Duquende + Montse Cortés: Cantaores calés para Paco

El Campos, que frisó el completo, se acondicionó con mesas y barra, como un tablado (foto: Mr. Duck).

El Campos, que frisó el completo, se acondicionó con mesas y barra, como un tablado (foto: Mr. Duck).

Viernes 10 de octubre 2014, Bilbao, VII Festival Bilbao Flamenco, Teatro Campos, 20 h, 6 €.

BEV 7 BI FLAMENCO CARTELDos cantaores calés catalanes escuderos de Paco de Lucía culminaron el viernes en un Teatro Campos con lleno técnico el primero de los dos tributos del VII Festival Bilbao Flamenco a la memoria del guitarrista mundial. El público era eminentemente gitano y endomingado siguió atento la mesa redonda inicial, en la que se proyectó parte del documental-entrevista ‘Paco de Lucía: La búsqueda’, dirigido por su hijo Curro Sánchez.

Luego los rostros se iluminaron tras los móviles, las adolescentes sonrieron (conté siete en semicírculo en una mesa) y las gargantas elevaron olés comunitarios durante las dos sesiones de cante gitano en trío. Recordemos que Paco de Lucía aseguraba que los gitanos no es que fueran mejores en el flamenco, sino que estaban todos los días y a todas horas dale que te pego con el cante y tal. Abrió Montse Cortés (Barcelona, 1963), que acompañó al maestro en la gira de ‘Cositas buenas’ (04), con su voz de caramelo y un tocaor (Paco Heredia) que le comió el terreno en cantes cálidos, modernitos y, con perdón, flamenquitos (ecos de Chambao orgánicos y de Lole y Manuel). En 29 minutos y cuatro palos cadenciosos, como la zambra, Montse contó alguna anécdota de Paco y a pelo le cantó al final a una guitarra hasta llorar efectista.

Bandolero a la percusión, Montse Cortés al cante y Paco Heredia al toque (foto: Mr. Duck).

Bandolero a la percusión, Montse Cortés al cante y Paco Heredia al toque (foto: Mr. Duck).

Tras cinco minutos de cambio, el lacónico y superior Duquende (Juan Rafael Cortés Santiago, Sabadell, 1965), quien acompañó al maestro en los últimas giras, con pinta de gitano hípster indie (calvo, cano, rubicundo, barbadísimo, desaliñado pero elegante) y escudado al toque por un idóneo, recatado y genuino José Andrés Cortés, durante cinco cantes en 39 minutos arbitró ayes mineros jondos, alegrías con su guitarrista buenísimo ovacionado en sus pasajes auténticos, algunos momentos que al público gitano remitieron a Camarón y un final por bulerías, pero no festivas, sino dolidas.

OSCAR CUBILLO

Duquende y el tocaor José Andrés Cortés en el primer cante, minero y a dúo (foto: Mr. Duck).

Duquende y el tocaor José Andrés Cortés en el primer cante, minero y a dúo (foto: Mr. Duck).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: