9º Festival Bilbao BBK Live / The Black Keys + 4: Igual que oírlos en casa

The Black Keys, a piñón fijo, con dos mercenarios semiocultos (foto: RhythmAndPhotos).

The Black Keys, a piñón fijo, con dos mercenarios semiocultos (foto: RhythmAndPhotos).

Sábado 11 de julio 2014, Bilbao, Monte Kobetas, entrada diaria 62 €, bono tres días 121 €.

BEV 9 BBK LIVE CARTELNúmeros 1 en USA y grandes reclamos del BBK Live de este año, los Black Keys dieron un bolo correcto sin empatía hacia el público, que se montó la fiesta a su bola

Tras una tarde en la que se podía andar con comodidad por las campas de Kobetamendi, a la hora de la verdad se llenó a tope la cima del monte para ver a The Black Keys, el dúo de Akron, Ohio, que del blues tabernero ha saltado al gran rock de estadio, la verdadera guinda de un cartel festivalero de tres días con abundantes grupos comerciales, sintéticos y fallidos. A la tarde se habían podido ver cómodamente los conciertos, pues el grueso de los 40.000 espectadores oficiales no habían llegado: o bien reservaban fuerzas o simplemente pasaban el tiempo con el botellón en las cercanías. Era gracioso presenciar cómo mucha peña apuraba sus últimos tragos en la barrera de entrada, donde los registros, a un palmo del segurata de turno, pues está prohibido introducir bebida para que se gaste el dinero en las barras.

Los indiscutibles cabezas de cartel del IX Bilbao BBK Live no defraudaron, pero tampoco devoraron la noche de luna llena. Hubo fans que se quejaron una vez más: «otra vez ha faltado volumen», comentó un hipster a su novia, y es que quizá el viento del Cantábrico diluyó la pegada sónica de un cancionero más apropiado para ser escuchado en casa que absorbido en un macroconcierto. Se sucedieron las canciones, breves y de formato clásico, pero The Black Keys, número 1 en USA con la salida de su último disco, ‘Turn Blue’, se vieron perjudicados por dos detalles: no oficiaron como un grupo, sino como dos líderes y dos mercenarios a los que no dieron nada de bola (bajo y teclista, al fondo del tablado), y encima no se preocuparon por empatizar con la masa milenaria, ya que el guitarrista y cantante Dan Auerbach (hoy productor de Lana del Rey) sólo dijo muchas gracias de vez en cuando, informó de que el título de su último disco es ‘Turn Blue’, presentó casi al final a los cuatro músicos (pareció que no iba a citar a los mercenarios, tras una pausa), y sólo se despertó cuando introdujo su gran éxito, ‘Lonely Boy’, popular gracias a un video donde un currela negro, en plano fijo, baila esta canción y la tararea como en un karaoke (bueno, los lectores de este blog lo sabéis mejor que yo; 36 millones de reproducciones lleva ya el link anterior).

Los Black Keys idearon un show con atractivo visual reflejado en unas pantallas que reforzaban el aspecto lisérgico de un repertorio de 17 títulos en 87 minutos. Las canciones, pulcramente tocadas pero con poca sangre aportada por los dos mercenarios de apoyo, se sucedían una detrás de otra, con la fidelidad de los discos, aptas más para ser escuchadas en casa que en un bolo, ya se ha dicho. Así que, como no le espoleaba el grupo, la multitud se montó su fiesta según llegaban los temas más conocidos: saltaba, alzaba los brazos, sacaba los móviles, coreaba los estribillos y tarareaba ciertas partes musicales, algo que sólo hacen las personas que no van a muchos conciertos.

El baterista y colíder de los Black Keys, Patrick Carney, le puso ganas al baquetear (foto: Music Snapper).

El baterista y colíder de los Black Keys, Patrick Carney, le puso ganas al baquetear (foto: Music Snapper).

Por ejemplo la peña se puso contenta con la inaugural, una lograda y fiel ‘Dead And Gone’, tarantiniana y participativa mediante los coros oh-oh-oh. Y los títulos se encadenaron sin gradaciones, uno detrás de otro, como rellenando un formulario (de la SGAE) en estilos variados siempre auténticos, como el blues hendrixiano ‘Next Girl’, el rock negro con falsetes vía Eagles Of Death Metal ‘Run Right Back’, o, pum, otro hit, ‘Gold On The Ceiling’ (oro en el techo), cuando los seguratas evacuaron a tres chicas desmayadas a mi izquierda.

Peliculeros a lo Jon Spencer Blues Explosion los de Akron sonaron en ‘It’s Up To You Now’, buenos pantallazos tuvo la garajera ‘Money Maker’, y la balada lisérgica ‘Bullet In The Brain’ aireó la tónica general. Ellos seguían cambiando de guitarras y tal entre tema y tema, sin hablar a los fans, haciendo más obvio el encadenamiento átono del repertorio, y cayó otro hit coreado con lalalás: el rock and roll presleyano ‘Howlin’ For You’ (aullando por ti, ¡y era luna llena!). Soulero y sofisticado llegó ‘Nova Baby’, algo John Fogerty resultó ‘Gotta Get Away’, balada arquetípica devenida en blues fue ‘She’s Long Gone’ (aquí la peña dio palmas veloces durante el punteo), y otro hit con la peña coreando lalalá fue el nuevo single ‘Fever’, previo a su gran éxito, ‘Lonely Boy’, introducido así por Dan Auerbach: «Bilbao, ¿estás ahí?, ¿puedes ayudarnos con esta?».

Pose lánguida del líder de los Black Keys, Dan Auerbach, hoy productor de Lana Del Rey (foto: Music Snapper).

Pose lánguida del líder de los Black Keys, Dan Auerbach, hoy productor de Lana Del Rey (foto: Music Snapper).

Se acabó, se fueron sin aspavientos y regresaron para el bis doble abierto con un largo ‘Little Black Submarines’ con gradación a lo Led Zeppelin y cerrado con ‘I Got Mine’, un blues-rock como en sus mejores tiempos, con ellos dos solos, al bajo y la batería, y con las pantallas del fondo marcando su nombre de modo luminiscente: THE BLACK KEYS.

Vaya tarde de sábado

El sábado del 9º BBK Live subí pronto a Kobetamendi, con ganas de ver a cinco grupos, incluyendo al cabeza de cartel: The Black Keys. Los cuatro primeros fueron decepciones. Vaya tarde, sí. A las 7, en el Escenario 2, los cinco neoyorquinos de Skaters (joder, no parecieron los mismos de su web) operaron desubicados, desganados, cansados y quizá colocados. En 44 minutos y 14 canciones no ofrecieron ninguna idea propia, remitieron a los Strokes (su gran influencia, nítida por ejemplo en la lánguida ‘Miss Teen Massachusetts’, en la inicial ‘One Of Us’, en un cuasi intenso ‘Deadbolt’…) y los Clash (dos reggaes, otros dos rocks que resonaron a su ‘Lost In The Supermarket’), y entre arrebatos punk y hardcore versionaron a Ramones (el ‘Judy Is A Punk’ en el día de la muerte de Tommy Ramone) y Violent Femmes (‘Kiss Off’ para cerrar). La gente donde más interactuó fue en ‘I Wanna Dance (But I Don’t Know How)’.

El batería de los Skaters, parecido a Tommy Ramone y actuando en el BBK Live en el día de su muerte (foto: RhythmAndPhotos).

El batería de los Skaters, parecido a Tommy Ramone y actuando en el BBK Live en el día de su muerte (foto: RhythmAndPhotos).

Sin esperar demasiado del reencuentro a las 8 nos trasladamos al escenario principal para catar a Los Enemigos, cuatro madrileños que en 50 minutos y 12 temas sonaron sobrios, sin demasiada fuerza (floja ‘Me sobra carnaval’, perezosa y sudista ‘Desde el jergón’), arrancando con dos en plan Rosendo (‘Esta mañana he vuelto al barrio’), aportando su pintoresco y perezoso ‘Antonio’ (justo antes presentó a la banda: Manolo, Chema, Fino y Josele) y dando más importancia a la voz manierista de su líder Josele que al rock, que emergió en tres momentos: el ‘Señora’ de Serrat, ‘Dentro’ y la última, ‘John Wayne’. Como dijo por el final el amigo Arturo: «Antes qué brincos pegaba Fino. Ahora ni se mueven. Como los Supersuckers, ja, ja…». Y yo pensé: si Last Tour trajeron a os Enemigos en 2013 al Azkena Rock Festival y este año al BBK Live, seguro que en 20015 los traen al BIME.

 

Josele Santiago, líder de Los Enemigos, que ahora puntea más que antes (foto: RhythmAndPhotos).

Josele Santiago, líder de Los Enemigos, que ahora puntea más que antes (foto: RhythmAndPhotos).

Aún no había tanta gente como las 40.000 personas oficiales en Kobetamendi (el gran botellón estaba fuera del recinto, esperando a los Black Keys) y a las 9, en el escenario 2 y perjudicados por la claridad de la tarde, oficiaron los esperados Band Of Horses, cinco de Seattle que en 63 minutos y 14 piezas sonaron reiterativos, intensos y épicos pero sin llegar a ninguna parte, a menudo sentimentales (‘Laredo’) y melodramáticos (‘Is There  A Ghost’, de lo mejor de su oferta), emulando a Wilco (y ocasionalmente a Petty y a Young, y a los Black Crowes al menos dos veces), con un líder, el vocalista Ben Bridwell, que fumó en escena, que abusó de los falsetes, que cantó afectado en lo triste y también lo alegre, que no condujo a lo alto un flojo ‘The Funeral’ y que sólo resultó creíble en la última, el soul ‘Am I A Good Man?’. Vaya plof, oigan.

BEV 8 BBK LIVE SABADO Band Of Horses_MusicSnapper

El afectado y tatuado Ben Bridwell, el líder de Band Of Horses (foto: Music Snapper).

También esperados eran The Lumineers, y las críticas de su concierto coinciden en la impresión con esta. A las 10.15, en el enorme tablado principal, los cinco camperos de Denver, Colorado, oficiaron como un pulpo en un garaje durante 18 piezas y 82 minutos largos y hueros: no llenaron el tablado, su folk acústico se perdió bajo la luna llena (la chica tocaba chelo), entre los temas de country y cabaré perdían el tiempo sin hacer nada, algunos miembros bajaron a tocar entre la masa pero así no se palió el gigantismo del entorno, versionaron a Dylan sin fortuna (‘Subterranean Homesick Blues’) y lo mejor fue su hit ‘Ho Hey’, seguramente gracias al empuje que le aportó el respetable jovezno y saltarín que nunca pide peras al olmo.

OSCAR CUBILLO

The Lumineers, incapaces por su idiosincrasia de llenar el espacio gigante (foto: Music Snapper).

The Lumineers, incapaces por su idiosincrasia de llenar el espacio gigante (foto: Music Snapper).

Comments
5 Responses to “9º Festival Bilbao BBK Live / The Black Keys + 4: Igual que oírlos en casa”
  1. Lifer dice:

    No tiene que ver con la reseña, pero es que acabo de leer los conciertos de la Aste nagusia y tengo que desahogarme: ¿Qué cojns es eso? ¿Dónde diantres están los grupos de rock y heavy metal? ¿Saben los lumbreras del ayuntamiento que los nombrados estilos musicales existen?
    Alguno me dirá que la música cañera en Bilborock. Vaaale, me refiero a grupos que giren por Europa asiduamente. Siempre me he preguntado por qué no traen nunca a Motorhead o Blind guardian, por ejemplo, grupos con un caché asumible y tirón entre jóvenes y no tan jóvenes.
    Perdón por la chapa, pero es que el asunto se las trae.

  2. oscar cine dice:

    mmmm anda que no molaria volver a ver a motorhead…y en fiestas de bilbo.
    pero yo he venido aqui a hablar de mi libro:el sabado fue el dia mas decepcionante del bbk.por la combinacion entre cartel y resultados.empezo de cojones la cosa con un bolazo de belako en la carpa.joer veo a estos pollos y a los strypes en vitoria y me pregunto que he hecho con mi vida a mis 40 castañas.se puede tocar asi con 20 años?pues parece que si.y despues de belako…el horror,que decia brando en apocalipse now.
    band of horses aburrio hasta a sus fans,the lumineers fue un absoluto error de contratacion por espacio y hora.son clarisimamente una banda para sala bbk…y ahi,con su folk delicado estoy seguro de que son disfrutables:con 30.000 gilipollas haciendose selfies lo tendria jodido hasta neil young.black keys actuaron frios,secos,parando un minuto entre cancion y cancion.el ejemplo perfecto de esto que digo,fueron los bises:el corte 4 de el camino-no recuerdo el titulo-un temazo q empieza lento,se rompe en la mitad y termina a toda hostia.pues bien,la parte lenta la tocaron leeentisima y cuando el tema cambia de ritmo…pararon 20 segundos!!!con lo que la mayoria penso que…directamente era otra cancion.me lo aviso un colega al que vi por la tarde:”les vi en mejico el año pasado,no voy a hacer ni el intento de acercarme”…y eso que estaba en el recinto de bbk!!!en fin…
    vi 3 temas de MGMT tocaron su jitazo y me pire a la MODA q fueron de lo mejorcito del dia.fiesta fiesta fiesta entre mano negra…y celtas cortos.
    el año q viene se me habra olvidado todo…y volvere a subir.no aprendo…

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] canónicas de blues-rock y con poca comunicación con el respetable. Como contamos cuando vimos a los Black Keys en el 9º BBK Live, un bolo no es solo interpretar las canciones con fidelidad, sino trasladar emociones al respetable […]

  2. […] The Lumineers (sábado 12 de julio 2014, Bilbao, Monte Kobetas, entrada diaria 62 €, bono tres días 121 […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: