Fiestas de Bilbao 2014 / Los Planetas: Himnos generacionales

Los Planetas flotando a la vera del Guggenheim (foto: Mr. Duck).

Los Planetas flotando a la vera del Guggenheim (foto: Mr. Duck).

Sábado 16 de agosto 2014, Bilbao, Abandoibarra, 23.30 h, entrada libre.

Los granadinos cumplieron su papel en un show psicodélico y flotante rematado por éxitos intergeneracionales coreados a pulmón

 

El primer sábado de Fiestas de Bilbao, de la Semana Grande o Aste Nagusia, apostamos por Los Planetas granadinos en Abandoibarra, de quienes se ha recuperado una noticia antigua sobre que son un grupo español favorito de la Reina Letizia y por ello aparecen en tantos mentideros. A ojo llegamos a la segunda canción y la explanada a la vera del Guggenheim  estaba llena de gente, más de la que yo esperaba. No tardamos en colocarnos en las filas delanteras, rodeados de cuadrillas universitarias que filmaban con sus móviles, cantaban en comunión y hacían botellón.

El concierto duró aproximadamente 100 minutos para unos 22 temas. El chou fue arrancando como una nave espacial al ralentí, con las pantallas del escenario reproduciendo visuales psicodélicas, polícromas e hipnóticas. El líder, Jota, con pereza en la dicción, arrastraba las palabas de modo ininteligible y las guitarras brotaban como hongos bajo la lluvia en el bosque. Se colegía rock andaluz algo Triana, la batería de Eric apretando como los Smashing Pumpkins, las guitarras flotando y las letras planteando escapadas astrales y preguntas retóricas sobre visuales de imaginería católica: catedrales, cristos, santos…

Jota ante unas visuales de Cristo (foto: Mr. Duck).

Jota ante unas visuales de Cristo (foto: Mr. Duck).

Caían títulos tipo ‘Ya no me asomo a la reja’ o ‘Señora de las alturas’, y cuando reconocían algún otro, los fans gritaban: «¡temazo!». Las espirales planetarias se reproducían y, tras tanta psicodelia ambiental, en ocasiones muy coreada, Los Planetas empezaron a soltar pompas de pop total (‘Corrientes circulares en el tiempo’, melódico y sideral), concomitancias con sus discípulos Vetusta Morla (‘Nunca me entero de nada’) o himnos generacionales (‘Entre las flores del campo’), con Jota, espigado, alopécico y luciferino, barbado como El Cabrero, ejerciendo de gran gurú de la masita universitaria.

El luengo epílogo, con Jota estelar, fue de traca, por potente: se desplegaron canciones narcóticas por obsesivas (‘Si me diste la espalda’), hits personales (‘Santos que yo te pinté’, los de la letra «puedes buscar por tierra / puedes buscar por aire / que como yo te he querido / no va a quererte nadie»; hey, por delante olía a marihuana), rabia (‘Devuélveme la pasta’; acabó y voló un katxi cervecero mojando a los de vanguardia), la adscripción al 15-M de tanto universitario burgués de futuro oscuro (‘Canción del fin del mundo’, finiquitada en pantallas con un ‘Stop Gaza’), o la última pieza antes de los bises, otro himno, ‘Pesadilla en el campo de atracciones’, la que reza: «Y que quiero que sepas / que ha sido un infierno / estando contigo / el infierno no es tanto castigo / te pareces bastante a Satán». Brutal, sí.

A ojo, la plaza en el tercer tema (foto: Mr. Duck).

A ojo, la plaza en el tercer tema (foto: Mr. Duck).

Quedaban dos bises y pensamos que el sonido de Abandoibarra salía mate, con poca pegada. La acústica le iba bien a los temas flotantes anteriores, pero restaría pegada a lo que restaba. En el primer bis (triple), cayó uno de sus mejores temas, ‘Segundo premio’, con el gentío en éxtasis desde que sonaron los primeros golpes de batería de Eric. La peña se puso a corear a modo, pero menos que en la siguiente, ‘Un buen día’, otro pop redondo, con el verso más jaleado, el de «he estado con Eric hasta las seis y nos hemos metido cuatro millones de rayas».

El segundo bis (doble) resultó aún mejor, reservando un muy brit pop ‘De viaje’ («podemos irnos juntos lejos de este mundo tú y yo») y cerrando con su primer gran hit, ‘¿Qué puedo hacer? («si después de tanto tiempo no te dejo de querer»), otro momento culmen de un concierto que cumplió con lo exigible a un grupo que puede pinchar en vivo debido a cómo se sienta ese día. Repetiríamos concierto, lástima que Los Planetas estén actuando tan poco, en ocasiones escogidas.

ÓSCAR CUBILLO

Comments
2 Responses to “Fiestas de Bilbao 2014 / Los Planetas: Himnos generacionales”
  1. Iker dice:

    Vaya, pensaba que ibas a ir a la descarga de Horn of the rhino en el antzoki. Menudo grupazo el de Javier Gálvez, suenan que atruenan. Base rítmica imponente, con un batería de esos de cada golpe, un hostiazo, como debe ser. Tenía ganas de ver a estos tíos en directo por su excelente reputación, completamente merecida. Me compré su último cd y “Weight of coronation”. “Grengus” se había agotado. Caerá en la siguiente .

    • bilbaoenvivo dice:

      Iker, por cuestiones laborales e interés en el grupo andaluz, fui a Los Planetas. Me habría gustado ir a Rhino, pero no soy ubicuo (aún) y cuando acabaron Los Planetas yo estaba cansado para acercarme a ver el posible final de Rhino en el Antzoki. Espero poder verlos pronto en una sala buena. Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: