Kurt Elling & BOS: Suntuosidad sinfónica vía Broadway

Sinfónica bilbaína, trío jazz yanqui, director kuwaití y cantante chicagüense (imagen de móvil: Mr. Duck).

Sinfónica bilbaína, trío jazz yanqui, director kuwaití y cantante chicagüense (imagen de móvil: Mr. Duck).

Jueves 6 de noviembre 2014, Bilbao, ciclo 365 Jazz Bilbao, Palacio Euskalduna, 19.30 h, entradas de 14,60 a 30,80 €.

El vocalista sinatriano Kurt Elling (Chicago, Illinois, 1967), un barítono capaz de abarcar cuatro octavas, un jazzman nominado a 10 Grammy y ganador de uno, actuó por primera vez en Bilbao en 2009 en el Teatro Arriaga, en el programa esporádico 365 Jazz Bilbao (así lo conté), con su trío base, un saxo sorpresa invitado (Ernie Watts, el de los Rolling) más un cuarteto de cuerda bilbaíno.

En su segunda visita a Bilbao, también en el programa municipal 365 Jazz Bilbao, se trajo a su trío base, invitó a un saxofonista (esta vez al navarro Mikel Andueza) y amplió la carga clásica con la Orquesta Sinfónica de Bilbao (la BOS en euskera) para actuar durante días seguidos. Nosotros acudimos el primer día, el jueves, donde en 123 minutos (con casi 20 de descanso) sonaron 14 piezas en dos pases más un bis fuera de programa. Con la orquesta bien dirigida por el kuwaití Nabil Shehata, ambos pases se abrieron con sendas piezas de Leonard Bernstein, efectistas en sus arreglos y más dramática y espectacular la segunda (‘West Side Story’).

Zoom precario a Kurt Elling, el menos elegante del escenario (imagen de móvil: Mr. Duck).

Zoom precario a Kurt Elling, el menos elegante del escenario (imagen de móvil: Mr. Duck).

Luego de cada preludio Kurt Elling asumió el protagonismo y estuvo mejor el primer pase, no sólo porque en el segundo se colaran dos solos de batería, a todas luces sobrante el primero con escobillas. Elling, el menos glamuroso en su vestimenta de todo el escenario, se dirigió cortés al público leyendo en castellano de papeles y apenas dejó oír su scat vocal, esas graciosas improvisaciones en las que parece que está haciendo un solo de viento. Aparte, a menudo el cantante quedó opacado por el gran acompañamiento orquestal, siempre sobresaliente: los violines volando en la también efectista ‘My Foolish Heart’, el éter flotante deslizante con la sofisticación de Broadway en ‘Easy Living’, lo sinfónicamente standard del ‘I Like The Sunrise’ de Duke Ellington…

Panorámica del Auditorium Euskalduna durante el descanso (imagen de móvil: Mr. Duck).

Panorámica del Auditorium Euskalduna durante el descanso (imagen de móvil: Mr. Duck).

Pero Kurt Elling se fajó con sobria elegancia en numerosos momentos extraordinarios: el lujo de Michael Bublé con la batería marcando el swing y la BOS tragándose a Elling en ‘More’ (lo mejor del repertorio), la plétora arreglista peliculera del ‘Never Say Goodbye’ que también hizo su ídolo Sinatra, el pintoresco y detectivesco ‘Double Blues’ (con un scat de Elling y con uno de los cuatro solos de Andueza, demasiado convencional), y ya en el segundo pase, la pizpireta a lo Sarah Vaughan ‘Tight’ (de Betty Carter) y la efectista y creciente ‘Nature Boy’, con Elling torciendo la boca a su estilo, pues suela cantar con ese gesto (aquí va un YouTube de 2008 en la Ópera de Sidney, con la Sydney Symphony Orchestra).

OSCAR CUBILLO

Durante los saludos finales, con los protagonistas a la izquierda (imagen de móvil: Mr. Duck).

Durante los saludos finales, con los protagonistas a la izquierda (imagen de móvil: Mr. Duck).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: