Rancapino + Rancapino Chico: Hay relevo

Abriendo por alegrías los palmeros Ramón Sánchez y Diego Montoya, el triunfador Rancapino Chico y el estupendo tocaor Miguel Salado (imagen de móvil: O.C.E.).

Abriendo por alegrías los palmeros Ramón Sánchez y Diego Montoya, el triunfador Rancapino Chico y el tocaor Miguel Salado (imagen de móvil: O.C.E.).

Viernes 3 de octubre 2014, Bilbao, VII Festival Bilbao Flamenco, Hotel NH Bilbao, 21 h, entrada adquiriendo una consumición.

BEV 7 BI FLAMENCO CARTELEl VII Festival Bilbao Flamenco ofreció el viernes el segundo encuentro de los dos bautizados ‘Raíz y futuro del flamenco’, que presentó a cantaores jondos de sendas sagas gaditanas. En el primero, el miércoles, Canela hijo salvó la cita ante la afonía sobrevenida a su padre, Canela de San Roque (en este post lo contamos), y el viernes, Rancapino Chico garantizó el relevo en la estirpe ante la evidente falta de facultades de su padre, el simpático Rancapino.

Abrió plaza el vástago, Rancapino Chico (Alonso Núñez Fernández, Chiclana de la Frontera, Cádiz, 1988), con la piel morena gitana y los ojos brillando de contento al repleto salón del Hotel NH, que le escuchaba atento y le gritaba de todo: olé, arsa, viva el cante grande, digno sucesor de tu padre… En 48 minutos y seis cantes escoltado por el tocaor económico, genuino y sufrido en el gesto Miguel Salado, voló alto Rancapino Chico, aunque planeara de más a un pelín menos. Arrancó rompiendo la pana con alegrías, entonando pausado y antiguo en cuarteto con los palmeros Diego Montoya y Ramón Sánchez. Luego en dúo se salió de la tabla por malagueñas jondas cantadas en pie con un compás que no igualaría Miguel Poveda y con la guitarra también sobrada en su sencillez de Salado. Luego, Alonso Rancapino sufrió las seguiriyas hospitalarias compungido como El Pele, mientras el tocaor también se le quedaba transido el rostro. En los tangos tuvo cierto bajoncito, y los cantó modernitos y como hacia adentro, pero remontó con los fandangos, con él a pelo cantando delante y convenciendo, antes de unas bulerías en piloto automático y quizá algo cansado del esfuerzo y con la mirada escéptica (ved este YouTube doméstico en blanco y negro con Salado y Alonso por bulerías tranquilas).

Rancapino padre por soleás haciéndonos reír con el nudo de su corbata (imagen de móvil: O.C.E.).

Rancapino padre abriendo a dúo por soleás y haciéndonos reír con el nudo de su corbata (imagen de móvil: O.C.E.).

Tras el buen aperitivo, su padre, Rancapino (Alonso Núñez Núñez, Chiclana de la Frontera, Cádiz, 1945), durante 35 minutos y cinco palos ofició sin fuelle, tal y como esperábamos, pues le vimos en junio en la Sala BBK («¡viva la caja de ahorros!», soltó el viernes salón del hotel, desubicado, supongo que pensando que ese bolo también lo patrocinaba la BBK; en este post contábamos esa cita). Halagador («yo os toco las palmas a ustedes», dijo en la presentación), gracioso y cercano (al empezar ya nos hizo reír con sus dificultades para aflojarse el nudo de la corbata), Rancapino, a dúo con Salado, se atrevió a abrir por soleás «después del bicho este» -como se refirió a su hijo-, y le quedaron flojitas, con facultades limitadas a una edad en la que la mayoría de la gente opta por la jubilación (pero no los artistas, claro). En las malagueñas se dosificó muy suavito, muy justo, y sin querer le pegó un golpe al micrófono. El respetable le ovacionaba por todo, y al cantaor racial le quedaron mejor los ‘fandanguitos’ («porque yo no te aguanto más / tus costumbres y tus rarezas»), que fueron la cima de su intervención, con la mayoría de los actuantes observando al mito entre bambalinas, asomados tras los biombos como si fueran burladeros. El cuarto cante, sin voz y en cuarteto con los dos palmeros, fue por bulerías, y el quinto, en quinteto con el hijo, fue otra fiesta potable por bulerías porque su hijo Alonso le guardó la puerta y le hizo crecerse (aquí va un YouTube televisivo con Rancapino por alegrías de Cádiz con garganta ronca).

OSCAR CUBILLO

BEV 7 BI FLAMENCO rancapino troupe en bilbao

Antes del concierto como turistas, recién llegados a Bilbao. En el medio, José Luis Palazón, organizador del festival, flanqueado por la troupe Rancapino, parece que posando delante del nuevo estadio de San Mamés (foto: Facebook Asociación Bilbao Flamenco).

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: