Rubem Dantas: El cajón de Paco

Rubem Dantas durante los solos de cajón en el tema dedicado a Camarón, que el viernes hubiera cumplido 64 años (imagen de móvil: La Reina).

Rubem Dantas durante los solos de cajón en el tema dedicado a Camarón, que el viernes habría cumplido 64 años
(imagen de móvil: La Reina).

Viernes 5 de diciembre 2014, Bilbao, Hotel NH Villa de Bilbao, 22.30 h, entrada adquiriendo una consumición.

Escudero de Paco de Lucía, el brasileño Rubém Dantas (Salvador de Bahía, 1954; esta es su web y esta su entrada en Wikipedia) introdujo el cajón peruano en la banda del maestro, con lo cual cambió la estructura de la música flamenca y, por extensión, de la música española en general, como afirmó José Luis Palazón en la introducción al último concierto de la serie Trasnoches Flamencos de 2014, donde Damtas, el de las luengas rastas ratunas, actuó este viernes, en el hotel NH Villa de Bilbao. Dio dos pases liderando un cuarteto atípico (¡sin guitarra!), denominado Cajón Tour Cuarteto y pertrechado con su cajón, el piano de un José María Pedraza, alias Petaca, que voló por las cumbres, la voz más jazz que flamenca de Ana Sola y los clarinete y armónica de Joaquín Sánchez. Traía para vender y firmar su único disco a su nombre, ‘Festejo’ (2007; esta es una entrevista de 2009) y dio dos pases.

Pasamos por taquilla, perdón, por la barra (pedimos chacolí, Río Viejo y pinchito: en total, 10 euros de consumición), y presenciamos el primer pase, de cuatro piezas en 48 minutos con bastante de improvisación y que más que flamenco ortodoxo ofreció jazz, clásica y latinismos. Apelando a la introducción de Palazón: «el Mediterráneo, Latinoamérica, el folk español de cualquier zona también están presentes en el flamenco». Y bajo esa filosofía abrió el Cajón Tour Cuarteto con soleá por bulería para el ‘Samba Preludio’ de Vinicius de Moraes, dramático a lo Dorantes por la labor del piano, con sabor de otra época en plan Mastretta por el clarinete, con jazz brasileño por la voz femenina y el cajón en un discreto lugar. En la segunda pieza, una guajira «con nuestras cositas», como presentó Dantas, la armónica cromática y callejera remitió a Antonio Serrano, también escudero de Paco, con Ana cantando a lo Amparanoia y resultando la cosa como una prueba de acceso al ‘Buena Vista Social Club’ (no solo por el guiño postrero a ‘El manisero’.

Petaca encorvado, peleándose con el piano, el plácido Dantas, la cantante Ana Sola y Joaquín Sánchez con el clarinete en las manos (imagen de móvil: Asociación Bilbao Flamenco).

Petaca encorvado, peleándose con el piano, el plácido Dantas, la cantante Ana Sola
y Joaquín Sánchez con el clarinete en las manos (imagen de móvil: Asociación Bilbao Flamenco).

Las dos últimas piezas del primer pase fueron instrumentales: por verdiales ‘Julia’, con piano cool estupendo, y ‘Ana’s tango’, dedicada a Camarón, que ese viernes habría cumplido 64 años, con Rubem Dantas intentando poner su cajón en primer plano, difícil tarea ante la presencia de Petaca al piano y de la armónica soplada a lo Toots Thielemans, pero lo logró en algunos solos finales.

OSCAR CUBILLO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: