Vanesa Martín: A flor de piel

La cantautora malagueña Vanesa Martín rodeada del público bilbaíno (foto: Comunicación Fnac).

La cantautora malagueña Vanesa Martín rodeada del público bilbaíno (foto: Comunicación Fnac).

Miércoles 24 de septiembre 2014, Bilbao, FNAC, 19 h, entrada libre.

BEV VANESA MARTIN CD CRONICA DE UN BAILELa notable cantautora andaluza de éxito comercial Vanesa Martín (Málaga, 1980) presentó el miércoles en el Fnac bilbaíno su cuarto álbum oficial, ‘Crónica de un baile’ (Warner, 14), número 1 en listas, ante una audiencia femenina al 90 % (y me quedo corto) que hizo cola disciplinada en la puerta mientras parte de la masa ya esperaba dentro de la cafetería, apelotonada ante el escenario. «No va a poder respirar», se preocupó una fan.

Vanesa salió con 17 minutos de retraso en el normalmente puntual local e interpretó en solitario 5 canciones en 21 minutos donde reveló que toca bien la guitarra (aunque los temas de esta novedad los ha compuesto al piano), que canta mejor, que se acompaña con soltura, domina al público y la situación (quizá ayuda que haya estudiado Magisterio y Pedagogía y así la masa la obedece e incluso se carcajeó cuando la malagueña pidió, casi exigió al respetable, que dejara de dar palmas y que se limitara «a cantar y a hacerse cositas en los pantalones»), mira a los ojos en varias direcciones, escribe bien (metáforas, vocabulario…) y en el Fnac se centró en una sensualidad a flor de piel (anda y bésame, me hizo llorar al besarme muy lento…) y es que, como vende en la promoción de ‘Crónica de un baile’: «Para mí todo puede ocurrir en un baile: el acercamiento, la seducción, los nervios, la aceptación, la huida, sentir el inicio de un amor o su final, la diversión, la complicidad, en definitiva la exaltación de vivir. Porque no todo ocurre entre dos, sino que hay mucho de uno mismo ante la vida y cómo la afronta».

Dirigiéndose severa pero pedagógica al respetable femenino (imagen de móvil: O.C.E.).

Dirigiéndose severa pero pedagógica al respetable femenino (imagen de móvil: O.C.E.).

Me sorprendió positivamente Vanesa Martín por su seguridad escénica, por sus canciones bien construidas y por la forma de representarlas. Se le notó cierta actitud y quizá ella, que ha hecho duetos con Lamari de Chambao, con Malú o con David de María, o que ha escrito canciones para India Martínez o Pastora Soler, busque cierta pátina de autenticidad cuando afirma en la promoción del disco que le agradan Love Of Lesbian o Vetusta Morla. «Grupos que me gustan y escucho muchísimo últimamente, y que tienen componentes que podían complementarme e incorporarse a mis maneras de hacer música, que me llevarían a un sonido muy interesante. Por eso digo a veces, y nos hemos reído mucho en el estudio con esto, que he conseguido darle un 20% indie a mi disco», comenta en referencia a los productores.

El caso es que, en la congestionada cafetería del Fnac, ante una fauna femenina y adolescente, con ellas sentadas en el suelo en las filas de delante y en pie en las posteriores, pero con todas las filas apretadas, Vanesa Martín entonó estas cinco canciones: 1ª, ‘Sin saber por qué’, el single actual (este es el clip), con el público al instante coreando cual karaoke y dando palmas en el estribillo (por eso Vanesa al acabar la canción pidió evitarlo después), con la cantautora superando de largo a India Martínez y la canción derivando hacia el pop andalusí de Pablo Alborán; 2ª, ‘Respirar de ti’, donde arrolló por personalidad y estilo a la guapa, frágil y vulnerable Conchita (así vi en el Fnac a ésta en mayo) hasta parecer un Manuel Carrasco en tía, perdón, en chica; 3ª, ‘Polvo de mariposas’, una de las dos mejores piezas, abierta en plan Albert Pla romántico y sin locura, o un Ángel Stanich romántico y sin lisergia, y cerrada en plan Ella Baila Sola exangües; 4ª, ‘Casi te rozo’, otra de las dos mejores piezas, comparable a la cántabra Gastelo aunque derivara de nuevo hacia Manuel Carrasco (olé, le gritaron varias al acabarla); y 5ª, ‘Aún no te has ido’, la pieza menos buena, recuperada de su primer disco, de 2006, en realidad un pop más desenfadado y con swing, algo mestizo a lo Amparanoia, con las chicas del público tirando del móvil mientras coreaban sabiéndose la letra de pe a pa.

OSCAR CUBILLO

Parte del gentío apelotonado ante el tablado, antes de empezar, antes de que llegara más gente (imagen de móvil: O.C.E.).

Parte del gentío apelotonado ante el tablado, antes de empezar, antes de que llegara más gente (imagen de móvil: O.C.E.).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: