bajo. Cuando se ponían hard Buffalo Summer remitieron a The Answer más ligeros, el cantante ponía poses a lo Robert Plant y bailaba como el de Soulbreaker Company, al apretar el boogie se arrimaron a Humble Pie y buscaron las palmas y la comunión con su ambicioso ‘Down To The River’.

Media hora después salieron Buckcherry (Los Ángeles, California, 1995), que ofrecieron lo mejor de la tripleta por actitud, ambición, estética (los cinco tatuados y pilosos), guitarras (dos solistas) y el liderazgo de su cantante hipertatuado Josh Todd (Joshua Todd Gruber, Los Ángeles, 1970), un chulo integral, un chulazo nato que cantó muy nasal, bailó como un boxeador haciendo piernas y jugó a la provocación con loas a la droga (la inaugural y cocainómana ‘Lit Up’, su primer éxito, que sonó como si ya no se lo creyeran) y mucho sexo de polla grande (‘Porno Star’) y persecución del escándalo (el pastiche funkatero ‘Crazy Bitch’, su mayor éxito), aparte de querencia por los tacos (la última, ‘Say Fuck It’, de Icona Pop, con espíritu punk).

Josh Todd, hipertatuado cantante de Buckcherry, con un rey en su espalda (foto: Mr. Duck).

Josh Todd, hipertatuado cantante de Buckcherry, con un rey en su espalda (foto: Mr. Duck).

En 67 minutos dispararon 14 temas, y se puede decir que arrancaron el bolo en el segundo, ‘Dead Again’ (aquí un clip en falso directo). Buckcherry alternaron temas comerciales (la coral ‘Everything’, la balada para ellas ‘Sorry’, que dice ‘el modo en que te veo llorar me da ganas de morirme’), aspiraron a suceder a Aerosmith y marcaron el hard rock boogie (no solo por el guiño a AC/DC de ‘Big Balls’), y no perdieron la actitud (‘Broken Glass’) a pesar de los modernismos (‘Gluttony’).

Skid Row, los de Nueva Jersey dieron más de lo esperado y hasta picaron en el punk (foto: Mr. Duck).

Skid Row, los de Nueva Jersey dieron más de lo esperado y hasta picaron en el punk (foto: Mr. Duck).

Otra media después salieron Skid Row (Toms River, Nueva Jersey, 1986) y ofrecieron más de lo esperaba en 67 minutos y 15 temas conducidos por su cantante, Johnny Solinger, que estéticamente parecía Charly Glamour, el de Gigatrón, y oficiaba ilusionado como el líder de Anvil (‘Thick Is The Skin’). Con muchos tatus, melenas más lacias y más arrugas, Skid Row dieron un bolo variado propenso a la fiesta (‘Let’s Go’), bastante rocanrolero (‘Makin’ A Mess’), con las inevitables baladas corales (18 And Life’, ‘I Remember You’), un filo natural punk (la versión del ‘Psycho Therapy’ de los Ramones entonada por el bajista fundador Rachel Nolan mientras Solinger tomaba resuello fuera del tablado, la introducción del bolo con el ‘Blitzkrieg Bop’ ramoniano sonando enlatado…), experimentos fórmula Beastie Boys (‘Monkey Business’), heavy metal (‘Slave To The Grind’) y glam (‘Youth Gone Wild’), todo interpretado ante las filas más mermadas aunque Skid Row han sido más superventas que Buckcherry, y con Solinger perdiendo descaradamente chorro de voz en la segunda parte.

OSCAR CUBILLO

Por Buckcherry contesta la entrevista Keith Nelson, guitarrista y fundador (foto: Mr. Duck).

Por Buckcherry contesta la entrevista Keith Nelson, guitarrista y fundador (foto: Mr. Duck).

+++ ENTREVISTA +++

*

“El rock and roll está vivo y bien”

*

El titular de arriba coinciden en afirmar dos bandas estrellas del rock duro yanqui

y vendedoras de millones de discos que descargaron en Bilbao ante sólo medio millar de fans

*

Terna entresemana de rock duro filometálico rematada por un doblete estelar, el compuesto por Skid Row (Toms River, Nueva Jersey, 1986), vendedores de más de 10 millones de discos en su primera década de andadura gracias a un rock de estadio comercial y comparable con sus amigos Bon Jovi, más los más genuinos Buckcherry (Los Ángeles, California, 1995), que se abrieron hueco en el mercado como aspirantes joveznos a suceder a Aerosmith y están personificados por su hipertatuado cantante Josh Todd. Ante la ocasión lanzamos por e-mail el mismo cuestionario a ambas bandas: Keith Nelson, guitarrista y fundador, contestó por Buckcherry, y Rachel Nolan, bajista y fundador, por Skid Row, éstos en gira dirigiéndose hacia Abilene, Texas.

¿Qué es el rock and roll para vosotros?

Skid Row: Es la sangre de mi vida. La música en general es la razón por la que me levanto por la mañana.

Buckcherry: El rock and roll significa que tú vives tu vida como te apetece y respetando a otra gente que pretende hacer lo mismo.

¿Y qué pensáis cuando tantas voces aseguran que el rock and roll está muerto? Nosotros no estamos de acuerdo, por supuesto.

Skid Row: ¡Somos la prueba viviente de que el rock no ha muerto! Damos alrededor de 100 shows al año, ¡o sea que puedo afirmar que es un hecho que el rock and roll está alive & well, vivo y bien!

Buckcherry: El rock no ha muerto. Está alive & well, vivo y bien. Muchas bandas lo prueban cada noche por todo el mundo.

¿Qué os gusta de la otra banda del cartel, de Skid Row o Buckcherry?

Buckcherry: Skid Row siempre han estado muy por encima de sus colegas. Han escrito éxitos atemporales que no están confinados en una época o una moda. Estamos muy emocionados por hacer shows con ellos.

Skid Row: Soy fan de Buckcherry desde la primera vez que escuché ‘Lit Up’. Era agresivo y ofensivo. Como debe ser el buen rock and roll.

¿Qué soléis hacer en la carretera, mientras estáis de gira? ¿Descansar en el autobús, leer, escuchar música, ver películas…?

Buckcherry: Contamos con muchas actividades para llenar nuestro tiempo libre. Siempre hay música sonando por aquí. Y solemos disfrutar con un buen combate de boxeo.

Skid Row: Yo soy un ‘foodie’ (cocinillas, gastrófago, gourmet). O sea que me gusta probar comida extraña y estupenda. También trato de mantenerme ocupado con carreras de karts y tal. Y tengo un slingbox conectado a la tele de mi casa y así la puedo ver en mi portátil o en el iPhone. En la carretera me meto sobredosis de la serie ‘Padre de familia’.

Por Skid Row contesta la entrevista Rachel Nolan, bajista y fundador (foto: Mr. Duck).

Por Skid Row contesta la entrevista Rachel Nolan, bajista y fundador (foto: Mr. Duck).

¿Qué es lo que más os gusta de España? Esta no es vuestra primera vez por aquí.

Skid Row: ¡Los aforos son intensos! La alta energía es la regla con el público español. También me encanta la paella. Puedo comerla durante todo el día.

Buckcherry: ¡La gente! Con mucha diferencia son los fans de la música más apasionados sobre la tierra. ¡Es un honor tocar para ellos!

¿Algunas palabras sobre vuestros respectivos últimos discos? El CD ‘Confessions’ en el caso de Buckcherry y el EP ‘Rise Of The Damnation Army’ en el de Skid Row?

Buckcherry: ‘Confessions’ es nuestro primer disco con un argumento, un concepto. Hemos querido ofrecer nuestra perspectiva sobre los siete pecados capitales y los hemos relacionado en una historia basada libremente en algunos eventos de los primeros años de vida de nuestro cantante, Josh.

Skid Row: ‘Rise Of The Damnation Army’ es la segunda entrega de la serie ‘United World Rebellion’. Trata acerca de la capacitación, la individualidad y la confianza. No puedes ser tú mismo hasta que crees en ti. El friki heredará la tierra.

¿Cómo van a ser vuestros conciertos por aquí?

Skid Row: Rock and roll sin parar. Este es un cartel guay de verdad.

Buckcherry: Nuestros espectáculos discurren siempre en un ambiente de fiesta, y estoy seguro de que el público en España lo elevará todo hasta otro nivel.

Las dos bandas habéis vivido una interrupción en vuestras carreras, Buckcherry entre 2002-05, y Skid Row entre el 96-99. ¿Por qué abandonasteis?

Skid Row: Cuando Skid Row nos tomamos un descanso pensamos que sería permanente. Nos perdimos tocando y perdimos a nuestros fans. Pero luego fichamos a Johnny (Solinger, su cantante desde 1999) y salimos otra vez a la carretera. Tan simple como eso.

Buckcherry: Necesitábamos un descanso, una oportunidad para orear la casa y reagruparnos. La música nos reunió de nuevo y es lo que impulsa a la banda.

OSCAR CUBILLO

¿Charly Glamour, el de Gigatrón? No, Johnny Solinger, el de Skid Row (foto: Mr. Duck).

¿Charly Glamour, el de Gigatrón? No, Johnny Solinger, el de Skid Row (foto: Mr. Duck).

Comments
One Response to “Skid Row + Buckcherry + Buffalo Summer: Tripleta más que potable (+ entrevista)”
  1. Iker dice:

    Pues a mí me gustaron más los Skids. Tengo en un pedestal su disco “Slave to the grind”(1991), que con el “Appetite for destruction” de Guns and roses es mi disco preferido de hard rock macarra. Me convencieron Snake y Scotti Hill (vaya pinta de grillao que tiene) a las guitarras y el mercenario cumplidor que sustituye a Rob Affuso a la batería. Creo que este grupo podía haber llegado muy lejos si hubieran aparcado los egos, especialmente Sebastian Bach,(único) amigo de Axl Rose. Johnny Solinger se maneja aceptablemente en las canciones que él grabo, como “Thick is the skin” y “Kings of demolition”, pero las pasa más putas que Caín con algunas de las otras, tirando de efectos de micrófono más de lo deseable.
    Skid row siempre tuvieron buen gusto para las baladas. “I remember you” me parece la más ñoña de todas, pero fue la que más me gustó ayer, por encima de “18 and life” y la conmovedora “In a darkened room”.
    Del recital músico festivo me quedo con el temazo “Monkey business”; una canción sencilla, pegadiza y potente.También con su infaltable “Youth gone wild”.
    No esperaba gran cosa de Skid row a estas alturas y fui sin expectativas demasiado altas. El concierto fue aceptable, con un sonido potente y el lastre de un cantante muy cascado.Por cierto, Oscar, estábamos a tu lado durante el concierto. ¿Consigues disfrutar de los recitales teniendo que tomar tantas notas? jeje

    Un saludo,
    Iker.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: