Bigelf: Con chistera

Damon Fox, líder de Bigelf, irradiándose expansivo entre sus dos órganos de época (foto: Koldo Orue).

Damon Fox, líder de Bigelf, irradiándose expansivo entre sus dos órganos de época (foto: Koldo Orue).

Sábado 8 de noviembre 2014, Astrabudua, Sala Sonora, 22.15 h, 14-18 €.

Me sorprendió negativamente que sólo hubiera media entrada, menos de 200 espectadores tirando al alza, para ver a Mike Portnoy, ex Dream Theater, uno de los mejores bateristas de la actualidad e infaltable en toda lista que se precie, actuando el sábado en la Sonora de Astrabudua integrado en Bigelf (Los Ángeles, 1991), cuarteto californiano de culto en el metal progresivo mundial y liderado por Damon Fox, quien también se trajo a la guitarra a John Wesley, músico de apoyo en vivo de Porcupine Tree, el más aplaudido en las presentaciones, por cierto.

Mike Portnoy, batería de la gira, soberbio, tatuado, barbado, melenudo y enseñando músculo (foto: Unai Endemaño).

Mike Portnoy, batería de la gira, soberbio, tatuado, barbado, melenudo y enseñando músculo (foto: Unai Endemaño).

‘Into The Maelstrom’ (InsideOut, 14).

‘Into The Maelstrom’ (InsideOut, 14).

Precedido por los teloneos de Jolly (Howard Beach, Nueva York) y Bend Sinister (Vancouver, Columbia Británica, Canadá), su bolo de unos 13 cortes en 86 minutos centrados en su cuarto disco oficial, ‘Into The Maelstrom’ (InsideOut, 14; le dicen el sello más importante del rollo progresivo), superó las altas expectativas. Con Damon Fox tocado con chistera en plan Alice Cooper o Screaming Lord Sutch y parapetado entre dos órganos de época, y con Portnoy detrás de él, tatuado y cachas, a veces tocando en pie y haciendo malabarismos con las baquetas, lo que presenciamos el sábado noche fue una resurrección del rock sinfónico setentero operístico y aparatoso que arrancó con varias piezas deudoras del espíritu tenebroso de Black Sabbath / Ozzy Osbourne (por ejemplo ‘Madhatter’; este es el clip, en plan Monster Magnet).

La peña, la banda y el ambiente (imagen de móvil: Jon Rozadilla).

La peña, la banda y el ambiente (imagen de móvil: Jon Rozadilla).

Los cuatro músicos de Bigelf, barbados con perilla y ondulantemente melenudos, lograron que la cosa desde el inicio sonara mejor que en disco, con empaque hard rock vía Deep Purple (la inaugural ‘The Evils Of Rock & Roll’), aplastando las influencias glam (‘Pain Killers’, luego algo Bowie en ‘Vertigod’) y asimilando a los Beatles de Lennon (‘Money, It’s Pure Evil’). Pero sobre todo se arrojaron al universo progresivo-sinfónico interestelar con reflejos de Peter Gabriel (la teatralidad), Atomic Rooster (el liderazgo del teclista) en títulos explícitos tipo ‘Money Machine’ (con Baron, el hijo de Damon, a la batería), ‘ITS’ (lisergia, efectos al gusto Jon Lord, final Lennon…), ‘Counting Sheep’ (la ampulosidad de Queen) o ‘Incredible Time Machine’ (abriendo el bis y generando éxtasis).

OSCAR CUBILLO

El sobrio Damon, disparando teatralmente (foto: Unai Endemaño).

El sobrio Damon, disparando teatralmente (foto: Unai Endemaño).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: