Fiestas de Bilbao 2014 / Antonio Orozco: Ronco, halagador y entusiasta

Orozco desde el escenario, con el público en el parque en cuesta, a modo de anfiteatro (foto: Facebook Orozco).

Orozco desde el escenario, con el público en el parque en cuesta, a modo de anfiteatro (foto: Facebook Orozco).

Jueves 21 de agosto 2014, Bilbao, Parque Europa, 24 h, entrada libre.

El cantante Orozco, con ronquera ostensible, salvó su noche en un Parque Europa lleno, transversal en edades y con propensión al botellón

 

El jueves de fiestas de Bilbao descartamos dos atractivas citas flamencas (Pansequito y Aurora Vargas por un lado, la Sara Baras por otro) en favor del cantante Antonio Orozco (esta es su web), por quien apostamos para conocer ese espacio festivo dirigido a los más jóvenes y porque el vocalista catalán de origen sevillano ofrece garantías más que suficientes en directo. Ya le vi el año pasado, en junio, en el Kafe Antzokia, y esto escribí: «Acabando su ‘Gira Único’ se presentó en quinteto eléctrico internacional y dio un concierto de pop-rock comercial y sentimental en línea ascendente hasta rebosar el local de entusiasmo participativo durante el epílogo del mismo. Sonaron 19 canciones en 96 minutos (largos saludos finales incluidos), todas y cada una más contundentes que en disco aunque con menos matices arreglísticos (y menos sensibleras, claro)».

Pues el jueves de Semana Grande Antonio Orozco (Barcelona, 1972) regresó a Bilbao en sexteto en la gira de su nuevo disco, ‘Dos orillas’, producido por Rafa Sardina, un vasco instalado en California que ya ha ganado doce Grammys por sus grabaciones internacionales. Este concierto festivo duró algo menos que hora y media con dos bises, sonó peor que en el Antzoki y no se le notaron tantos influjos de Manolo García. Yo llegué tarde y me sumergí en el gentío que se había concentrado, desde familias hasta adictos al botellón, todos curiosos para ver al ahora famoso jurado del programa televisivo La Voz. Nada más llegar mis avanzadillas camufladas me informaron de que Orozco había empezado con ‘Temblando’, que la segunda no sabían cuál fue porque se oyó mal y las demás se sucedieron todas muy parecidas. Eso es cuestión de estilo: las composiciones de Malú son también todas muy parecidas, se me ocurre.

‘Dos orillas’ (Universal, 13).

‘Dos orillas’ (Universal, 13).

Y en Txurdinaga, sobre un escenario sencillo, bonito y bien distribuido, con un neón en el telón de fondo que ponía ‘Ozean’s Club’ (así se nomina esta gira), Orozco se mostró chillón al hablar, ronco al cantar, pelotillero al azuzar a la masa (muchos halagos a Bilbao y los bilbaínos) y entusiasta cual soulman al presentar a los miembros de su banda, entre ellos su hermano pequeño Marcos a los coros y la percusión, y un teclista «de la tierra» (Gurpegi, chilló una espectadora de botellón antes de que el catalán de adopción citara a Xabi Pérez).

Orozco dio un bolo algo lanzado, con la huella de Alejandro Sanz y similitudes con Manu Carrasco (‘No hay más’) y los recurrentes coros comunitarios del entregado gentío (el afamado ‘Devuélveme la vida’, que también ha cantado a dúo con Malú). Quizá debido a su ronquera permitía que el público protagonizara muchas partes de canciones, por ejemplo en ‘Qué me queda’, con coros onomatopéyicos a lo Police. A U2 nos recordó en ‘Siempre imperfectos’ y pop comercial redondo y muy bien elaborado fue ‘Llegará’, una de las cimas del repertorio.

Al de hora y poco se largó. Demasiado pronto. Tardó en salir para el primer bis, que abrió con el célebre ‘Estoy hecho de pedacitos de ti’ y se largó proclamando: «Gracias, Bilbao, mi corazón se queda aquí un año más». Hubo un segundo bis, cuando pidió por favor al típico tontorrón del láser que dejara de enfocarle, que alguna vez casi se cae mareado al tablado (la fémina de la avanzadilla intuía que era una chica la del puntero láser) y seguidamente Orozco en solitario con la acústica cantó dos más, ‘Una y otra vez’, en plan Pablo Alborán, y la repetición de ‘Estoy hecho de pedacitos de ti’. Acabó definitivamente y la gente contenta y feliz fue evacuando en orden el parque Europa, que al estar en cuesta, con el tablado abajo, se asemeja a un anfiteatro.

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: