CINE: ‘Interstellar’: Contra la relatividad del tiempo

BEV INTERSTELLAR CARTEL

*

Texto por GERARDO CREMER

*

Estreno: 7 de noviembre de 2014

*

Director: Christopher Nolan

*

Calificación: 3 estrellas sobre 5

*

Trailer final en español de ‘Interstellar’

 

***

La verosimilitud narrativa

***

Al abordar una narración como ‘Interstellar’ se debe afrontar la oposición existente entre la motivación realista de los hechos y la motivación narrativa de la historia. Realismo, narración y espectacularidad no siempre confluyen a gusto del espectador y casi nunca constituyen una combinación ideal en la producción de una película.

Para que un guion tenga consistencia y suficiente complejidad, éste debe desarrollarse mediante el principio del ‘triple conflicto’ (interno, personal y externo) y dentro de un marco de verosimilitud adecuado. Lo verosímil de los hechos en un film es función del ‘mundo ficcional’ creado en la narración y este espacio de ficción es el que permite desarrollar los conflictos de los personajes y avanzar en el logro de sus motivaciones. Si una película habla de los conflictos de un personaje real, por ejemplo, un presidente de gobierno, el mundo ficcional creado para la historia debe contener elementos históricos, reales, constatables, aunque también pueda permitirse licencias ficticias que faciliten el avance en términos de ‘valor’ del personaje (cambios en su equilibrio vital) para solventar sus conflictos.

Los guiones para películas de ciencia ficción pueden desarrollar, desde su inicio, condiciones para que este mundo de ficción no tenga nada de realista (véase, por ejemplo, el cine de superhéroes), pero pueden ser todo lo contrario, es decir, historias que firmemente sirvan como vaticinio de terribles sucesos en un futuro no muy lejano. En ‘Interstellar’ los guionistas (los hermanos Nolan, Christopher y Jonathan) construyen un espacio físico muy reconocible: los Estados Unidos, la población agrícola, en un periodo prolongado de sequía y tormentas de polvo (con imágenes basadas en el desastre del ‘dust bowl’ que asoló Norteamérica en la década de los 30; así se narra en Wikipedia).

Fotografía de un ‘dust bowl’ en Texas en 1935...

Fotografía de un ‘dust bowl’ en Texas en 1935…

 

…y la tormenta de polvo que se cierne sobre los espectadores de un partido en ‘Interstellar’.

…y la tormenta de polvo que se cierne sobre los espectadores de un partido en ‘Interstellar’.

Pocos elementos nos informan que estamos en un ‘tiempo futuro’: la desaparición del ejército, la creación de un sistema político pseudo-comunista donde a los ingenieros se les obliga a trabajar como agricultores y donde en las escuelas se altera la historia que se enseña a los niños (por ejemplo, se estudia que el hombre realmente no llegó a la Luna).

En ‘Interstellar’ el paso a niveles más complejos de la ciencia ficción se realiza de manera moderada, tranquila (aprovechando el largo metraje de la película), introduciendo conceptos físicos complicados de forma didáctica. El protagonista, Cooper (Matthew McConaughey), sirve muchas veces como receptor del espectador: solicita clarificaciones o escucha razonamientos que siempre están filtrados por una simplicidad explicativa.

Así, de la vida agrícola se pasa a las dependencias de la Nasa y de allí a un viaje intergaláctico en donde se atraviesan ‘agujeros de gusano’ (un atajo a través del espacio-tiempo), se visitan planetas que rotan alrededor de un ‘agujero negro’ y se termina sobre la superficie de un ‘horizonte de sucesos’, una especie de área de coordenadas tetra-dimensional donde se entra en contacto con otra región diferente del espacio-tiempo. Por ello, la evolución narrativa de ‘Interstellar’ está firmemente controlada, diría que en exceso, y la preocupación por mantener un marco realista sostenible convierte en obsesivo el discurso debido a su afán de realizar una conjetura utópica.

***

Vuelta a Einstein y a ‘2001: una odisea del espacio’

***

En la novela de Thomas Pynchon ‘Contraluz’ se cuenta de una manera marcadamente fantástica la revolución científica que se produjo a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. El descubrimiento de las ondas electromagnéticas y su relación con la luz visible, los experimentos de Michelson y Morley que, por error, confirmaron el desplazamiento en el vacío y la inalterabilidad de la velocidad de la luz. Pynchon crea un mundo fantástico que narra la realidad científica de la época, quedando todos estos descubrimientos verídicos embelesados de un aura mágica y fantástica. Einstein triunfó en una época posterior, aprovechando la demostración de Michelson y Morley de la inexistencia del ‘Éter’ (sustancia hipotética que servía de base para el desplazamiento de la luz) para confirmar su teoría de la relatividad: el tiempo relativo o el tiempo dilatado según la posición relativa del observador. En sus libros Einstein establecería su razonamiento de la variabilidad del tiempo relativo según si el objeto se encontraba en un sistema en movimiento respecto al observador o si al objeto se le aplicaban fuerzas gravitatorias diferentes a las aplicadas al observador. La relatividad del tiempo fue demostrada mediante diferentes experimentos como el de colocar dos relojes atómicos en aviones comerciales durante 40 horas y comprobar que, tras el aterrizaje, éstos retrasaban respecto al que se encontraba en tierra.

‘Interstellar’ es un film que toma como base la teoría de la dilatación del tiempo gracias al asesoramiento del físico Kip Thorne (eminencia en la teoría de los agujeros negros), pero los Nolan no dudan en introducir licencias científicas falseadas que faciliten el avance de la narración, mejoren la espectacularidad y sirvan de sustento al desarrollo de los personajes. También es innegable la deuda contraída por ‘2001: una odisea del espacio’ (1969) de Stanley Kubrick, película a la que homenajean y, en cierta manera, desentrañan:

– En ‘Interstellar’ se habla de la presencia de ‘otros’, una civilización extraterrestre que controla y favorece el desarrollo intelectual de la raza humana. Una civilización que ayuda al hombre a salvarse del cataclismo ecológico que se le avecina. En ‘2001’ esa ‘inteligencia superior’ se representa por el famoso monolito.

– En ‘Interstellar’, ‘ellos’ facilitan al hombre una entrada a un futuro diferente y avanzado, mediante una ‘puerta de entrada’ (el agujero de gusano) que colocan junto a Júpiter. En ‘2001’ un monolito espacial también planea alrededor de los anillos de este planeta.

– En ‘Interstellar’ hay un viaje espacial en una nave rotatoria supervisado por un ordenador inteligente. Similar viaje se encuentra en ‘2001’, pero con un ordenador algo más celoso, el famoso Hal 9000.

– En ‘Interstellar’, cuando se atraviesa el agujero negro se contemplan, unas formas y superficies (el horizonte de sucesos) nuevos, hasta llegar a una zona posiblemente recreada por la mente donde el espacio y el tiempo se presentan de una manera desconocida para el hombre. En ‘2001’ esto mismo corresponde a la entrada por el monolito y la visualización alucinada del astronauta.

La visión alucinada del nuevo espacio-tiempo del astronauta en ‘2001’…

La visión alucinada del nuevo espacio-tiempo del astronauta en ‘2001’…

…y la propia de Matthew McConaughey atravesando el agujero negro.

…y la propia de Matthew McConaughey atravesando el agujero negro.

 ***

El viaje en el tiempo es un viaje interior hacia el recuerdo

***

‘Interstellar’ presenta muchas semejanzas con el film de David Fincher ‘El extraño caso de Benjamin Button’ (2008). Ambas películas hablan sobre un desencuentro forzoso causado por el tiempo y hablan de la tragedia vital que provoca el tiempo en las personas. Y ambas lo hacen de manera positiva, aunque eso no quiera decir que tengan un final claramente feliz, consolidando el tema de la importancia del amor en las relaciones humanas.

En ‘Interstellar’ se narra la historia de amor de un padre, Cooper, hacia sus hijos. Relación que queda interrumpida y ‘temporalmente distanciada’ por el viaje intergaláctico que Cooper realiza y que le lleva a vivir un tiempo relativo ‘dilatado’ respecto al que viven sus hijos en la Tierra. Cooper presenta multitud de conflictos y todos ellos complicados: su enfrentamiento con el Doctor Mann (Matt Damon), la decisión de abandonar a su compañera de viaje Amelia Brand (Anne Hathaway) por falta de combustible, o su complicadísima misión espacial. Pero el conflicto que prevalece y pervive en la película, la razón que fundamenta cualquier tipo de acción en Cooper, es la responsabilidad de ser padre, el amor que siente hacia sus hijos y que le lleva a ofrecerse como astronauta en una misión espacial para salvarles (y también al resto de la humanidad): una misión que servirá para salvar a los suyos pero también, al mismo tiempo, para distanciarse de ellos. El film es una nueva variante en la temática principal del cine de Christopher Nolan: el recuerdo como mecanismo de supervivencia (‘Memento’, 2000, ‘Insomnio’, 2002, ‘Batman Begins’, 2005 y ‘Origen’, 2010). ‘Interstellar’ puede verse como una nueva lectura narrativa (cada vez más compleja y espectacular) de la lucha del hombre contra su olvido (el tema del cine de Nolan).

Los hermanos Nolan usan la base de la teoría de la relatividad para crear el ‘incidente incitador’ que explosione ese conflicto interno. La separación temporal de padre e hijos se acrecienta en las cercanías del agujero negro, especialmente cuando visitan el planeta de Miller, donde se produce una dilatación temporal gravitatoria y se le expone a una posible separación definitiva con los suyos.

El tiempo en el planeta de Miller pasa demasiado despacio: una hora son 7 años en la Tierra.

El tiempo en el planeta de Miller pasa demasiado despacio: una hora son 7 años en la Tierra.

El film, tras mostrar a Cooper penetrando por el agujero negro, se toma libertades narrativas, perjudicando su ‘motivación realista’ y todo adquiere un tono más abstracto, de dudosa veracidad física, con situaciones extremadamente forzadas, con conjeturas que sólo tienen como función resolver la resolución de un clímax narrativo que se ha complicado en exceso. Pero en todos los episodios galácticos Nolan busca potenciar ese conflicto interno que le interesa: la pervivencia del recuerdo perdido entre los entresijos de un tiempo relativo.

Por ello ‘Interstellar’ no es tanto un film de ciencia ficción de tipo metafísico (modelo ‘2001’), donde lo abstracto genera inquietud al espectador, sino un film explícito, explicativo en lo científico, espectacular y brillante en su producción y realización, pero que en su terreno (el de la ciencia ficción) resulta cansino y pedante, con un final meloso y decepcionante. Eso sí, ‘Interstellar’ resulta inquietante y estimulante cuando desarrolla ese conflicto interior, del hombre en su lucha contra el tiempo, en su búsqueda del recuerdo de esa imagen perdida de los suyos. Y aquí el final es otro, mucho más amargo y desalentador, de lo que el final oficial ha ofrecido.

GERARDO CREMER

Comments
3 Responses to “CINE: ‘Interstellar’: Contra la relatividad del tiempo”
  1. oscar cine dice:

    Anne hathaway es,casi siempre,un error de casting.tambien aqui.la pelicula resulta ambiciosa,descompensada y,por momentos,apasionante.esta lejos de ser redonda,pero es un buen film.
    Oscar,si lees esto q sepas q los ultimos 15 minutos,tus favoritos como los mios en”relatos salvajes”-que tal?-no me disgustan,por una razon.en cine fantastico,si te lanzas,tienes que ir a fuego,a lo loco,no me vale un final templadete,prefiero una locura o un desbarre.pero jamas quedarte a medias.son opiniones.

    • bilbaoenvivo dice:

      ‘Relatos salvajes’: el peor relato fue claramente el último, el de la boda, una burda imitación entre ‘La vida es bella’ y ‘El padrino’ que no se creía ni el director. ‘Interstellar’: no está muy fina la bella Hathaway, de acuerdo, pero el final del film es un truño en un callejón sin salida que opta por deificar al hombre, y es que si niegas, o relegas, la existencia de Dios, nada es explicable. ¿Qué te parece?

  2. oscar cine dice:

    Primero:puede que en Hipnos si me pasara lo q dices.igual lo mismo q a la hathaway,un minuto se me hizo una hora.no se.tampoco es un bolo en el que perder especialmente el tiempo.
    tema interestellar.en el cine yanki todo es gracias a dios o a la patria.no se puede poner en duda ninguna de ambas cosas.
    en realidad,la de nolan es de filosofia baratuna,pero la mayoria,vamos al cine a que nos entretengan.cosa que no siempre sucede,por cierto.yo creo q todo el rollo new wage del espacio tiempo,el hombre,los origenes y a donde coño vamos,ya estaba-y de forma mucho mas fascinante-en 2001.repito,son opiniones.
    y me consuela saber q a ti tampoco te la dieron con queso en”relatos salvajes”.yo la vi hace como dos meses en donosti con mi hermana.nos parecio brillante y con mala baba pr ambos coincidimos en que el capitulo final t hacia salir con regusto mediocre,tras relatos del nivel del prologo o el de bombita.
    pr es curioso xq varios de mis amigos defienden q la peli es cojonuda toda ella.y no.el ultimo segmento flojea claramente,del mismo modo q el del atropello-el unico no comico-destaca sombriamente sobre el resto,por ser negro,seco y desesperanzado.
    uso de nuevo lo de “son opiniones”o seria abusar?pasa buena semana.
    pd:Jon insiste en las bondades de mortadelo y filemon,pero me da una pereza…interstellar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: