26º Getxo & Blues / Víctor Aneiros & Invitados: Naufragio del blues español (+ entrevista)

Poco público y muy veterano congregó la inauguración del 26º Getxo & Blues, aquí ante la banda base (foto: Mr. Duck).

Poco público y muy veterano congregó la inauguración del 26º Getxo & Blues, aquí ante la banda base (foto: Mr. Duck).

Jueves 17 de julio 2014, Getxo, Plaza Biotz Alai de Algorta, 21 h, 6 €.

BEV 26 GETXO & BLUES cartelA algunos aficionados no les pareció tan desastroso porque no esperaban gran cosa, pero yo acudí con ganas y expectativas altas a la primera velada del 26º Festival Internacional de Blues de Getxo y salí aburrido y desencantado. La noche del jueves, dedicada al blues español y dirigida por el guitarrista gallego Víctor Aneiros (Ferrol, 1960), naufragó por diversas razones: debido al convencionalismo estilístico, al repertorio conocido y conservador, a la propia actitud de los ejecutantes (la banda base adecuada para un bar más que para un festival, la timidez escénica de la vocalista catalana Big Mama que no quería –pero podría- hacer sombra a la canadiense Julie Guravich, la cara descarada de sentirse fuera de lugar del saxofonista de jazz gallego Roberto Somoza, quien se marcó no pocos solos extemporáneos y comerciales), a la general falta de sentido del espectáculo (por culpa de la claridad de la tarde sólo al final notaron las luces), al escaso público (veterano y muy femenino), a la poca conjunción entre los nueve participantes, y a lo que no admite discusión: al pésimo sonido (a lata, dijo Pato, a pabellón deportivo, dijo Xarra), malo delante, malo detrás y malo en medio de la carpa, un sonido que embarulló el resultado, provocó un imposible como que no se oyera la batería y que llevó a un espectador anónimo a decirme: «pon en el periódico que suena fatal, que está uno deseando que no haya solos para que suene más equilibrado» (no me cupo en el periódico y hube de cortarlo).

Pues sí, el sonido, el repertorio y la ejecución tornaron inane y olvidable el primer concierto del 26º Getxo & Blues. Resultó una contraproducente tarjeta de visita la de esa noche dedicada al blues hispano, entre cuyos nueve oficiantes sólo descollaron dos: el simpático armonicista andaluz Mingo Balaguer, efectivo como un yanqui y estupendo al cantar como Charlie Musselwhite, y el gracioso guitarrista madrileño Tonky De La Peña, alto y cano como John Mayall, buscando siempre protagonismo en cada hueco y disparando unos solos con su Gibson superiores a los de la Stratocaster zurda de Aneiros, que estéticamente y remitía a Javier Vargas.

Los dos destacados, el andaluz Mingo, con once armónicas en un atril, y el madrileño Tonky, lucido con su Gibson (foto: Mr. Duck).

Los dos destacados, el andaluz Mingo, con once armónicas en un atril, y el madrileño Tonky, lucido con su Gibson (foto: Mr. Duck).

Sonaron 18 piezas en 128 minutos, o sea en dos horas pasadas. Bastantes de ellas, de las versiones, estiradas en vano. A la segunda, una verbenera ‘Midnight Hour’ de Wilson Picket en plan los Blues Brothers, ya me temí lo peor. Buf… Abrieron con ‘Start It Up’ de Robben Ford que sonó a rocanrolito tipo Wanda Jackson, algo después ‘Woman Across The River’ de Freddie King la hicieron funkie y sobró el saxo, ‘Born Under A Bad Sign’ de Albert King fue un guirigay verbenero… A la sexta, el ‘Drivin’ Wheel’ de Roosevelt Sykes, salió Tonky (una leyenda, como le presentó Víctor) a comerse el protagonismo y se percibió cierta rivalidad en los punteos cruzados con Aneiros.

Hubo góspel ferroviario en el que aprovechamos para salir a por birras al bar de al lado y boogie funk para el tema que titula el último disco de Víctor Aneiros & Julie Guravich, ‘Back From The Blues’ (aquí va un YouTube de la banda base en un garito de Ferrol). A la novena llegó uno de los mejores momentos, quizá el pináculo de la cita, ‘Help Me Through The Day’ de Freddie King, bonita balada soulera, algo Janis Joplin por la pelín chillona Julie Guravich y alargada con un solo de saxo sobrante.

Los bluseros españoles continuaron con rumba armonicista y subió el tono Mingo Balaguer con ‘Shake Your Boogie’ (agita tu culo), otro guirigay sónico donde resonó a Musselwhite. En ‘Get Out Of My Life Woman’, pieza de Allen Toussaint para Lee Dorsey y conocida por Albert King, Tonky marcó el funk y emuló a dos de Deep Purple: a Ian Gillan al pedir los coros del respetable y a Ritchie Blackmore en la coda final, donde el grupo se equivocó y vaya mirada les echó.

El guitarrista gallego Víctor Aneiros tocando entre el público ‘Damn Right I Got The Blues’ de Buddy Guy (foto: Mr. Duck).

El guitarrista gallego Víctor Aneiros tocando entre el público ‘Damn Right I Got The Blues’ de Buddy Guy (foto: Mr. Duck).

Nos les quedó mal el ‘Help Me’ de Sonny Boy Williamson, pero no llegaron al listón en el ‘Damn Right I Got The Blues’ de Buddy Guy, a pesar de que Aneiros bajara a puntear entre el respetable (pongamos un vídeo del original en vivo en 2003; un Buddy Guy al que he visto tres veces, dos estupendas en el Jazz de Vitoria y en el Crossroad de Gijón, y la tercera fatal, verbenera y populista, casualidad que acaeciese en el Getxo & Blues). Luego dedicaron el ‘Same Old Blues’ al difunto ese día Johnny Winter, y se despidieron con un alargado ‘The Feeling Music Brings’ de Susan Tedeschi, definido como gospel por la pelirroja Julie y consumido con palmas y bailes por la gente. Y hubo un bis con el ‘Hey Bartender’ de Floyd Dixon ejecutado en plan fiesta vía los Blues Brothers, para cuando se había largado ya más de la mitad del público.

OSCAR CUBILLO

Los nueve participantes en el bis, con el ‘Hey Bartender’ de Floyd Dixon en plan festivo (foto: Mr. Duck).

Los nueve participantes en el bis, con el ‘Hey Bartender’ de Floyd Dixon en plan festivo (foto: Mr. Duck).

Big Mama, profesional del blues, además hace sus labores en el género sin ánimo de lucro (foto: Mr. Duck).

Big Mama, profesional del blues, además hace sus labores en el género sin ánimo de lucro (foto: Mr. Duck).

+++ ENTREVISTA A BIG MAMA MONTSE +++

***

«El blues transmuta las penas en alegrías»

***

La vocalista catalana Big Mama participó en la velada inaugural del 26º Getxo & Blues,

«una noche de blues hispano» con el andaluz Mingo Balaguer,

el madrileños Tonky de Peña, el gallego Víctor Aneiros…

***

El 26º Festival Internacional de Blues de Getxo arrancó con lo que se anunció como «una buena noche de blues hispano», según la definió el conductor de la velada, el guitarrista gallego Víctor Aneiros (Ferrol, 1960), pero que al final resultó lo que se narra arriba. Aneiros montó una banda con invitados como el armonicista andaluz Mingo Balaguer, el guitarrista madrileño Tonky de la Peña o la vocalista catalana Big Mama, alias de Montserrat Pratdesaba (Sant Quirze de Besora, 63; esta es su web), la pionera en España, a quien concedemos este espacio por su buen hacer en Getxo empero las circunstancias.

Big Mama evoca cómo le picó el blues: «Me atrapó la emoción de esta música. La primera vez que escuché un blues tenía unos 15 años y fue el ‘Red House’ de Jimi Hendrix. Aunque el primer bluesman al que vi tocar fue B. B. King en un programa televisivo. Yo tenía unos 16 años… y lloré. El impacto fue brutal».

«Mi último disco es autoeditado y se titula Big Mama Montse & Sister Marion 'Real Women Blues'. Es un homenaje a las damas del blues clásico y está grabado en directo en la Casa Golferichs de Barcelona, un edificio modernista muy hermoso».

«Mi último disco es autoeditado y se titula Big Mama Montse & Sister Marion ‘Real Women Blues’. Es un homenaje a las damas del blues clásico y está grabado en directo en la Casa Golferichs de Barcelona, un edificio modernista muy hermoso».

Ya convertida en mujer, Montserrat Pratdesaba confiere un hondo significado al blues. «Sentir el blues es vivir un dolor de forma profunda y darle expresión sin vergüenza ni miedo a mostrar tu parte débil. De esta forma, el sufrimiento se comparte con los demás y todos sentimos que también somos frágiles y que en algún momento de nuestras vidas nos han pasado cosas terribles o hemos estado en situaciones difíciles».

Asegura que el blues es sanador. «El blues tiene un efecto mágico porque transmuta las penas en alegrías al compartirlas en forma de canciones. Al final la tristeza puede ser una fiesta colectiva. No es una música de perdedores, sino de personas que desean sobreponerse y seguir adelante. Vivir el blues significa entrar en otra forma de sentir, sin tantos tabúes ni prejuicios. El blues es una música que refuerza lazos de amistad, y esto esperamos que ocurra en el escenario de Getxo, ya que todos vendremos muy predispuestos a darnos los unos a los otros».

Habla como un predicadora de góspel, la música coral religiosa afroamericana de la que nació el blues profano, un estilo que las vascas suelen escuchar con sonriente delectación. «No se puede generalizar, pero las mujeres tenemos también ganas de disfrutar y el blues es una música para pasarlo bien que además remueve los sentimientos y emociona. Dicen que las mujeres somos sensibles, ¡pues a disfrutar todas!».

La cantante canadiense afincada en Galicia Julie Guravich participará también en la primera de las tres noches del 26º Getxo & Blues, dedicada a los profesionales españoles como Big Mama. «Yo sólo canto y toco la guitarra. Vivo exclusivamente de la música, pagando mis impuestos como cualquier otro trabajador», informa, y añade: «Aunque sí que hago muchas otras actividades sin ánimo de lucro, es decir, sin cobrar nada, tales como escribir en la revista francesa Blues & Co, formar parte del Board de la European Blues Union, de la Junta de la Sociedad de Blues de Barcelona y de la Junta de la Asociación Profesional de Músicos de Catalunya. Trabajo mucho por el blues pero sin ningún tipo de remuneración, tan sólo por amor a esta música y por ayudar a sus intérpretes».

Big Mama Montse nos contaba que tenía muchas ganas de ese concierto, de juntarse todos, los nueve de la imagen (foto: Mr. Duck).

Big Mama Montse nos contaba que tenía muchas ganas de ese concierto, de juntarse todos, los nueve de la imagen (foto: Mr. Duck).

Al preguntarle cómo ve la escena blusera nacional, se resigna: «Hay muchos músicos, muy buenos y con gran proyección. Algunos han podido demostrarlo ganando concursos a nivel mundial, como Chino & The Big Bet o The Suitcase Brothers. En España van apareciendo nuevos festivales y otros se consolidan, a pesar de que las ayudas públicas se han ido recortando. No es fácil organizar conciertos de blues porque, como no es comercial ni tampoco suele dar votos, a veces no tiene la difusión de otras músicas. Por ello se agradece enormemente esta entrevista. Desafortunadamente, en España no hay ninguna revista exclusivamente de blues, como sí ocurre en otros países».

Y así anunciaba que sería el bolo arriba reseñado: «Es un concierto que se vertebra en el espectáculo de Víctor Aneiros y su banda. Los artistas invitados (Julie Guravich, Tonky de la Peña, Mingo Balaguer, Roberto Somoza y yo misma) entraremos y saldremos del escenario incluso mezclándonos para tocar juntos los blues que hemos elegido expresamente para la ocasión. Lo cierto es que nos encanta poder vernos, tocar y disfrutar de esta oportunidad única que nunca hemos vivido y que seguro será excepcional. ¡Estamos todos con unas ganas…!».

OSCAR CUBILLO

Saludos del noneto antes de conceder el bis (foto: Mr. Duck).

Saludos del noneto antes de conceder el bis (foto: Mr. Duck).

Comments
6 Responses to “26º Getxo & Blues / Víctor Aneiros & Invitados: Naufragio del blues español (+ entrevista)”
  1. Querido Oscar,
    He leido tu valoración del festival y da la impresión de que en ningún momento supiste percibir el buen feeling que hubo entre los músicos, la felicidad que trasmitíamos por estar juntos en un evento tan bonito, y el esfuerzo que costó organizar y coordinar el concierto. Al leer la crònica me parece como si no hubiéramos vivido el mismo concierto, ya que la magia surgió entre nosotros. Te puedo asegurar que en ningún momento naufragamos, sinó que volamos bastante alto… El sonido en el escenario era impecable y si fuera no sonó bien, hay formas de decirlo más elegantes, aunque sea por respeto a la organización, que ya nos gustaria tener en muchas otras ciudades de la península. Te agradezco mucho la entrevista que me hiciste y que seas un gran apasionado por el blues, y ya sabes que te aprecio mucho, y por ello me atrevo a responderte con confianza. Tal vez estaria bien que fueras un poco más feliz al festival, así disfrutarías más y no te saldrían crónicas tan ácidas y en mi opinión, inmerecidas. Un saludo y espero que hoy disfrutes un poco más del blues de Chicago. Big Mama Montse

    • Estimada Montse:
      Feliz de la vida acudí el primer día del 26º Getxo & Blues, como escribo y reconozco nada más empezar mi humilde textito. Acudí contento, con expectativas elevadas y esperando bastante del concierto, pero salí desencantado. Mi opinión surge de una apreciación objetiva que no admite discusión: arriba oiríais bien, como cuentas, pero fuera del tablado resultó desastroso, pues se oía mal delante del tablado, en la primera fila y varias más atrás, al fondo de la plaza, en la parte de arriba de la grada… Lo suscribe todo el mundo, desde los aficionados que saben y aman hasta las espectadoras profanas que pasaban por ahí. Había quien se echaba las manos a la cabeza.
      Lo de que hubo feeling entre vosotros, feeling personal y buen rollo, no lo pongo en duda. De hecho, yo también me lo pasé bien abajo con mis amigos, con feeling. O sea que por favor no confundas mi texto con un agobio personal. No obstante, sigo pensando, y sosteniendo, que sobró el saxo (esta sí es una apreciación subjetiva) y que en general la reunión sonó fatal (esta es una apreciación objetiva y general).
      Gracias por tus líneas y considera que las mías han intentado ser medidas y justificadas todas y cada una de ellas. Y que no creo que haya acidez en ninguna parte. Ni ironía. Además, ateniéndonos al titular de la entrevista de que el blues cura las penas, si yo hubiera ido mal, me tendríais que haber animado, sanado. Salud y hasta la próxima, que ya sabes que volvería a ir a ver a cualquiera de los oficiantes de esa velada si tuviera la más mínima ocasión.

      • Un abrazo Oscar. Siento mucho que hubiera tantos problemas de sonido que, tal y como comento en mi réplica, no percibimos desde el escenario… Me alegra que estés bien aunque me sabe mal que el concierto no te satisfaciera. Te mando un saludo afectuoso y espero que haya ocasión de poder coincidir más veces, que nos cuesta mucho salir de nuestra zona geográfica a cada uno. No es fácil tocar en conciertos tan dignos como en el Festival de Blues de Getxo en el que el trato a los artistas fue impecable (y que en ningún momento se menciona en tu escrito). Por cierto, el tema góspel ferroviario que mencionas en tu crónica -y en el que según comentas te fuiste del concierto para tomar unas birras fuera del recinto- es de Dough McLeod y es un tema con una letra muy hermosa. Habla de justicia, paz y amor…
        Besos
        Big Mama Montse

  2. Montse: Gracias por la precisión del tema gospel. Pillamos las birras en el bar de al lado. No tardamos ni dos minutos. Se oía la música desde fuera, en el bar, ya sabes. Y el bar estaba abierto de par en par, o sea, que desde dentro de la tasca de fondo se oía el run run del concierto. O sea, en total dejaría de oír “con claridad” un máximo de 30 segundos al pedir las cervezas al señor hostelero. Salud!

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Víctor Aneiros & Invitados (jueves 17 de julio 2014, Getxo, Plaza Biotz Alai de Algorta, 21 h, 6 €). Naufragio del blues […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: