Raphael: ¡Qué bárbaro, Raphael!

Las siete pantallas son imágenes de Raphael en ‘Yo sigo siendo aquél’ (foto: Mr. Duck).

Las siete pantallas con imágenes de Raphael en ‘Yo sigo siendo aquél’ (foto: Mr. Duck).

Sábado 15 de noviembre 2014, Bilbao, Palacio Euskalduna, 20 h, de 38 a 70 €.

BEV RAPHAEL cartel amor & desamorEl sábado, Raphael (Miguel Rafael Martos Sánchez, Linares, Jaén, 1943), en la gira de su disco sinfónico ‘De amor & desamor’ (Universal) no colgó el cartel de ‘no hay entradas’ en el Palacio Euskalduna porque se quedaron sin vender solo butacas residuales. ¿Y ustedes se imaginan un concierto de 40 canciones de cualquier artista? Ya: aburriría hasta a las ovejas. ¿Y qué piensan si se enteran de que el show raphaelesco duró lo mismo que la película ‘Interstellar’? Qué peñazo, ¿verdad? Y ahí sobre el tablado insistía y proseguía el gigantesco, egotista e incombustible Raphael, sin dejar de cantar, entrando y saliendo de la escena (¿para peinarse?), bebiendo agua, bailando en corto (jamesbrowniano, torerito, chulazo…), subiendo y bajando por las escaleras del atrezzo, a veces echando un ojo a las letras de las canciones en un atril (‘mis apuntes’, informó), sentándose en un par de escalones de adorno, o encima del piano de cola (¡con un par!), o en un taburete (en la canción del espejo… que destrozó arrojando contra él el propio taburete), o en una silla giratoria con ruedas en la que se desplazaba por el piso, bailando con un sombrero invisible, disparando flechas de Cupido con silbido incluido, actuando teatral como el fantasma de la ópera, sonriendo ufano a las dos mil personas que tenía delante (más jóvenes que en otras ocasiones, más hombres que normalmente) y oteando trascendente el vacío infinito como un marine con la mirada de los mil metros… Como exclamó una espectadora al salir del Euskalduna: «¡qué barbaridad!». Sí, en sentido positivo: el que suscribe habría disfrutado de una hora más sin la menor queja. ¿70 euros la entrada más cara? Pocos me parecen…

El público en el majestuoso y enorme Auditorium del Palacio Euskalduna (foto: Mr. Duck).

El público en el majestuoso y enorme Auditorium del Palacio Euskalduna (imagen de móvil: O.C.E.).

Inagotable en escena, el bárbaro Raphael cantó 40 canciones en 169 minutos de show con cinco bises (sin contabilizar la intro eléctrica del quinteto de escolta, que hizo protestar al señor de atrás, quien manifestó ‘¡qué alto!’). Fue un show parecido al del año pasado (así lo contamos en su día), pero superior, con mejores pantallas (siete, que a veces se iluminaban así: R-A-P-H-A-E-L; con siete letras, sí), con una banda eléctrica aparatosa (no vinieron los dos metales del año pasado, pero se salía de la tabla el guitarrista: ¡qué punteos!). El arranque nos lo imaginábamos trasladado al Festival Sonorama, ante miles de indies panolis, y veíamos a Raphael cosechando para su parroquia creciente a más miles de fans. Fue un arranque triple con ‘Si ha de ser así’ (rock-funk), ‘La noche’ (soul-rock con carcajada incluida, como un Johnny Hallyday moderno) y ‘Mi gran noche’ (cantada por la gente y con el linarense paseando como si fuera un imitador de él mismo).

El linarense Miguel Rafael Martos Sánchez recibiendo la energía de su público (foto: Unai Nuño / Euskalduna).

El linarense Miguel Rafael Martos Sánchez recibiendo la energía de su público (foto: Unai Nuño / Euskalduna).

Para quitarse el sombrero. Raphael, cuya voz revela ronquera de fondo que se percibe en el disco nuevo ‘De amor & desamor’ (Universal) y que a veces parece sofocarse aunque le sirve para acentuar la teatralidad, esculpió canción melódica española marmórea, soul cañí en gradaciones arrebatadoras y melodramas en formato de historia corta que funcionan como peliculitas. Lo dicho, en Francia Johnny Hallyday tiene un respeto general que aquí parece haberse embolsado Loquillo, de quien también somos fans, ¿eh? Lo que pasa es que a Raphael le gusta más hablar encima de un escenario, aunque no abusa de los parlamentos. El sábado en las escasas presentaciones en el Euskalduna afirmó que podría haber nacido en Bilbao, prometió volver cada año «hasta el final», y comentó que Manuel Alejandro es su «compositor preferido, y también mi biógrafo». Y se metió al respetable en el bolsillo, a un público milenario (por cantidad, no por edad) que ovacionó una y otra vez, se puso en pie en señal de respeto para aplaudir, y gritó bravo (ambos sexos), guapo y guapísimo (ellas), y el puto amo (algún varón; esto casi lo uso de titular).

Sexteto en escena: bajo y guitarra, piano de cola y batería sin mampara, cantante estelar y en el lateral el teclista (foto: Mr. Duck).

Sexteto en escena: bajo y guitarra, piano de cola y batería sin mampara, cantante estelar y en el lateral el teclista (foto: Mr. Duck).

Ese sábado memorable entrará en nuestra lista de lo mejor del año. Esa gran noche el consuegro de Bono (el político, no el de U2) en sexteto hizo corear al aforo (‘Provocación’), trágico se asimiló a Alberto Cortez (‘Se fue’), sugirió la copla (‘Los amantes’), se lució con swing (‘Despertar al amor’ podría hacerla su discípulo Bunbury), remitió a Pimpinela sin interlocutor (‘Será mejor’), plasmó imágenes de su persona en las siete pantallas de fondo (‘Yo sigo siendo aquél’, ¡el Raphael de siempre!), se recreció como Rocío Jurado (‘Eso que llaman amor’, con tañidos springsteenianos del piano, créanselo), a dúo con la guitarra acústica y perjudicado por un eco que percibió Pato versionó a Violeta Parra (‘Gracias a la vida’) y cantó folk andino (‘Cuando llora mi guitarra’), luego narró su vida en gira (‘Un día más’), se puso yeyé (‘Estuve enamorado’, con intro fusilando el ‘Day Tripper’ de los Beatles; otra vez le imaginamos en el Sonorama), sugirió a Chopin (el dramatismo rampante de ‘Cuando tú no estás’, o sea la canción de Laura)…

Contó Raphael que a menudo le dicen que se saben todas sus canciones, pero que el lo duda, porque ni siquiera se las sabe él, y por eso lleva sus apuntes, refiriéndose al atril (foto: Mr. Duck).

Contó Raphael que a menudo le dicen los fans que se saben todas sus canciones, pero que él lo duda,
porque ni siquiera se las sabe todas él y por eso lleva sus ‘apuntes’, refiriéndose al atril (foto: Mr. Duck).

… casi le abroncó a ella para que pasara por alto su infidelidad (‘Por una tontería’, quizá lo mejor de la cita, con Raphael rompiendo un vaso y la banda disparándose rampante en el epílogo; en vivo le queda mucho mejor que la almibarada versión del disco), hizo rock negro (‘¡Detenedla ya!’, cuando cool se sentó sobre el piano de cola), permitió a su guitarrista un punteo espectacular de Gibson Les Paul (‘No puedo arrancarte de mí’, la de la silla giratoria), se salió de la tabla en cabaré contagioso (‘Maravilloso corazón’, con palmas, coros y contoneos de todos en pie), explotó creciente en soul a lo Rocío Jurado (‘Estar enamorado’, con el público haciendo de gran coro), se asemejó a Dyango (‘En carne viva’, con redoble de caja), y durante los cinco bises se mostró pletórico: ‘Escándalo’ (rapeando y danzando robótico), ‘Ámame’ (más rock, con coda del andaluz ante el micrófono en plan James Brown, otra vez), ‘Qué sabe nadie’ (teatral, agotador, con punteo Isley Brothers y el poderío vocal de Tom Jones), ‘Ante el espejo’ (el que rompe, sí, ya se ha dicho), ‘El tamborilero’ (emocionante, prenavideño y redoblado) y el adiós con ‘Como yo te amo’ (creciente, soulero, cañí). ¡Qué bárbaro, Raphael!

OSCAR CUBILLO

Saludos finales con las siete pantallas iluminando las siete letras de R-A-P-H-A-E-L y el público en pie (imagen de móvil: O.C.E.).

Saludos finales con las siete pantallas iluminando las siete letras de R-A-P-H-A-E-L y el público en pie (imagen de móvil: O.C.E.).

Raphael antes del concierto comentado arriba, ante el inmenso aforo del Euskalduna (foto: Facebook Raphael).

Raphael antes del concierto comentado arriba, ante el inmenso aforo del Euskalduna (foto: Facebook Raphael).

Comments
3 Responses to “Raphael: ¡Qué bárbaro, Raphael!”
  1. oscar cine dice:

    Joer tocayo,Raphael,sir Elton…t va a quedar una lista de lo mejor del año,que va a ser puro riesgo.

  2. Natividad Arostegui dice:

    Es increíble. No se puede cantar mejor.

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] 10.- Raphael, noviembre, Palacio Euskalduna. Qué barbaro: 40 canciones, muchos bravos y sonrisas, una banda con pegada y punteos, y el soul español del amor, el desamor, el adulterio… Vuelve a nuestra lista de lo óptimo del año. […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: