30º Getxo Folk / Garikoitz Mendizabal: El mejor del universo

Xabier Zabala a la percusión, Garikoitz Mendizabal al txistu y el invitado Kepa Junkera a la triki (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Xabier Zabala a la percusión, Garikoitz Mendizabal al txistu y Kepa Junkera a la triki (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

Jueves 4 de septiembre, Romo, Parking de la Estación, 19 h, entrada libre.

BEV 30 GETXO FOLK cartel

Al principio ante poco público y al final ante media entrada inauguró el 30º Festival Internacional de Folk de Getxo el txistulari guipuzcoano Garikoitz Mendizabal (Zestoa, 1973; esta es su web en castellano), el mejor txistulari del Universo conocido, un tipo que ha sacado el ‘chistu’, una sencilla flauta de tres agujeros, de los pasacalles festivos vascos y lo ha llevado a Corea (del Sur, claro) o lo ha hecho acompañar por la Orquesta Sinfónica de Bratislava. Al empezar su concierto divulgativo y bilingüe (las presentaciones las traducía del euskera al castellano), el bueno de Garikoitz, con el micro ajustado a la cara como si fuera Madonna, afirmó: «Vamos a presentar el proyecto ‘Sosegua’, ‘Sosiego’, nacido en 2009 tras un trágico suceso en la familia. Con el txistu se puede expresar sosiego, alegría contenida, tristeza y también momentos alegres. Con el txistu se pueden expresar otras cosas aparte de acompañar danzas y del protocolo institucional».

Sí, Garikoitz Mendizabal ha salido extraer el txistu del folklore regional y, mediante melodías y formulaciones tan convencionales como universales y por ende reconocibles, lo ha reconvertido en instrumento válido para sonar de música de fondo, ambiental, muzak e incluso new age en los momentos más meditativos, un new age recreado con su banda de acompañamiento, un quinteto ataviado de negro (el chelista Peio Ramírez, dos teclistas, baterista y la arpista poco utilizada Oihane Igerabide), un quinteto por él liderado, vestido de blanco y verde, moviéndose más como un director de orquesta en trance que como un vertical y paseante chistulari, contoneándose como si estuviera en un programa de televisión.

En septeto con el invitado ante el público sobre todo veterano y femenino (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

En septeto con el invitado ante el público sobre todo veterano y femenino (foto: Peru Urresti / Aula de Cultura de Getxo).

‘Sosegua’ (Hiri Records, 09), editado en el sello de Kepa Junkera.

‘Sosegua’ (Hiri Records, 09), editado en el sello de Kepa Junkera.

Garikoitz Mendizabal interpretó 17 piezas en 78 minutos, introduciendo la mayoría y señalando sus inspiraciones: el balneario de Zestoa y la amabilidad de sus gentes, las vistas desde un mirador de Getaria, de donde es su esposa, las meditaciones personales al acabar el día, los homenajes a los padres… Dentro del pulido convencionalismo tan arropador como evocador del emotivo repertorio de este músico ambicioso que en vez de los típicos trinos cortos, pizzicatos del txistu, lo soplaba en sostenidos como una flauta normalizada, se podrían encontrar grupitos de piezas, por ejemplo los momentos tan gráficos que parecían bandas sonoras de películas (de Jacques Tati en una tonada alegre con tamboril que fue de lo más aplaudido, de filmes de paisajes escoceses en una pieza rota por el solo de batería, sobrante a todas luces, pero aplaudido por el respetable muy maduro y femenino de la carpa, la ‘foto idílica’ a la que se refirió cuando habló de los barcos de los arrantzales (pescadores) vascos que salen del puerto de Getaria en una composición de Xabier Zabala con reminiscencias de Chieftains), los marasmos new age o étnicos (‘Tximeletaren mezua’ con aires arpistas a lo Olatz Zugasti engarzada con Clannad, la solemnidad de los pianos de Benito Lertxundi en ‘Iraetako izarra’ o luego en la relajante ‘Eguneko errepasoa’, la bucólica ‘Zestoan lasai lasai’ –lasai en euskera significa tranquilo-, el recuerdo al difunto profesor de txistu ‘Jesus gogoan’ con los sintetizadores new age de Xabier Zabala…), ciertos afrancesamientos pintorescos por la aportación del acordeón cromático de Zabala en los números en los que Mendizabal se colgó el tamboril en una pose más reconocible de ‘chistulari’ (algún tema bailable quedón, un neotradicionalismo afrontado como si Kepa Junkera fuese txistulari y no trikitilari) y las tres intervenciones del invitado sorpresa, el propio Kepa Junkera, que logró aumentar la intensidad en ‘Ekainberri’ (pieza en septeto muy junkeriana), un bonito pasacalles cuyo título ignoro y, en el bis, en otro tema tipo Oskorri con solo junkeriano y la intensidad que veces se echó en falta en el mecedor repertorio anterior (creo que el bis fue este video de la ETB).

OSCAR CUBILLO

Saludos del chelista (Peio Ramírez), el teclista, percusionista y acordeonista (Xabier Zabala), el txistulari y líder (Garikoitz Mendizabal), el otro teclista, el baterista, la arpista (Oihane Igerabide) y el trikitilari invitado (Kepa Junkera) (imagen de móvil: O.C.E.).

Saludos finales del chelista (Peio Ramírez), el teclista, percusionista y acordeonista (Xabier Zabala), el txistulari y líder (Garikoitz Mendizabal), el otro teclista, el baterista, la arpista (Oihane Igerabide) y el trikitilari invitado y editor del disco (Kepa Junkera) (imagen de móvil: O.C.E.).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: