Laetitia Sadier: Susurrante y delicada

La ex Stereolab Laetitia, gala ella, a la voz y guitarra, el también francés Emmanuel Mario a la batería,  y el español Xavi Muñoz a la guitarra (foto: Mr. Duck).

La ex Stereolab Laetitia, gala ella, a la voz y guitarra, el también francés Emmanuel Mario a la batería,
y el español Xavi Muñoz a la guitarra (foto: Mr. Duck).

Lunes 17 de noviembre 2014, Bilbao, Kafe Antzokia, 21 h, 10-12 €.

‘Something Shines’ (Drag City, 14),

‘Something Shines’ (Drag City, 14),

Este lunes en Bilbao dos mujeres tímidas y con idiomas llenaron sendos conciertos a 12 euros la entrada y con el respetable mixto sentado: a las 8, en el Arriaga, logró agotar el aforo la neocupletista Julia de Castro con De La Puríssima (así lo contamos), y a las 9.15 en el Antxiki, la sala superior pequeña y cercana del Kafe Antzokia, colmada de público más joven que en el cuplé, apareció en escena Laetitia Sadier, ex Stereolab, una multiinstrumentista que en todo momento se colgó la guitarra, una fémina zurda, tímida y educada que advirtió que tenía mal la voz y que agradeció la presencia de tanta gente ese lunes, la séptima y última cita de una gira española en la que vino para estrenar su nuevo disco, ‘Something Shines’ (Drag City, 14), aquí en un encuentro de 45 minutos con 10 susurrantes, delicados y a menudo afrancesados temas bilingües (inglés y francés) de indie pop estructurado noventero, flotante (‘Find Me The Pulse Of The Universe’, reminiscente de Luna), alambicado (entre Lou Reed y Belle & Sebastian en la pieza ‘Then I Will Love You Again’, que ella definió irónicamente como su single de éxito), con lapsos lisérgicos recuperados de su anterior banda Monade (‘Becoming’, sobre la que planeó una voz claramente céltica y cuasi new age), influjos para los donostiarras La Buena Vida, tan marcados por Stereolab (‘Auscultation To The Nation’), cierto y ocasional fondo comercial a lo The Cardigans según observó Pato (‘The Milk Of Human Tenderness’, que trata de la identidad, según explicó ella en el introito), más momentos psicodélicamente oníricos (‘Silent Spot’) y velvetianos (‘Oscuridad’, inspirada en Buñuel), más una veloz y francófona despedida definitiva (‘Etoile’), pues ella es francesa, no sé si se ha consignado a lo largo de esta frase.

OSCAR CUBILLO

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: