Fiestas de Bilbao 2014 / Malú: Energía por frotamiento

Escribía Pato el día después al enviar las fotos: Menudo agobio de gente y qué peligrosa aglomeración. Me salí de allí, di un rodeo y bajé por la torre Iberdrola para atacar por ese flanco. Había tanta gente o más que por las escaleras: familias, niños a montones subidos a los hombros de sus padres y subidos también por árboles, columpios y las mini atracciones del parque infantil. Había botellón y muchos chavales jugando a las cartas. Era imposible ver nada, ni si quiera las pantallas del escenario. Las fotos que salen de la pantalla son con la cámara brazo en alto. En definitiva, que allí había miles de personas y sólo unos pocos tuvieron la oportunidad de ver algo. El Ayuntamiento debería barajar otros escenarios porque podría ocurrir alguna tragedia. No había vías de escape, ni pasillo de emergencia, ni nada de nada (foto: Mr. Duck).

Escribía Pato el día después al enviar las fotos: Menudo agobio de gente y qué peligrosa aglomeración. Me salí de allí, di un rodeo y bajé por la torre Iberdrola para atacar por ese flanco. Había tanta gente o más que por las escaleras: familias, niños a montones subidos a los hombros de sus padres y subidos también por árboles, columpios y las mini atracciones del parque infantil. Había botellón y muchos chavales jugando a las cartas. Era imposible ver nada, ni si quiera las pantallas del escenario. Las fotos que salen de la pantalla son con la cámara brazo en alto. En definitiva, que allí había miles de personas y sólo unos pocos tuvieron la oportunidad de ver algo. El Ayuntamiento debería barajar otros escenarios porque podría ocurrir alguna tragedia. No había vías de escape, ni pasillo de emergencia, ni nada de nada (foto: Mr. Duck).

Lunes 18 de agosto 2014, Bilbao, Abandoibarra, 23.30 h, entrada libre.

Malú reventó Abandoibarra con un show competente atendido por una masa humana variopinta y peligrosamente apretada en la explanada anexa al Guggenheim

 

Que nadie piense que estas líneas son exageradas. El lunes, el programa oficial nocturno de Semana Grande planteaba tres propuestas musicales a las 23.30 horas. Descartamos La Pérgola, con los boleros del Trío Media Noche, y en condiciones normales no nos habríamos perdido el jazz convencional, añejo y versionero de la Pasadena Roof Orchestra británica en la Plaza Nueva. Sin embargo, Malú (María Lucía Sánchez Benítez, Madrid, 1982) nos llamaba la atención porque la vi triunfar en 2011 en el mismo escenario de Abandoibarra, porque escribiendo sobre ella los lectores en el periódico se multiplicarían (en este blog no creo), porque sería una tarea mucho más fácil escribir sobre ella, porque me quedé sin catar a la cantante en su gira reciente cuando pasó por Bilbao llenando con antelación y de abono el pabellón de Miribilla (los de su agencia no disponían de acreditaciones para El Correo; qué ignorancia, para flipar), y porque Pato quería ver unas canciones y sacar unas fotos (lo que me extrañó, pero…).

Uno de los numerosos puntos de botellón y cartas (foto: Mr. Duck).

Uno de los numerosos puntos de botellón y cartas (foto: Mr. Duck).

O sea que nos dirigimos a Abandoibarra y nada más llegar, rodeados de cientos de personas sacando fotos a Puppy y practicando el botellón, ya pensé: teníamos que haber ido a la Plaza Nueva. Eso estaba atestado de seres humanos de toda condición. Malú había reventado el recinto: era de imaginar. Si había reunido a 9000 personas de pago meses antes en Miribilla… Se veía a cientos de personas siguiendo el chou desde el otro lado de la ría. Nos pusimos a descender las escaleras entre apreturas de hileras que huían y de ríos de gente que deseaba ver a la sobrina del difunto Paco de Lucía. Rebasábamos escalones mientras sonaba la segunda canción, ‘Te conozco desde siempre’, coreada por las chavalas que pugnaban por avanzar.

El soul desbordante de ‘Deshazte de mí’ martilleaba mientras empujábamos y, cuando sonaba a la izquierda (a la derecha los que escapaban) la canción ‘Me quedó grande tu amor’, deseó una fémina que desertaba: «Achicharraos ahí, pegaros entre todos». Y Pato, ingeniero de minas, analizó: «Esto es un agujero. Si hay una estampida…». Salía una señora y decía: «Esto es inhumano». Y mientras nos adelantaba una guapa, le advertía miedosa a su novio: «Ahí abajo te comen…». Pato seguía observando el panorama, ofendido: «Esto está mal montado. Debería haber un pasillo de emergencia para salir. Esto es una encerrona. Y las escaleras forman un embudo». Ya, no fuimos a ver a Juan Magán en 2012 en el Museo Marítimo, ante oficialmente 6000 personas, cuando se impidió entrar a más, pero seguro que había menos masa y menos peligro que el lunes en Abandoibarra.

Desde este ángulo seguí el concierto para pergeñar estas líneas (foto: Mr. Duck).

Desde este ángulo seguí el concierto para pergeñar estas líneas (foto: Mr. Duck).

Sonaba la quinta canción, ‘Voy a quemarlo todo’, de soul pop poderoso, y aún no veíamos lo que sucedía en el tablado, del que solo colegíamos su iluminación. Eso era una hormigonera, perdón, un hormiguero con mucho frotamiento. Unos apretaban por salir, otros por entrar… Una señora mayor expresó: «Como haya una avalancha…». Te cruzabas con parejas muy mayores y te preguntabas qué hacían ahí, tan imprudentes. Al escribir esto intuyo: quizá habían llegado con antelación y había crecido la marea a su alrededor y les había atrapado. Una pareja de negros cubanos se escabullía con un niño entre ellos, y un hombre andino con un niño a hombros les seguía con cara de serena preocupación.

En ese agujero se había concentrado todo tipo de público. En 2011 estuve rodeado de mujeres. Esta vez había público más mixto y de más abanico de edad. Y muchos latinos. De fondo Malú cantaba en plan Alejandro Sanz (quizá era la de ‘Diles’) y seguía con el ‘Que nadie’ (calle tu verdad) de Manu Carrasco. Pato ya se había largado, harto y nervioso y harto (el día después me contó que a su lado un niño español asustado le pidió a su padre: «papá, vámonos, que no merece la pena»). Cerca de la pared del Museo Guggenheim una voz gritaba: «¡Que hay un niño, que hay un niño!». Pensando en que si se producía la tan anticipada avalancha (recuerdo que las hubo cuando las celebraciones de la Liga y tal ganadas por el Athletic, hace 30 años o más) los situados ante la pared no lo iban a contar, avancé un par de filas humanas para que pudieran hacer de colchón en caso de desequilibrios. Y otra voz avisó con alaridos: «¡La veo, Naiara! ¡Dame el vídeo!».

Una pantalla con la imagen de la estrella, difícilmente visible (foto: Mr. Duck).

Una pantalla con la imagen de la estrella, difícilmente visible (foto: Mr. Duck).

Sí, a la estrella ahora también catódica se la veía un poco, y también a algunos de los músicos. La teníamos a la vista con tan poco ángulo que si retrocedía en el escenario, Malú desaparecía. Ahí estaba, con su modelito prieto, coriáceo y minifaldero, con la melena flotando como una walkiria gracias a los ventiladores. Y seguían los títulos: a pop rock melódico sonó ‘Cuántas veces’, y entonces apareció una cuadrilla de latinos pidiendo paso: estaban facilitando la salida a una señora desmayada. Cuando sonó una pieza acústica, un tipo empezó a grabarla brazo en alto y el olor a sudor de su sobaco provocó que me moviera un metro hacia dentro del Maelstrom. Lastimera le quedó a Malú ‘Devuélveme la vida’, rock vibrante superior a la mejor Luz Casal resultó ‘Quién’, y metálico a lo Within Temptation con punteos heavies otro de los temas cuyo título no he averiguado.

Uno de los grandes momentos fue ‘Ahora tú’, con su parte medieval a lo Mägo de Oz o Ian Anderson. Parecía que ya estábamos más cómodos. Es que se había fugado mucha gente y en vez de encontrarnos pegados unos a otros en plan masaje cuerpo a cuerpo nos hallábamos igual que en el metro en hora punta y tomando una curva. A mí una rubia anónima me cantaba al oído las canciones, lo cual me facilitó la tarea. Más títulos llovían y rock tipo Michael Nyman fue ‘Sólo el amor nos salvará’, cuando Malú cedió un poco de protagonismo a una corista que se colocó en el medio del tablado.

Por el final hubo más hits y momentos álgidos, como el rock a lo Antonio Orozco ‘A prueba de ti’, más algunos otros picos del bis, con cimas tipo ‘Blanco y negro’ (apoteosis con la gente cantando extasiada) y el cierre con otro rock mejor que Luz Casal, ‘Como una flor’, en cuya presentación soltó Malú: «Mil millones de gracias por la energía que nos habéis hecho sentir esta noche…». Y tanto: nos habíamos jugado la vida. Habían sonado unos 21 temas en unos 118 minutos cuando se evacuó la explanada. Aun saliendo de los primeros y andando con agilidad, al llegar al metro de Moyua la cola para entrar era de película de catástrofes. Salté a un taxi y me preguntó el conductor si veo todos los conciertos enteros: «Hombre, claro, siempre. A mí me va el rollo. Si no, no iría».

OSCAR CUBILLO

El gentío nada más arrancar el concierto (foto: Mr. Duck).

El gentío nada más arrancar el concierto (foto: Mr. Duck).

Anuncios
Comments
3 Responses to “Fiestas de Bilbao 2014 / Malú: Energía por frotamiento”
  1. Iker dice:

    Si es que no pasa una desgracia gorda no sé por qué. Si María Lucía (por cierto, bastante hot con ese modelito y sus melenas “free way on the air”) metió 9.000 personas en Miribilla y pagando, no hay que ser un lince para adivinar que Abandoibarra se iba a quedar pequeño. Era un concierto para ese parque enorme de Txurdinaga por lo menos.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] que había unas fans de Malú guardando sitio para el concierto de ésta el día después (quien colapsó peligrosamente el recinto, como contamos aquí), reflexionó Francis sobre los elogios de los seguidores: «Nos podéis convertir en jodidos […]

  2. […] Malú (lunes 18 de agosto 2014, Bilbao, Abandoibarra, 23.30 h, entrada libre). En las fiestas de Bilbao, […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: